*

X

¿Hay luz al final del túnel? Joven que ha muerto 36 veces habla al respecto

Por: pijamasurf - 04/03/2015

Una rara enfermedad hace que una joven inglesa de 21 años haya sido declarada clínicamente muerta en 36 ocasiones, por lo que tiene ya cierta siniestra familiaridad con ese instante último.

light-at-endEn uno de los momentos más impactantes de Evangelio según Jesucristo, José Saramago da un giro narrativo a la conocida historia bíblica de la resurrección de Lázaro; en la tradición cristiana, Jesús llega hasta el sepulcro de su amigo, pide que remuevan la piedra que servía de entrada y después de pronunciar unas cuantas palabras dramáticas remata su breve discurso con el imperativo “Levántate y anda”. Saramago sigue la historia hasta este último momento pero en vez de recontar la vuelta a la vida de Lázaro, hace que María Magdalena se acerque a Jesús para detenerlo y pedirle que no lo resucite, porque “nadie en la vida tuvo tantos pecados que merezca morir dos veces”.

El episodio es estremecedor porque, en efecto, el trance de la muerte es tan terrible como incomprensible, tanto, que experimentarlo una sola ocasión parece más que suficiente. Sin embargo, existe una rara enfermedad que hace a quienes la padecen morir muchas veces.

Ese es el caso de Sara Brautigam, una joven inglesa de 21 años que hace cuatro fue diagnosticada con síndrome de taquicardia ortostática postural(PoTS, por sus siglas en inglés), el cual provoca la aceleración del ritmo cardiaco con actos tan sencillos como cambiar de postura, levantarse de la cama, pasar de pie cierto tiempo o alzar los brazos para alcanzar algo. Como resultado de la taquicardia el corazón puede detenerse, lo cual, en dichos cuatro años, le ha sucedido a Sara Brautigam 36 ocasiones, mismo número que los médicos que la han atendido la han declarado clínicamente muerta.

Después de tan elevado número de episodios, la joven tiene ya cierta familiaridad con la muerte, o al menos con los signos que la preceden: mareos, cansancio, somnolencia repentina. Después, la pérdida fulminante de conciencia, con ciertos resabios de lo último que sucede en este mundo: voces que se alarman por lo que sucede, como un último eco antes de que todo se extinga.

¿Y una luz al final del túnel? No precisamente. Según Sara, que ha estado tantas veces muerta (aunque esto parezca un contrasentido), en ese instante fatal no surge una luz que indique hacia donde sigue el camino. Por el contrario, no hay más que oscuridad: "Me lo han preguntado mucho, pero definitivamente no hay una luz brillante; todo simplemente se vuelve oscuro", dijo Sara al sitio BT.com.

Curiosamente, lo dicho por la joven confirma la intuición de Wittgenstein a propósito de la posibilidad de experimentar ontológicamente la muerte; el filósofo escribió:

Podemos experimentar la muerte tanto como podemos ver más allá del campo de nuestra visión; en la total ausencia de luz no vemos oscuridad, simplemente no vemos nada.

 

También en Pijama Surf:

¿Dónde reside la vida? Retratos de personas un instante antes de morir

Por qué no podrás experimentar el instante de tu muerte

Las pruebas del cielo: doctor de Harvard presenta “evidencia” de la vida después de la muerte

Te podría interesar:

¿Te atraen los hombres de barba y tatuajes? Hay una razón científica para ello

Por: pijamasurf - 04/03/2015

Un estudio realizado en la Universidad del Oeste de Australia revela por qué los hombres se dejan la barba y se tatúan y por qué te sientes atraída o atraído hacia ellos

tumblr_mx3m22sSmD1shhauno1_500Más allá de las modas, la barba y los tatuajes han sido dos distintivos históricos de la masculinidad, la primera como un signo más o menos ineludible de la transformación del niño en hombre y los segundos como una especie de marca voluntaria sobre el cuerpo (una que, además, duele cuando se realiza). En esto, como en otros aspectos del “ser hombre”, mucho tiene que ver la cultura, pero según parece la ciencia también tiene algunas cuantas palabras al respecto.

Hace poco, Cyril Grueter y otros investigadores de la Universidad del Oeste de Australia realizaron un estudio de corte psicosocial sobre 154 especies de primates, incluida la nuestra. Como es sabido, en general los primates evolucionamos para vivir en comunidades, algunas sencillas y de pocos integrantes (como el caso de los monos araña) y otras más bien numerosas y complejas (como sucede con los gorilas, los chimpancés y el Homo sapiens). En estas últimas, la competencia es mayor en varios aspectos, y sexualmente los machos están obligados a destacarse para las hembras.

De acuerdo con el estudio mencionado, los primates que habitan en sociedades jerárquicas desarrollaron también formas de hacer visible su “identidad, rango, dominancia o atractivo” para las hembras del grupo. Grueter lo explica así:

En grupos numerosos en donde los individuos están rodeados de extraños, necesitamos una herramienta rápida y confiable para evaluar la fuerza y calidad del otro, y es ahí donde entran estos elaborados ornamentos.

La conclusión, entonces, es sencilla: los hombres se dejan la barba y se tatúan para llamar la atención. Sexualmente. Las mujeres se sienten atraídos por estos "ornamentos",  ya que evolutivamente son una forma económica de detectar a un macho con características atractivas para aparearse --o formar una pareja-- cuando se necesita hacer una evaluación veloz o no se cuenta con el tiempo o una cantidad mayor de información. Las barbas y los tatuajes son una forma en la que, entre la multitud, un hombre se distingue para rápidamente llamar la atención a su masculinidad y sugerir que tiene una genética adecuada para tener hijos. Algunos investigadores teorizan que incluso los comportamientos más sofisticados --como la poesía o las matemáticas-- son herramientas cortejo con las que el ser humano busca agenciarse su primordial meta biológica. Incluso el cerebro humano, con toda su complejidad, podría ser equivalente a la cola iridiscente del pavo real.

 

También en Pijama Surf:

Ilusiones ópticas en la piel: impresionantes tatuajes 3D que creerías imposibles

¿Cómo se verán tus tatuajes cuando seas viejo? Estas fotos pueden resolver tus dudas