*

X
A lo largo de su corta historia la internet ha experimentado ajustes que modificaron significativamente su proyecto original transformándolo en un ente que, aun ahora, vive en tensión con intereses diversos

 BpPGK

La internet es una de las invenciones fundamentales de nuestra época, un desarrollo tecnológico que modificó radicalmente varios ámbitos de nuestro quehacer cotidiano, particularmente en los dominios de la comunicación y la información pero también en otros quizá menos obvios como la economía o las relaciones personales.

Históricamente es posible marcar un antes y un después de la internet y, por otro lado, seguir el devenir de la red en función de los muchos intereses generados a su alrededor, cómo esa tierra promisoria inaugurada con cierta ilusión e ingenuidad pronto se transformó en un campo de guerra y codicia con modificaciones sutiles que ocurrieron tal vez sin que nos diéramos cuenta pero que no por ello afectan menos nuestras navegaciones por la red.

A continuación compartimos un top de estos ajustes, pues no parece un asunto menor conocer un medio al que dedicamos tantos recursos personales y colectivos.

 

Los banners

18ekv9xsp2u4wjpg

Al principio, como muchas cosas de este mundo, la internet gozaba de cierto grado de marginalidad con respecto al capitalismo, una especie de edad dorada en la que lo común era experimentar, descubrir, compartir y otras prácticas colectivas y casi utópicas que tenían como eje común la comunicación y la data. En este escenario, el 27 de octubre de 1994 hotwired.com puso en práctica una pequeña modificación en el contenido de su sitio web que, quizá sin que pudiera preverse, modificaría notablemente la red: un banner comercial para AT&T que con un mensaje invitaba a darle clic. Con este pequeño añadido, la publicidad encontró el hueco por el cual colarse y colar a las grandes marcas a la red y así darle a esta su primer modelo de negocios.

 

Las cookies

e78d14c2bcab42cc1ff79e651b63d462

La internet es mucho más de lo que vemos. Cada vez que nos conectamos, tecleamos la URL de un sitio de nuestra preferencia, hacemos clic en un banner o realizamos una búsqueda, se genera un pequeño archivo con información relativa a esas prácticas que se almacena y se encuentra disponible para los sitios que visitamos. Grosso modo, eso son las cookies. En su origen, se trató de un método para hacer la navegación más rápida y efectiva e incluso se les consideró poco importantes como para hacerle saber al usuario que existían. Sólo a mediados de los 90 varias voces comenzaron un debate respecto a la relación entre las cookies, la información personal, el uso comercial de esta y el derecho a la privacidad. Dicha polémica continúa hasta ahora, pues los datos personales sobre los hábitos de navegación se han convertido en una materia prima codiciada por diversos agentes: gobiernos nacionales, agencias de seguridad, compañías trasnacionales y más.

 

Los emoticones

tumblr_njoxm7G6Hj1sqf5k8o1_500En 1982 Scott Fahlman, profesor del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad Carnegie Mellon, sugirió añadir una marca a los mensajes que se posteaban en el boletín electrónico de su dependencia académica, esto para poder distinguir entre los que podían leerse como una broma y aquellos que debían tomarse en serio. Para los primeros, el profesor sugirió una cara feliz :-) y para los segundos una cara triste :-( . De este modo Fahlman quiso resolver el problema que surgía cuando alguno de los lectores del boletín no entendía el sentido sarcástico o irónico de un mensaje (una dificultad que, inexplicablemente, persiste hasta nuestros días) y, sin quererlo, se convirtió en el inventor de los emoticones.

También en Pijama Surf: Vladimir Nabokov, precursor de los emoticones :-)

 

El comercio electrónico

Si comprar y vender es uno de los mecanismos fundamentales de nuestro mundo, la internet no podría mantenerse en la excepción. En parte, el éxito del comercio virtual se debe a la comodidad con que el consumidor puede realizar sus transacciones: sin mayor esfuerzo es posible encontrar productos, comparar precios, realizar la orden de compra, rastrear el envío, etcétera.

 

El streaming

La transmisión de datos por internet encontró un uso inesperado en la transmisión continua y en vivo de contenidos que implican un inicio, una sucesión y un fin y que, por otro lado, no requieren necesariamente un almacenamiento. Por ejemplo un concierto, una conferencia académica, una canción o una película. En 1993, la banda Severe Tire Damage trabajó  junto con Apple, DEC y Xerox PARC para realizar el primer streaming de un concierto en vivo. Actualmente esta práctica ha evolucionado en servicios como los de YouTube, Netflix y Spotify, los cuales admiten varias críticas a propósito de la forma en que han manipulado a su favor las prácticas de consumo de la música, las películas y otros productos culturales.

 

Los blogs

Después del siglo XIX es posible que el otro momento en que la escritura personal conoció un momento de auge haya sido a mediados de los años 90, cuando surgió la práctica de nutrir una suerte de bitácora personal alojada en la internet. Primero se trató de diarios de personas específicas que escribían para sitios que les abrían un espacio para este fin, sin embargo, servicios como Blogger, Wordpress o Tumblr llevaron esta posibilidad a personas comunes, con lo cual comenzó a tejerse una red de narrativas personales que es, quizá, uno de los mejores testimonios de este momento histórico de la humanidad.

tumblr_mud4ladL7O1rmcgo1o1_400

 

GIFs

Todos amamos los GIFs, un formato de imagen móvil que de algún modo pinta bien nuestra época: breve, fugaz, repetitivo, un poco banal, creado para el consumo inmediato y en serie… Quizá por esto, aunque no puede decirse que su invención sea reciente (el primero se hizo en 1987), sólo en los últimos años el GIF se ha convertido en un medio de entretenimiento por su carácter creativo, sensible o pedagógico y al también se le dan otros usos excéntricos.

 

Los motores y algoritmos de búsqueda

Una sesión común en la internet puede seguir estas etapas: abrir un buscador, teclear algunos términos y elegir entre los resultados aquel que mejor se ajusta a lo que teníamos en mente cuando iniciamos la búsqueda. Dicho así parece sencillo y hasta elemental, sin embargo, en la historia de la red representó uno de los desarrollos capitales para poner en contacto al usuario con los miles y miles de contenidos disponibles en algún punto de ese universo virtual. Con un golpe de genialidad Google barrió con prácticamente todos los motores de búsqueda existentes, pero quizá algún día la internet cambie lo suficiente como para volver obsoleto su algoritmo.

También en Pijama Surf: Saber buscar en Google: ¿la única habilidad necesaria en nuestra época?

 

La web móvil

En los últimos años la internet entró en un proceso de cambio que la ha vuelto cada vez más “móvil”. De acuerdo con ciertas estadísticas, ahora 1 de cada 3 personas que navegan lo hacen con un dispositivo y una conexión que les permite acceder a la red desde la palma de su mano, sin importar que se encuentren en la calle, en un restaurante o en su casa. Las consecuencias de esta modificación todavía no son muy claras, aunque han comenzado a notarse.

Te podría interesar:

Spotify, Apple Music, Google Play: ¿qué plataforma de streaming paga más a los músicos? (INFOGRÁFICO)

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 05/25/2015

Los servicios de streaming de música se han popularizado, ¿pero con qué beneficios para los verdaderos autores de su contenido, los músicos?
[caption id="attachment_97810" align="aligncenter" width="553"]info Imagen: Information Is Beautiful (clic sobre la imagen para ampliar)[/caption]

En los últimos años, escuchar música se ha convertido en otra de las actividades cotidianas conquistadas por Internet. Si ya antes formatos como el mp3 propiciaron el tránsito hacia la escucha digital, actualmente plataformas como Spotify o incluso YouTube permiten hacer lo mismo pero sin acumular archivos o, dicho de otro modo, conservando para sí (y no para el auditor) la propiedad de la música.

Siendo suspicaces, no parece casual que dicho sistema case tan bien con la tendencia contemporánea a perseguir el flujo libre de la información y, a cambio, privilegiar la concentración ―de data, de ganancias, de derechos, etc. Spotify, es cierto, nos permite escuchar música, ¿pero qué tanto nos permite vagabundear por nuevas propuestas musicales? Esta es solo una de las preguntas que pueden plantearse si pensamos menos en las “bondades” de estos servicios y más en sus implicaciones con respecto al mundo de la música.

Es este sentido, hace unos días el sitio Information Is Beautiful dio a conocer este infográfico de David McCandless en el que se muestra la relación entre distintas plataformas de streaming musical y la ganancia que pueden generar para los artistas incluidos en su catálogo.

El gráfico se lee de la siguiente manera: del lado izquierdo, una línea conecta el servicio de streaming con la cantidad de dinero por reproducción que retribuye a los músicos y el número de usuarios totales de la plataforma; del lado derecho se observa el porcentaje de dichos usuarios que necesitan reproducir un archivo para que el artista gane un salario mínimo estadounidense (aproximadamente, mil 260 dólares mensuales).

La equidad no es la constante de nuestra época, y al parecer la industria musical no es la excepción.

 

También en Pijama Surf: ¿Qué escucha el mundo? Este mapa interactivo revela las canciones y géneros más populares del planeta