*

X

Los tatuajes sorpresa, una nueva moda en NY

Por: pijamasurf - 11/21/2015

"Whole Glory" es un proyecto del neoyorquino Scott Campbell que consiste en realizar tatuajes gratis a todos aquellos que se atrevan a meter el brazo dentro de un hoyo que les impedirá ver lo que se les va a tatuar
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-19

Imagen: T Magazine

El reconocido artista del tatuaje Scott Campbell, avecindado en Williamsburg, en Brooklyn, Nueva York, ha creado una nueva forma de hacer tatuajes.    

Campbell realiza tatuajes gratis a todos los que se atrevan a meter la mano dentro de un hoyo en una pared falsa; del otro lado, el tatuador hace un diseño único que el tatuado no podrá ver hasta que saque la mano del agujero.

El nombre del proyecto es Whole Glory, y consiste en esta serie de tatuajes sorpresa, que se han vuelto muy populares entre la comunidad neoyorquina. Este proyecto también es una de las muestras más grandes de confianza hacia el trabajo del tatuador.    

Campbell ha tatuado a diversas celebridades, entre las que se encuentran Marc Jacobs, Orlando Bloom o Penélope Cruz.

Así que ya sabes: si quieres volver a sentir esa sensación en el estómago al abrir una caja de regalo sin conocer su contenido puedes visitar el estudio de Campbell, meter la mano en el hoyo y ver con qué diseño en el brazo sales.

whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-3
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-37
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-33
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-28
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-25
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-21
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-20
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-14
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-24
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-4
whole-glory-hole-tattoo-blind-scott-campbell-36

Te podría interesar:

Mapa de calor del cuerpo humano muestra dónde aceptamos que nos toquen (y dónde no)

Por: pijamasurf - 11/21/2015

Las áreas del cuerpo se dividen según el nivel de familiaridad que nos permitimos con los demás, al igual que conforme al contexto en el que dejamos que otros nos toquen
Clic para tamaño completo (vía www.independent.co.uk)

El contacto físico con otras personas está codificado en distintos niveles de intimidad, dependiendo de la relación entre los que se tocan y del contexto en el que se realice. Pero nunca hasta ahora se había intentado producir un mapa corporal que tomara en cuenta los lugares donde los hombres y las mujeres permiten que otros los toquen, y dónde no. No se trata necesariamente de zonas erógenas --aunque sin duda es uno de los tipos de contacto implicados, pues es aquel en donde el consenso es más necesario-- sino de observar dónde permitimos que nos toquen los demás según el tipo de relación o parentesco que tengamos con ellos, lo cual se divide en varias categorías: colegas, amigos (h/m), padres y madres, hermanos y hermanas, familiares se segundo grado, conocidos y completos extraños. Las zonas claras indican los lugares donde el contacto está autorizado y las oscuras muestran donde está prohibido.

Más de mil 300 personas respondieron a un estudio de la Universidad de Oxford y la Universidad de Aalto en Finlandia; como mencionamos, los participantes debían indicar, según el tipo de relación, dónde aceptaban ser tocados y dónde no. Por ejemplo, los voluntarios permitirían que su madre los tocara en cualquier lugar del cuerpo, pero los hombres se sentirían incómodos si otro hombre los toca en las piernas, y una mujer sólo permitiría que un desconocido le tocara las manos (al menos en un primer momento).

Curiosamente los hombres fueron los que más reparos pusieron al contacto casual, por ejemplo entre amigos del mismo sexo, mientras que las mujeres afirmaron que se sienten cómodas con el contacto casual (no necesariamente sexual) con amigos, sin importar su sexo. Los genitales, la espalda baja, los glúteos y la parte posterior de los muslos son las zonas de tabú (de prohibición al tacto) más comunes.

Los participantes provienen de Finlandia, Francia, Italia y Rusia y todos tuvieron que colorear un esquema del cuerpo humano mediante un código de colores, según se sintieran cómodos o incómodos con el tipo de contacto. Se trata de uno de los mayores estudios en este ámbito, y su finalidad, de acuerdo con la investigadora Julia Suvilehto, era mostrar que el tacto "es un medio importante para mantener relaciones sociales", agregando que "mientras mayor placer es causado al tocar un área específica del cuerpo, más selectiva será nuestra autorización sobre quién puede tocarla".