*

X

¿Por qué los hombres se suicidan más que las mujeres?

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/28/2015

Desde hace siglos son más hombres que mujeres quienes consuman el suicidio, una circunstancia que revela algunos cortocircuitos en la formación de la masculinidad

3a9906c5efe578dec12f37e3455f8ee7_bda0ab8_image_suicide

Estadística e históricamente, el suicidio de hombres supera por mucho al de mujeres en casi todos los países y todas las épocas, como si algo en la cultura empujara más a los hombres que a las mujeres a tomar la decisión última de la muerte por mano propia.

En estos tiempos en que las condiciones de la llamada sociedad patriarcal se encuentran en debate, podría comenzar a pensarse que el suicidio es el costo que ciertos hombres han pagado por la superioridad que la cultura ha otorgado a su género. Una lectura en ese sentido es la que hace  Will Storr, quien hace poco escribió al respecto en el sitio web de la revista Pacific Standard.

Storr no habla propiamente de las sociedades patriarcales, pero sí sigue casos en los que el suicido masculino está vinculado con las obligaciones que se imponen al género. Incluso si cualquiera de nosotros reflexiona por un momento sobre el lugar que la sociedad ha otorgado a los hombres nos daremos cuenta de que el hombre está asociado usualmente con el poder, no sólo el poder en su sentido inmediato, sino más bien como una exigencia: el hombre debe "poder". Poder trabajar. Poder triunfar. Poder hacer las cosas. Poder ganar dinero. Poder ser su propio jefe. Poder tener una familia. Poder tener un automóvil. Poder con las mujeres. Poder sexualmente. Poder con y contra otros hombres. Poder, siempre.

Sólo que esto es un deber y, como tal, una norma que pretende ajustar la realidad a la letra. ¿Todos los hombres pueden? No, porque no todos los hombres son iguales. Hay hombres que no pueden tener hijos, por ejemplo. ¿Eso los hace menos hombres? Desde cierta perspectiva, la del patriarcado, sí. El problema es que como toda norma, dicha incapacidad implica una sanción. En este caso, una especie de desvalorización de los hombres que no pueden.

Entre otras consecuencias, un hombre formado en el discurso social del poder entra en conflicto cuando no puede, pues por ese mismo discurso puede llegar a considerar que su identidad se ve cuestionada, mellada. Tal parece que el poder es condición de la masculinidad.

Storr, desde una visión más hegemómica o incluso mainstream, explica el problema desde el sistema de expectativas: los demás esperan algo de nosotros y si no lo cumplimos, entonces los defraudamos y también nos sentimos defraudados con nosotros mismos. En el caso del hombre este sentimiento se agudiza, en primer lugar, por el lugar que le impone la sociedad como proveedor y, por otro lado, por otro rasgo propio de la construcción de la masculinidad que implica no hablar de las emociones. En el reverso de la imposición del poder está el no poder, en donde se encuentra la prohibición de reconocer, aceptar y hablar sobre emociones como la decepción, la tristeza, la frustración y otras afines. El poder aísla, y quizá esto sea evidente para los hombres.

La tiranía de la perfección, dice Storr, podría ser la causa de que se suiciden más hombres que mujeres (a pesar de que, en general, sean más las mujeres que lo intentan). Pero quizá sería oportuno complementar que algunos tal vez sobrellevarían mejor esas condiciones de no ser por la severidad con que social y subjetivamente se castiga a los hombres que no se ajustan a esos cánones de masculinidad.

Te podría interesar:
En toda transformación significativa hay al menos un punto clave y siempre muy difícil. Es esa instancia de inversión estructural desde la que todo –luego-- se vuelve distinto

Lego_Color_Bricks_2

En toda transformación significativa hay al menos un punto clave y siempre muy difícil. Es esa instancia de inversión estructural desde la que todo –luego-- se vuelve distinto. Un giro.

Suele ser un giro incómodo, porque trabaja con los cimientos. Altera algún orden esencial y deja todo patas arriba. Suele subvertir una configuración básica. Pone lo que estaba abajo arriba y viceversa. Y luego deja venir las consecuencias.

Hace tiempo que me pregunto por qué todo me incomoda en las escuelas; ¿será que realmente todo está mal en ellas o será que yo he perdido piso? Parece difícil que una institución de tal tradición y semejante escala no haga nada que provoque un reconocimiento en mí. Y entonces paso a sentirme incómodo con mi masiva incomodidad. Y así ando…

Pero hoy me puse a pensar en la cuestión. Y antes que los argumentos, me vino como un impulso de legitimación de mi incomodidad absoluta. Sí –me dije--, es cierto: la escuela es una máquina casi perfecta de cometer errores. O mejor dicho, es una máquina perfecta de cometer, una y otra vez, el mismo error, que luego se refleja en múltiples manifestaciones.

¿Cuál error? –me pregunté, entonces. El que proviene de ese orden esencial que la constituye y la pervierte al mismo tiempo. Ese orden que debemos transformar, por no decir invertir. Cada vez que ella se manifiesta, representa ese orden que hoy la constituye y que me indigna, y entonces sobreviene la incomodidad. Ella está mal constituida y entonces cada vez que se manifiesta evidencia su constitución fallida. No hay cómo no sea así. Es justo el punto que debemos girar.

El error constitutivo de la escuela es que cree que informar en sí mismo produce saber. Todo el aparato escolar se mueve a partir de esa premisa. Saber es estar en conocimiento, estar enterado de las cosas; ser capaces de reproducirlas. Y como eso a nadie le interesa de verdad, entonces la escuela va tras los mecanismos del control y la obligación que tanto y tan bien la caracterizan. Por eso el maestro habla tanto y persigue tanto el silencio de sus alumnos. Por eso evalúa como evalúa. Por eso no genera actitud ni forja responsabilidad en los alumnos. Por eso en las escuelas se respira con dificultad. Por eso la memoria es la instancia psíquica más jerarquizada. Por eso la consulta se llama copia. Por eso la creación se juzga distorsión. Por eso el respeto se entiende como sumisión. Por eso la atención decrece a cada hora y crecen los departamentos psicopedagógicos. Por eso sacamos tantas fotos en los actos escolares y nos llevamos tan poco de ellos. Por eso el talento no se celebra ni se trabaja. Por eso hay tantos rituales vacíos a diario, apenas para ejercitar la subordinación al orden. Por eso los estereotipos nos gobiernan y las casas son una sola cosa, la familia un tipo de familia, el perro aquel perro y la patria siempre una instancia buena; por eso no hay próceres contemporáneos. Por eso las computadoras están encerradas en una jaula que llaman laboratorio y la señal de Wi-Fi no llega a ninguna parte. Por eso nos prohíben lo que nos prohíben.

Es simple, en realidad. Si te incomoda la base, el núcleo, el orden esencial, siempre te incomodarán también sus prolongaciones, inexorablemente. Podrías hacerte el loco y pasarlas por alto, pero si las atiendes siempre te incomodarán, acumulativamente.

Toda la escuela viene de lo mismo y representa lo mismo. Y casi todas ellas.

Por eso, hacer otra escuela es fácil y casi imposible al mismo tiempo. No se trata de cambiar todo, se trata de cambiar el sentido de todo. Si cambiamos el núcleo básico, todo será diferente aunque no lo calculemos ni nos lo propongamos. Si Wikipedia se impone habrá tal vez enciclopedias, pero serán otra cosa. Cada cosa de Wikipedia es otra cosa respecto a las enciclopedias que conocíamos. Y solo porque en el origen invirtió un orden, alteró un algoritmo esencial: dijo que consumo y producción se mezclan y que verdad es intersección y no definición.

En rigor, cada vez que nos topamos con una configuración realmente innovadora pasa que se ha subvertido el orden esencial establecido y se han cambiado las reglas de juego; por eso vemos todo diferente, aunque no todo lo sea.

Tenemos que llegar hasta el corazón de la escuela y cambiar unas pocas piezas constitutivas. Después, la escuela nueva solita se irá manifestando. No hará falta más nada. Solo sostenernos y sostenerla; sostener porque dará vértigo. Será otra aunque no quiera, y fundamentalmente aunque no se dé cuenta.

Y yo dejaré de incomodarme a cada rato.

Claro, llegar al corazón es un trabajo hercúleo, porque hay mil capas protectoras y mil detectores de peligro que sonarán hasta dejarnos sordos. Habrá que ser muy hábiles y tener mucha tenacidad. La ventaja es que cuando hayamos llegado, luego, de dentro para afuera, todo fluirá con total naturalidad, como si siempre la tierra hubiera girado en óvalos y el Sol hubiera estado en el centro de la órbita.

 

Twitter del autor: @dobertipablo