*

X

Donald Trump podría perder más de 78.5 millones de dólares por sus comentarios antimexicanos

Por: pijamasurf - 07/02/2015

Donald Trump empieza a pagar caro sus declaraciones en contra de los inmigrantes; como dicen en su país: "Karma's a bitch"

The Apprentice Season 3

Los polémicos comentarios de Donald Trump en contra de los inmigrantes mexicanos podrían costarle caro. Según calcula Vice, en Estados Unidos, Trump podría perder 78.5 millones de dólares en contratos cancelados con empresas como NBC, Univisión, Televisa y Ora TV, empresa de Carlos Slim. 

Las cancelaciones de los contratos y la condena de los comentarios de Trump, que busca la candidatura republicana, han sido celebradas en las redes sociales como una forma de "instant karma". Otros consideran que para Trump perder estas cantidad de dinero no es muy significativo ya que su fortuna asciende a 4.1 mil millones de dólares, además de que al parecer su mayor interés es la fama y la atención pública y apela a ganarse a los ciudadanos republicanos que tienden a una visión conservadora, casi de extrema derecha. Sin embargo, Trump ha emitido un comunicado en el que señala que respeta "mucho a México y a los mexicanos, pero mi lealtad es con los estadounidenses".

Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo, habría cancelado un programa de TV en el que Trump iba a participar como figura principal. 

A los 78.5 millones de dólares que calcula Vice tal vez habría que sumarle el anuncio que hizo la popular tienda Macy's ayer, en el que manifiesta que retirará la mercancía de Trump que vende en su múltiples franquicias. La bola de nieve podría seguir rodando encima del magnate.

México, por su parte, dejará de enviar una representante al concurso Miss Universo, de Trump.

El magnate de los bienes raíces, por su parte, ha dicho que piensa demandar a algunas de estas cadenas por incumplimiento de contrato.

 

 

Te podría interesar:

La evolución nos ha hecho más altos y listos (pero no más saludables)

Por: pijamasurf - 07/02/2015

De acuerdo con un nuevo estudio, la evolución humana ha privilegiado la inteligencia y la estatura por sobre la salud

Screen Shot 2015-07-01 at 11.38.16 PM

La evolución es un fenómeno que ha captado nuestra atención desde hace siglos. El hecho de que exista un pulso que va autorefinándose conforme pasa el tiempo, a partir de las lecciones que extrae de su diálogo con el entorno, es simplemente fascinante. Y en este sentido, entender cómo funciona y hacia dónde va resulta no solo atractivo sino útil –tal vez, incluso fundamental. 

Un estudio reciente encabezado por investigadores de la Universidad de Edimburgo y publicado en la revista Nature, ha detectado algunos de los patrones que parecen distinguir el trayecto evolutivo que sigue la humanidad. Y de acuerdo con las conclusiones de este análisis, los seres humanos somos físicamente cada vez más altos y mentalmente cada vez más listos. Sin embargo, también descubrieron que no somos necesariamente más sanos. 

Las anteriores premisas se obtuvieron tras analizar la información de más de 100 estudios realizados alrededor del mundo en torno a genética y salud, con data proveniente de más de 350 mil personas. 

Screen Shot 2015-07-01 at 11.50.40 PM

Parece curioso que la estatura y las habilidades cognitivas hayan sido privilegiadas por el pulso evolutivo de nuestra especie. Mientras que en cuestiones de salud se detectó una mejora en el funcionamiento de los pulmones, aparentemente gracias a la diversificación genética, pero en otros aspectos de nuestras funciones fisiológicas, como niveles de colesterol o la presión sanguínea, la evolución parece haber pasado en vela.

Pero más allá de celebrar unos centímetros de más o mayor memoria y perspicacia, lo que en realidad resulta interesante es tratar de entender por qué la evolución ha actuado de esa forma; es decir, qué posible lectura ha dado a nuestras necesidades para responder de esa manera y sobre todo, por qué no hemos logrado afinar ciertas funciones vitales que rigen buena parte de nuestra salud. Y ya entrados en estas reflexiones, entonces podríamos, sin necesariamente cuestionar la sabiduría de nuestra propia evolución, jugar un poco con aquellas cualidades que podríamos calificar como prioritarias (esperando que exponerlas sea tomado en cuenta por los jueces evolutivos y las incluyan en su próxima agenda):

¿Por qué seguimos experimentando dolor? Físico pero, sobre todo, emocional. Ya no queremos vivir con dolor y, en algún punto, pareciera que todos estamos hechos trizas entre traumas, miedos, rencores, etcétera.

¿Por qué seguimos siendo víctimas de incontables enfermedades, muchas de las cuales ni siquiera estamos cerca de entender?

¿Por qué no hemos desarrollado las aptitudes cognitivas o empíricas suficientes para rediseñar los principales sistemas que nos rigen: el económico, el social y otros?

¿Por qué a veces ni siquiera tenemos la claridad mental y emocional para determinar hacia dónde querríamos que estuviese dirigida nuestra evolución?