*

X

Consume y obedece: el binomio de la sumisión contemporánea en la gráfica de Hal Hefner

Por: pijamasurf - 07/05/2015

Una legión de zombies que no hacen más que obedecer el imperativo de consumir, sin importar las consecuencias; ese es el mundo contemporáneo según Hal Hefner

Quizá como en ninguna otra época de la historia, actualmente el consumo se ha convertido en el principal combustible de la vida cotidiana, uno un tanto absurdo, pues en varios sentidos pareciera que se trata de un fin en sí mismo, una etapa en el proceso económico carente de un sentido ulterior más allá de la mera adquisición de una mercancía, sin importar su utilidad o su lugar en nuestra existencia.

En un intento de criticar esta circunstancia, el artista Hal Hefner creó la serie Consume, en la cual combina lemas provocativos a propósito del consumismo con imágenes de personalidades icónicas del mainstream, los colores del famoso cartel de campaña de Barack Obama diseñado por Shepard Fairey y, finalmente, ciertos aspectos visuales y estéticos de They Live, la película de John Carpenter (1988) que elabora una singular metáfora en torno a la creencia en un sistema ideológico al que nos sometemos sin estar plenamente conscientes de que lo hacemos.

 

Las imágenes son poderosas, ¿pero más que el sistema que critican?

Te podría interesar:

3 maneras en las que las impresoras 3D cambiarán nuestra sexualidad

Por: pijamasurf - 07/05/2015

Entre los muchos campos que se beneficiarán de la impresión 3D, sin duda tendremos que incluir al sexo

A pair of shoes created using 3D technology

Desde hace unos años las impresoras 3D amenazan, positivamente, con transformar de manera radical la industria de los objetos. La posibilidad de replicar casi cualquier cosa y de reproducir desde órganos hasta complejos instrumentos musicales, promete revolucionar no solo el mercado correspondiente sino nuestra relación física y cultural con los objetos. 

Pero dentro de este próximo panorama, y a pesar de que hemos ya imaginado las posibles implicaciones de este nuevo actor en rubros como la salud, el arte y la educación, pocas veces nos hemos puesto a especular en cómo afectará la era de la impresora 3D en nuestra sexualidad. Esto a pesar de que es un ejercicio bastante divertido y, por qué no, excitante. 

Afortunadamente la injerencia de esta potencialmente nueva industria tridmensional no solo repercutirá en materia de placer, también ofrecería nuevos horizontes en cuanto a protección y prevención, en materia de salud, y finalmente nos dotará a todos de una cierta veta inventiva, creatividad materializada, que sin duda tendría que celebrarse –y que por cierto, podría resultar un buen ejercicio para luego imaginar, independientemente de la materia, nuevos horizontes en nuestra vida sexual.  

tumblr_mh1f74lnbs1rjnx5ro1_500

Dildos y juguetes sexuales

Por ejemplo, ¿puedes imaginar el futuro de los dildos alrededor de una impresora 3D en casa? La versatilidad, sofisticación y personalización de los juguetes sexuales está verdaderamente de fiesta. Y es que si la creatividad no tiene límites, qué resultaría de combinarla con nuestra insaciable búsqueda de placer. Atrás quedó un muy amplio menú de formas, tamaños y texturas. El nuevo horizonte es una coqueta masa infinita que puede materializarse básicamente en cualquier cosa que deseemos. En pocas palabras, parece ser buen momento para comenzar a jugar con diseños que se empalmen con nuestras más minuciosas fantasías mentales o sensoriales. 

Órganos

Desde hace unos años se registraron ya los primeros experimentos para crear, literalmente, órganos y tejido vivo a partir de impresoras 3D. ¿Te das cuenta de lo que significa esto? Lejos de las muñecas sexuales y los dildos ultra sofisticados, se trata de poder imprimir con biológica rigurosidad penes, vaginas y demás artilugios fisiológicos para entregarte precisas simulaciones que te permitan evadirte de la necesidad primaria de un intercambio humano. ¿Suena bien?

Screen Shot 2015-07-04 at 11.17.10 AM

Preservativos

Es difícil negar que a estas alturas de la historia el condón "tradicional" aún carece de ese refinamiento definitivo que le permita comparar la experiencia con el diálogo puro de la carne. Incluso la fundación Bill y Melissa Gates, consciente de este antialiciente, ofreció un jugoso financiamiento para quien sea capaz de desarrollar una nueva generación de condones. En este sentido, la impresora 3D se planta como un aliado inmejorable para, una vez determinado el material idóneo, poder producir los mejores preservativos que se hayan creado hasta ahora. Además podemos personalizar tamaños y texturas, y junto a nuestra impresora 3D perseguir esa utópica consecución que podría resumirse como "la piel de látex".