*

X

¿Por estos sucios secretos tendríamos que dejar de comer en restaurantes?

Por: pijamasurf - 05/30/2015

La industria alimenticia, aunque noble, también está viciada, al menos en lo que respecta a la manera en que se producen ciertos insumos y el enorme desperdicio implicado durante su operación

foodwaste

¿De dónde proviene lo que comes? Casi nadie puede responder a esta pregunta con precisión, en buena medida porque los procesos de industrialización y urbanización propiciados por el capitalismo determinaron la división tajante entre campo y ciudad, como si uno y otro fueran esferas ajenas entre sí que no necesitan más contacto que el necesario. En general las ciudades son grandes centros de consumo, pozos sin fin que acaban con todo lo que reciben y aun así es imposible satisfacerlos. Como habitantes de la ciudad sólo sabemos que un alimento llega a nosotros, pero lo último en lo que pensamos mientras lo comemos es en las condiciones en que se produce.

Respecto de esta circunstancia escribió hace poco Ari LeVaux en el sitio AlterNet, específicamente, cómo una parte considerable de la comida que se sirve en restaurantes regionales de Estados Unidos conlleva condiciones de esclavitud para las personas que obtienen los ingredientes para prepararla. LeVaux refiere el caso de los pescadores vietnamitas, quienes son obligados a laborar 20 horas al día bajo tortura y a cambio de una paga que en ocasiones es únicamente un plato de arroz cocido.

 

Sin embargo, ese es apenas un ejemplo de muchas otras situaciones que hacen posible el consumo de comida en los grandes centros urbanos. La ganadería extensiva, la fumigación de los campos, el uso de semillas transgénicas y la explotación laboral en otras vertientes son parte casi inevitable de esa cadena que tiene su punto final en nuestras cocinas y nuestras mesas.

Sólo que esto no es todo. LeVaux no olvida el desperdicio que todo restaurante enfrenta durante su operación. A veces porque el comensal prefiere no tocar la ensalada que acompañó su plato principal (y porque las leyes sanitarias prohíben tajantemente reusar algo que ya se sirvió a una persona), otras porque ciertos insumos simplemente no se utilizaron y otras más por normas absurdas como la concerniente a las papas a la francesa de McDonald's, las cuales tienen que tirarse a la basura si pasaron más de 7 minutos desde que se frieron.

Como solución, LeVaux sugiere poner un poco más de atención en nuestro consumo. Actualmente hay alternativas a esos procesos lesivos para otras personas, para el ambiente y para la economía. En el mercado es posible encontrar alimentos producidos orgánicamente, en la cercanía de nuestro hogar, e incluso algunos certifican que no son resultado de la esclavitud. De momento ello parece llevarnos de vuelta a nuestros hogares, en donde hasta ahora parece que se encuentra el único lugar en donde es posible tener conciencia plena de qué llevamos a nuestra boca cuando comemos.

Te podría interesar:

4 músicos particularmente interesados en ocultismo y magia

Por: pijamasurf - 05/30/2015

Estas 4 figuras de la música han demostrado un consistente interés por las artes ocultas

songremains7

La ramificación de las ciencias ocultas es vasta y estimulante. Desde los milenarios ritos que nacieron en Egipto, el misticismo árabe, el chamanismo y los protocolos de las tradiciones paganas hasta sus innumerables desdoblamientos que incluyen, entre muchas otras, la alquimia, la masonería y la Cábala, las artes del espíritu y la magia han acompañado, y hasta cierto punto guiado, la historia de la humanidad.  

Con la consagración del New Age –cuyo antecedente es el mix de escuelas místicas que terminaron condensadas en escuelas encabezadas por gente como Madame Blavatsky o Rudolf Steiner– el ocultismo, o al menos su estudio superficial, se hizo accesible a millones de personas, incluidas algunas celebridades e iconos pop. Y en este proceso, obviamente, los músicos no quedaron exentos: múltiples figuras de la música se han ocupado, con mayor o menor seriedad, de este tipo de temas. 

Cabe señalar que esta relativa democratización del conocimiento oculto tiene, como casi todo en la vida, un doble filo. Por un lado parece benéfico que los arcones se hallan parcialmente abiertos para derramar sus mieles sobre más espectros de la población. Por otro, como todo cuando se populariza, se hace latente el riesgo de la frivolización, las jactancias y las pretensiones retóricas.

En todo caso, más allá de valuar la naturaleza de su acercamiento a las artes ocultas, a continuación te presentamos una selección de cuatro populares músicos que abiertamente han manifestado su interés en ellas. Podríamos mencionar muchos más, desde Los Beatles hasta, obviamente, KLF o Coil, pero quisimos hacer una selección que, con excepción del primero, fuese un poco más inesperada:

220px-Zoso_Jimmy_Page_Saturn_sigil.svg

Jimmy Page

El virtuoso guitarrista de Led Zeppelin se ha distinguido por su consistente relación con ciertas doctrinas de magia occidental. Por ejemplo, adquirió la célebre y sombría casona que perteneció a Aleister Crowley (la "Boleskine House"), ubicada en el Distrito de los Lagos de Escocia. También se le recuerda por utilizar recurrentemente un símbolo que llamaba Zoso, que proviene del Ars Magica Arteficii (1557), un tratado alquímico de Gerolamo Cardano.

Björk

La extravagante personalidad de esta cantante incluye un constante diálogo con lo sobrenatural. Esta faceta de Björk se podría explicar en buena medida si consideramos que en su país natal, Islandia, prácticamente todos los habitantes tienen una cierta propensión a prácticas o creencias asociadas a los espíritus de la naturaleza y los ritos paganos. En repetidas ocasiones Björk alude a la influencia de los astros en su vida (y, por cierto, la islandesa tuvo en algún momento una banda de punk llamada KUKL, "brujería" en islandés). 

Screen Shot 2015-05-31 at 7.06.30 PM

Elvis Presley

Aparentemente "el Rey" tenía una fascinación por el ocultismo. Entre los libros que tenía en su casa, Graceland, se incluían obras de Blavatsky y Manly P. Hall. También, en algún momento de su carrera, se sometió a procesos e desintoxicación y celibato como parte de un ritual iniciático sugerido por un gurú indio. 

Kate Bush

Aunque a muchos les cueste trabajo asociar a esta cantante británica de art pop con la magia ritual, lo cierto es que existen varios indicios que la vinculan con un extenso interés por estas doctrinas. Por ejemplo, en su álbum The Red Shoes (1993) aborda los cuentos "infantiles" de Hans Christian Andersen desde su perspectiva originalmente oculta, y en la canción "Lily" incluye fragmentos de un ritual bastante recurrido en la orden Golden Dawn que se llama "Lesser Banishing Ritual of the Pentagram".