*

X

Oscuras ilustraciones de obras de Poe y Wilde cuestionan las costumbres de la época victoriana

Por: pijamasurf - 10/01/2015

Aubrey Beardsley realizó entre 1893 y 1894 una serie de ilustraciones poco convencionales y sumamente decadentes de la obra de teatro Salomé, de Oscar Wilde, y de cuatro cuentos de Edgar Allan Poe
Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_2

Ilustración: Aubrey Beardsley, "El gato negro"

Uno de los personajes más eruditos de la novela ¡Absalón, Absalón! de William Faulkner pinta un cuadro de una escena gótica comparándolo con un dibujo de Aubrey Beardsley. Al igual que Faulkner, Beardsley fue irresistiblemente atraído por "lo grotesco y lo erótico", como escribe The Paris Review, y su trabajo fue muy favorecido entre los poetas franceses y británicos de su tiempo. La apreciación del estilo modernista de Beardsley era algo más que la propia novela juvenil de Faulkner, sin embargo, Beardsley creó una estética gótica moderna que llegó a representar tanto el estilo art nouveau como el decadente, la literatura transgresora durante décadas por venir, presentando un desafío visual y seductor a la represión de la “respetabilidad” victoriana.

Beardsley era un esteta joven con una gran imaginación literaria. En su corta carrera (murió a la edad de 25 años) ilustró muchas de las obras de Edgar Allan Poe (antepasado de American Gothic), así como la famosa y escandalosa obra de teatro Salomé de Oscar Wilde, en 1893, ante la sorpresa de su autor, quien más tarde inscribe una copia ilustrada con las palabras: "Porque el único artista que, además de mí, sabe cuál es la Danza de los siete velos". 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-85

La creación conjunta de Beardsley y Wilde abrazó lo macabro y cuestionó las normas sexuales victorianas. Después de una cancelación abrupta para la inauguración de Salomé, en Inglaterra, la edición ilustrada introdujo lectores británicos a los temas inquietantes de la obra. La Biblioteca Británica cita al crítico Peter Raby, quien argumenta, "Beardsley dio al texto de su primera verdadera representación pública y moderna, colocando con firmeza dentro de la década de 1890 una imagen preocupante para los elementos oscuros de la crueldad y el erotismo, así como de la ambigüedad deliberada y confusión de género, que se liberan de la obra de Wilde como si estuviera abriendo la caja de Pandora”.

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-84

 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-89

La obra de Wilde fue ostensiblemente suspendida por su retrato de los personajes bíblicos, prohibidos en los escenarios de la época. Además, "tocó una fibra sensible", escribe Yelena Primorac en Victorian Web, con su "representación de la mujer en oposición extrema a la noción tradicional de virtuosa, pura, limpia y asexual feminidad con las que los victorianos se sentían cómodos viviendo".

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-91

Es difícil pensar en el texto de Wilde y las imágenes de Beardsley independientes uno del otro, esta colaboración se volvió tan estrechamente ligada que han sido identificados como uno solo por más de 100 años. Y sin embargo, los dibujos no siempre se corresponden con la narración. En su lugar, presentan un tipo de texto paralelo, densamente tejido, sí, con alusiones visuales y literarias, muchas de ellas extraídas de preocupaciones, como el simbolismo del cabello de las mujeres, por ejemplo, como un emblema de seducción amenazante de la sexualidad femenina sin restricciones. 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-96

 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-97

Por otro lado, "cuatro ilustraciones de obras de Edgar Allan Poe fueron encargadas a Aubrey Beardsley por Herbert S. Stone and Company, en Chicago, en 1894 como elemento decorativo para una colección de varios volúmenes de las obras del autor", escribe el artista y diseñador John Coulthart. "El gato negro (la imagen del inicio de este artículo) es el más reproducido de ellas". El Literary Archive blog argumenta que "lo que las ilustraciones de Beardsley nos dicen es que las historias de Poe no son estáticas", al contrario:

Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_1

Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_3-669x1024 (1) Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_4-662x1024 (1)

Te podría interesar:

Suecia adoptará jornadas laborales de 6 horas

Por: pijamasurf - 10/01/2015

Las jornadas más largas no son necesariamente más productivas. ¿Hasta cuándo nuestra cultura laboral seguirá defendiendo las "horas nalga", que a la larga producen más enfermedades que beneficios para las empresas?

Frustrated_man_at_a_desk_(cropped)

La jornada laboral de 8 horas fue en su momento un avance en cuanto a calidad de vida, tomando en cuenta que los obreros y campesinos solían trabajar de sol a sol, de 12 a 14 horas, sin ninguna prestación laboral. Sin embargo, la tecnología ha servido para facilitar la producción y hacer que el trabajo se sienta menos como una esclavitud. A pesar de eso, el oficinista promedio trabaja alrededor de 50 horas a la semana, no solamente en su oficina sino también en la casa. Un estudio publicado el mes pasado observó a 600 mil personas que trabajan más de 50 horas a la semana y determinó que tienen 33% más de riesgo de sufrir enfermedades cardíacas que aquellos que trabajan menos de 40 horas a la semana.

Es por eso que muchos países de primer mundo, como Suiza o Suecia, están cambiando los paradigmas laborales en favor de estilos de vida más relajados para sus trabajadores. Compañías como la desarrolladora de apps Filimundus, con sede en Estocolmo, se han embarcado en experimentos radicales para mantener la productividad con jornadas laborales de 6 horas al día. No son los únicos, pero sí son parte de una tendencia que comienza a ganar tracción.

Linus Feldt, CEO de Filimundus, piensa que "una jornada laboral de 8 horas no es tan efectiva como podría pensarse. Estar concentrado en una tarea específica por 8 horas es un gran reto. Para lidiar con eso, mezclamos cosas y pausas para hacer la jornada más llevadera. Al mismo tiempo, la tenemos difícil para llevar nuestra vida privada fuera del trabajo".

Desde el año pasado, Filimundus cambió su esquema laboral a una jornada de 6 horas; a decir de Feldt, "queremos pasar más tiempo con nuestras familias, queremos aprender nuevas cosas o hacer más ejercicio. Quise ver si había una forma de mezclar estas cosas".

Tal vez en nuestro contexto tercermundista no sea tan fácil pasar tanto tiempo fuera de la oficina, pero podemos empezar con mantener los distractores al mínimo, lo cual incluye las redes sociales y el cotilleo --estar en Facebook también es trabajo, aunque no necesariamente remunerado.