*

X
Concretoons Cartuchera es una editorial de poesía que emplea los videojuegos como soporte para la edición y distribución de poemas escritos mediante el diseño y desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles

 INICIO2x

Lamentablemente la poesía es uno de los géneros literarios que más sufre en el mercado editorial dada su mala distribución y el prejuicio que se ha levantado alrededor de ella.

Muchos creen que la poesía sigue siendo igual que esos horribles poemas que nos enseñaron en la primaria. Y es que la manera de acercarnos a la poesía en la infancia, por lo menos en México, es aburrida y obsoleta. Muchos de los temas tocados en los poemas han perdido relación con el tiempo actual. La sensibilidad ha cambiado y es testarudo pensar que los temas permanezcan estáticos, inmutables. al contrario, la forma de abordarlos debe partir desde el tiempo en que se escriben. Como decía Kandinsky: “toda obra de arte es hija de su tiempo”. Creer que seguimos viviendo las relaciones (amorosas o sociales) de la misma manera que en el siglo XIX es de una ingenuidad atroz.

No obstante, muchos de los autores más jóvenes de poesía escriben desde una ideología distinta, mucho más cercana a nuestro tiempo. Experimentando con distintas herramientas digitales. Poemarios digitales como Un dios lubricante de Tania Carrera o el proyecto de Gustavo Romano IP Poetry exploran distintas maneras de elaborar poesía con soportes digitales.

12169268_10207711881940107_1017128197_o

"Un dios lubricante"

En el caso de Un dios lubricante se usa la plataforma digital para crear un poemario en caída libre que va generando el vértigo por medio de sus brillantes construcciones de lenguaje. Por el otro lado, IP Poetry es una suerte de cadáver exquisito que se basa en la generación de poesía a partir de la búsqueda en tiempo real de material textual en la web. Robots conectados a Internet convierten los textos encontrados en sonidos de imágenes pregrabados de una boca humana recitando fonemas.

IPP-20

"IP Poetry"

Un caso parecido es el de la poeta regiomontana Minerva Reynosa, quien por medio de la experimentación del lenguaje encuentra nuevas formas de enunciar y de acercarse a temas humanos.

Reynosa ha explorado no sólo con el juego lingüístico sino también con distintas herramientas (audio, video) para acercar la poesía a un público más amplio. Al público del que se ha relegado durante mucho tiempo.        

El último libro de Reynosa, Mammut, más que un libro, es un juego de 8 bits elaborado por el también escritor y programados Benjamín Moreno, quien ha explorado diversas maneras de conjuntar la poesía y la programación.

screen480x480

Moreno (junto a Minerva Reynosa) mantiene el proyecto de experimentación textual, visual y tecnológica Benerva! Y también dirige el proyecto editorial Concretoons Cartuchera, proyecto de desarrollo de poesía en videojuegos descargables en apps para tablets y smartphones.

Concretoons Cartuchera es una editorial de poesía que explora con el uso de los videojuego como soporte para la edición y distribución de poemas escritos. Mediante el diseño y desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles que publica a autores nacidos entre 1977 (salida del Atari 2600) y 1988 (salida de la primer consola de 16 bits), como ellos mismos escriben en su página. 

Fuera de sus temáticas habituales, en Mammut, Minerva Reynosa construye la ficción de lo cotidiano como un intento por huir de una realidad abrumadora. Con ritmo trepidante y juegos del lenguaje, se van conociendo los fragmentos de un itinerario de viaje por el detalle mínimo: una tentativa de escape que nunca se logra:

 

¿Cómo inició el proyecto de Concretoons Cartuchera?

Benjamín Moreno:

El proyecto responde a dos impulsos: primero, mi interés en la literatura digital y el desarrollo de software y segundo, una reacción ante el estado de la edición y distribución de libros de poesía en México: la mayoría de los libros de poesía publicados en México son costeado directa o indirectamente con recursos públicos, después distribuidos en forma ineficiente (e insuficiente) por el Estado y luego vendidos a los consumidores. Sabemos  que en el esquema actual de edición-distribución hacer que el libro llegue a las manos del lector cuesta mucho más que el precio que el lector paga en la caja de la librería: aquí hay algo que no funciona. Más aún: lo que hay es un error de fondo en la estrategia de promoción de la lectura.

 

¿De qué se trata este primer libro Mammut?

Minerva Reynosa:

Como dice la cuarta de forro del cartucho, estos poemas están alejados de las temáticas habituales, aquellas con una coyuntura problemática social, política o económica. Son más bien poemas cotidianos que reconstruyen las ficciones de un viaje en la frontera con Tijuana-San Diego; trayectos cotidianos en Nueva Inglaterra; y un constante regreso a lo desconocido. Como en casi todos mi poemas, el ritmo es el que acompaña el viaje, hay juegos del lenguaje, pero sobre todo, un interés lingüístico por la simpleza, al estilo Lorine Niedecker. Y eso último espero que se logre.

 

¿Cuál es la parte más difícil de editar libros en este formato?

Benjamín Moreno:

En lo personal fue más un esfuerzo de diseño de UX/UI, diseñar un producto donde el lector tuviera la experiencia de jugar un videojuego de 8 bits: el arte, la música, la mecánica de juego y los controles (la sensación física del control en tus manos), pero que al mismo tiempo esta dinámica produjera y permitiera una experiencia de lectura. Es una primera tentativa y no sé hasta qué punto esto se logró. Lo más difícil fue que como soy un neurótico decidí hacerlo todo solo: el arte, la música, el diseño y el desarrollo.

Concretoons

Estos ejemplos demuestran que la poesía no ha permanecido estática en el tiempo, al contrario. Aquí pueden descargar gratuitamente Mammut y por acá pueden visitar la página Concretoons, que cuenta con varios juegos sumamente divertidos. Les recomiendo el Octavio Paz Cara de Papa, al que podrán caracterizar de distintos personajes.  

 

Twitter del autor: @tplimitrofe

Te podría interesar:

Hunter S. Thompson, Frank Zappa, Salvador Dalí y John Cage en programas de concursos de TV

Arte

Por: pijamasurf - 10/17/2015

Una selección de videos donde aparecen personajes como Hunter S. Thompson, Frank Zappa, Salvador Dalí y John Cage en diversos programas de concursos de televisión estadounidenses

Dalí
Tal vez cuando uno aún no es del todo viejo ni prejuicioso se pueden hacer este tipo de cosas, pues, ¿quién pensaría que personajes disidentes como Hunter S. Thompson, Frank Zappa, Salvador Dalí y John Cage aceptarían salir en un programa de concursos? O tal vez esa disidencia que los caracteriza, ese ir en contra siempre de las expectativas fue lo que logró que estos artistas aceptaran (cada uno en su momento) la invitación a participar en distintos programas de concursos de televisión estadounidenses.

 

Hunter S. Thompson en To Tell the Truth

 

En el primer video podemos apreciar a un joven Hunter S. Thompson haciendo una aparición en To Tell the Truth, uno de los programas de concursos de televisión de más larga duración en Estados Unidos. Este programa (donde aparece el joven Thompson) salió al aire el 20 de febrero de 1967, 1 año después de que Thompson publicara su primer libro de periodismo importante, Hell’s Angels: The Strange and Terrible Saga of the Outlaw Motorcycle Gangs.

La dinámica en este espectáculo consistía en ocupar un panel con cuatro celebridades que tenían como objetivo identificar correctamente a un personaje particular (en este caso Thompson). Éste salía acompañado de dos impostores que pretendían ser el mismo personaje; los panelistas (celebridades) cuestionaban a las tres personas; los impostores podían mentir, pero el personaje central había hecho el juramento de "decir la verdad". Tras el interrogatorio, el panel intentaba identificar cuál de los tres retadores dice la verdad y es por lo tanto el personaje central.

Teniendo en cuenta toda la premisa de la serie, Thompson, con sólo 30 años de edad, era todavía un rostro irreconocible en la escena cultural americana. Pero, con la publicación de Fear and Loathing in Las Vegas a la vuelta de la esquina, todo eso estaba a punto de cambiar.

 

Frank Zappa en The Steve Allen Show

En este segundo video podemos ver al genio musical Frank Zappa ya con el estilo de música fuera de lo común que lo caracteriza, sonando en las ondas estadounidenses en 1963. Con tan sólo 22 años de edad y todavía sin ser famoso, Zappa apareció en este episodio de The Steve Allen Show haciendo música con unos palillos, un arco y dos bicicletas.

Zappa da una demostración de cómo descontextualiza objetos y los emplea como instrumentos. En estos videos podemos escuchar este extravagante concierto para dos bicicletas.

 

Salvador Dalí en What’s My Line?

 

What’s My Line? salió al aire en CBS de 1950 a 1967, por lo que es el programa de juegos de más larga duración en la historia de la televisión estadounidense. Durante sus 18 temporadas, contó con cientos de celebridades. En este video se puede ver a Salvador Dalí en acción, con su particular forma de responder.

Este video es particularmente divertido dado que el surrealista dice que sí se dedica a múltiples actividades (lo que no es mentira), sin embargo, dificulta el juego para los demás al poder ser casi lo que quiera ser.

 

John Cage en I’ve Got a Secret

En 1952 John Cage compuso su más controversial pieza: "4'33", que consiste en 4 minutos y medio de reflexión sobre el silencio, una parte fundamental del sonido. 8 años más tarde, en febrero de 1960, Cage se encontraba enseñando sus famosos cursos de composición experimental en The New School en Nueva York, y ese mismo año tuvo una invitación para participar en el programa de CBS I’ve Got a Secret.

Este programa de televisión nos ofrece un entrañable momento, así como la oportunidad de introducir a un público más amplio la peculiar manera de hacer música de este compositor de vanguardia. La pieza que Cage interpreta en este episodio se llama "Water Walk" (1959) y todo se realiza con instrumentos poco convencionales, salvo un piano de cola.

Una jarra de agua, tuberías de hierro, una bañera, un patito de goma y cinco radios son los instrumentos empleados para hacer esta obra. Como podremos ver en el video, el público no sabe muy bien cómo reaccionar (se alcanzan a escuchar algunas risas).