*

X

Observa los algoritmos de la naturaleza en estos zoótropos impresos en 3D (VIDEO)

Por: pijamasurf - 09/09/2015

Combinando la primera animación análoga y la tecnología 3D, estos diseñadores hicieron el magnífico proyecto "Growing objects"

 

 

Algunos aún recuerdan el zoótropo, esa bellísima máquina estroboscópica en forma de carrusel que se inventó en el siglo XIX y que fue la primera forma de la animación. Pues ahora los diseñadores de nervous systems están conjugando la impresión 3D con el zoótropo y la naturaleza para crear una increíble serie llamada Growing objects.

 

 

La serie se inspira en los zoótropos del siglo XIX: cuando se les gira e ilumina es como si cobraran vida y desarrollaran formas complejas; cuando están inmóviles, permiten que el espectador examine cada paso de su proceso de crecimiento. El objetivo es que el observador, además de entender ciertos algoritmos de la naturaleza, comprenda el proceso de animación más básico. Son como pequeños GIFs en un time-lapse en tercera dimensión, que crecen y decrecen frente a nuestros ojos.

 

Si ya observar el crecimiento natural es una de las nuevas delicias de la era digital, estos pequeños carruseles reúnen lo mejor de dos mundos: la nostalgia por la primera animación análoga y la tecnología de impresión 3D. Esto es lo que dicen los creadores:

Nuestros zoótropos reimaginan algunos de los primeros ancestros del cine y la animación moderna: el fenaquistiscopio, el zoótropo y el praxinoscopio. Estamos fascinados con estos mecanismos porque son esencialmente interactivos y participativos, y permiten que el usuario deconstruya el proceso de animación. Estamos adaptando estos aparatos cinéticos para ilustrar y explicar nuestro proceso algorítmico de arte vía la impresión 3D.

 

Te podría interesar:

Presentamos a Matusalén, el árbol más antiguo del planeta

Por: pijamasurf - 09/09/2015

En las Montañas Blancas del este de California vive el ser vivo más longevo del mundo: el pino “Matusalén”, que tiene 4 mil 844 años de edad

 9187256378_ae97d1ce5e_b

Foto: Chao Yen / Flickr

Este particular árbol se puede encontrar en el Methuselah Grove ubicado dentro del parque de pinos longevos del este de California. La prolongada sobrevivencia de esta especie se debe a las condiciones climatológicas en las que vive, que son de vientos helados y tierra árida y se encuentran a una altura de 11 mil pies sobre el nivel del mar. Esta adversidad del ambiente es, paradójicamente, lo que hace tan fuertes a estos árboles. Gracias a los intempestivos vientos que los rodean, fortalecen sus troncos y forman una gruesa capa de resina que los protege de podrición y de parásitos u hongos.

Como herederos de la magia y el silencio, en esta parte del mundo se encuentran los perennes sabios que guardan el paso del tiempo en su quietud. Aunque su tiempo en la Tierra sea muy difícil de comprender para la escala humana (es una escala de inmortalidad, por lo que podemos inferir), su existencia no puede más que infundir en nosotros el asombro y el más hondo sentimiento de humildad. 

Además, la singular forma de estos pinos, llamados bristlecone o pino de Colorado, que aparentan ser sólo troncos pues rara vez adquieren follaje, expone el símbolo más grande de todos: el de la espiral. Los troncos crecen torcidos y enredándose en sí mismos, moldeando así, conforme los altos vientos los rodean, la silueta de lo eterno.

La locación exacta de Matusalén se mantiene en secreto para evitar vandalismos o cualquier tipo de daño que se le pueda infringir; lo anterior le infunde aún más encanto a la idea de ir en busca de este intempestivo sabio y testigo del mundo.  

 

También en Pijama Surf: Top 9: los árboles más antiguos del planeta