*

X

¿Quieres convertirte en tatuador? Entonces practica en este libro hecho con piel artificial

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/26/2015

Este libro está hecho de un material que simula la piel humana y por lo tanto, resulta ideal para practicar tus habilidades como tatuador

Screen Shot 2015-05-26 at 11.23.07 PM

Entre los múltiples fenómenos socioculturales que se han registrado en la última década, sin duda podríamos incluir la masificación de los tatuajes. Cada vez es más difícil encontrar pieles vírgenes entre los jóvenes alrededor del mundo –y cada vez es más frecuente cruzarnos con verdaderas enciclopedias dermográficas caminando en las calles. Más allá de las causas o consecuencias de esta moda el arte del tatuaje se ha sofisticado notablemente y, extensiblemente, cada vez hay más tatuadores.

Uno de los grandes problemas que enfrenta alguien que quiere dedicarse a tatuar es la dificultad para hacerse de cuerpos donde pueda entrenar y afinar sus habilidades. Sobra decir que la práctica es algo fundamental en el desarrollo de un buen tatuador. Por fortuna, existe un nuevo producto en el mercado que quiere ayudarte a sortear esta dificultad. Se trata de un libro hecho a base de una piel artificial que simula la humana. Esto permite que el futuro tatuador pueda practicar y aprender las finas artes de entintar la piel, o que el principiante pueda afinar sus habilidades. 

Así que la próxima vez que un amigo quiera practicar con tu piel, ahórrate la amorfa entidad que muy posiblemente terminará acompañándote por el resto de tu vida y muéstrale el SkinBook

Te podría interesar:

Ha regresado el whisky que mandaron al espacio, y el sabor es inesperadamente distinto

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/26/2015

Estas son las diferencias que sufrió el proceso de maduración de un whisky que estuvo flotando en el espacio exterior por 3 años

 

h_02436787 

Al parecer sólo los astronautas rusos han probado las mieles del un buen coñac en el espacio. Para los estadounidenses, sin embargo, el alcohol es estrictamente para experimentos, no para consumo. Pero algunos suertudos whiskys han salido de la atmósfera para dar un paseo en la Estación Espacial Internacional. Los resultados del experimento más reciente con alcohol que se lanzó al espacio en 2011 y regresó a la Tierra en 2104 son de lo más extraños.

Mientras la combinación química del whisky no cambió demasiado, su aroma y sabor se modificaron inesperadamente. Quizá nada vuelve a ser lo mismo una vez que sale de la atmósfera. Estos son los resultados:

Antes de salir de nuestro planeta:

Aroma: muy leñoso, tonos de cedro, olor ahumado y a vinagre balsámico añejado. Tonos de pasas, melaza de caramelo, vainilla y naranjas quemadas. Muy parecido a un Ardbeg añejado.  

Sabor: paladar seco/sabores balsámicos, aceite de trébol y humo dulce. Un afrutado distante (ciruelas/dátiles), un poco de carbón y notas antisépticas. El dejo es largo, persistente y típicamente Ardbeg, con sabores a humo suave, madera de palo de rosa, alquitrán y un caramelo cremoso y dulce.

Al regresar a nuestro planeta:

Aroma: intenso y redondo, con notas de humo antiséptico, hule, pescado ahumado y una curiosa nota perfumada similar al cassis o a la violeta. Poderosas notas de madera, pistas de grafito y un poco de vainilla. Esto luego se convierte en notas muy terrosas, en un aroma sabroso a carne y después tintes de ron y helado sabor a pasa.

Sabor: un perfil de sabor muy delimitado, con frutas ahumadas (ciruelas/pasas/azúcar y cerezas), humo terroso, hierbabuena, anís, canela y tocino ahumado. El dejo es áspero, intenso y prolongado, medicamento antiséptico y humo de hule.

Así, por más que los científicos empacaron el whisky de manera que el único cambio entre la Tierra y el espacio fuera la gravedad, encontraron que el proceso de maduración no extrajo tantos químicos en el espacio como lo hace en nuestro planeta. Es decir, la evolución de los sabores cambia radicalmente en ambos lugares.

En un par de años regresarán a la Tierra algunos galones de whisky escocés que, después de este experimento, se espera vender en algunos millones de dólares a los paladares más excéntricos y entrenados.