*

X
Nuestra sociedad está hambrienta de información positiva y emocional con la cual vincularse e identificarse

5-content-tips-to-help-you-go-viral

Un equipo de investigadores realizó recientemente un estudio en múltiples plataformas para encontrar los patrones que se repiten en contenidos virales, que alcanzan de manera exponencial grandes audiencias.

El equipo, que incluyo, científicos sociales, un escritor y un mercadólogo, analizó más de 7 mil artículos del New York Times y de la revista TIME para llegar a una serie de conclusiones. Los resultados no sorprenden mucho, especialmente si uno suele analizar un poco los contenidos que circulan masivamente en las redes sociales. Sin embargo, las conclusiones revelan importantes aspectos psicosociales.

Los autores señalan que existió una mayor probabilidad de que los contenidos fueran compartidos cuando tenían una cierta cualidad emocional, ya sea de enojo o de alegría (emociones que consideran de "activación"). Mientas tanto, artículos que inducían tristeza (una emoción "inactiva") no son compartidos masivamente. La conclusión final indica que entré "más positivos y emocionales" sean los artículos, más se viralizan. Los autores añaden que formular de esta forma contenidos es más importante y más útil que tener a los llamados "influencers" promoviéndolos.

De aquí que podamos inferir que, debido a que las redes sociales hoy en día controlan la mayor parte del tráfico que se dirige hacia sitios de contenido, el contenido positivo o el contenido que nos hace ser percibidos de una manera más positiva cuando lo compartimos es el contenido que lleva las de ganar. En las redes sociales, como muestra el extraordinario documental Generación Like, somos lo que nos gusta, nuestros likes construyen nuestra identidad. Asimismo, es claro que hay una carencia o un deseo por tener experiencias emocionales o experiencias significativas --y nuestras interacciones en las redes sociales son mecanismos vicarios de vivir esas experiencias que antes existían fuera de entornos virtuales.

 

 

Te podría interesar:
El CEO de Facebook había declarado hace unos años que la privacidad no era importante en nuestra época

 1713914-goldman-sachs-gives-mark-zuckerberg-450-million-reasons-to-change-his-privacy-settings-rotator

Hace un par de años Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, declaró que la privacidad había pasado a mejor vida y que en la era de lo social no habría qué ocultar, por lo que todos deberíamos de abrazar el fin del anonimato y compartir alegremente terabytes de data sin cuartel. Claro que, al hacerlo, incrementamos su fortuna.  

Ahora Zuckerberg ha sido criticado por invertir cientos de millones de dólares en su privacidad. Recientemente Zuckerberg adquirió un terreno de más de 300 hectáreas en Hawái, la mayoría de las cuales no planea desarrollar sino que utilizará el espacio para mantenerse aislado como en un "buffer" de privacidad. A esto se suma la compra previa de las cuatro casas que rodean a su residencia en Silicon Valley, las cuales se mantienen vacías para proveer una zona de exclusión que impida que sea observado por ojos intrusivos.

Anteriormente Zuckerberg se había enfadado con su hermana por compartir en Facebook una foto privada en la que aparecía él; aparentemente su hermana no logró descifrar la configuración de privacidad de Facebook, la cual está hecha así a propósito para que las personas hagan pública más información. 

Se dice que para asegurarse de que la gente que trabaja en su casa y sus mismos huéspedes tengan lugar para estacionarse en su barrio, Zuckerberg contrata personas para que se queden estacionados en sus automóviles durante la noche cerca de su hogar.

Queda claro que cuando Zuckerberg decía que la privacidad no importaba, no se refería a sí mismo o a la clase privilegiada que tiene decenas de millones de dólares y por lo tanto requiere --ella sí-- de privacidad para poder preservar su importante tiempo e integridad. Esta también es la razón por la cual Zuckerberg usa la misma ropa todos los días o casi todos los días, ya que considera que su tiempo es demasiado importante para gastarse tomando pequeñas decisiones como qué ponerse, y busca así evitar el "síndrome de fatiga de decisión".