*

X

Gladiadores do Altar, la secta cristiana militarizada que pretende exterminar a homosexuales y ateos

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/24/2015

Bajo el nombre de Gladiadores do Altar, esta iniciativa espeluznante pretende exterminar al “mal de este mundo”: los homosexuales y los ateos

10959801_641530552643210_4841097927098832668_n

 

La historia reciente está llena de sectas que han buscado acabar con ciertos sectores de la población, entre la discriminación y el fanatismo, entre ellas La puerta del cielo (Estados Unidos), La orden del templo solar (Europa), Verdad Suprema (Japón), La familia de Charles Manson (EE.UU.), Templo del pueblo (Guyana). Estos grupos llegaron a cuestionar la esperanza en el humano, ya que se dedicaron tanto a persuadir como a manipular a sus adeptos para alcanzar las metas de su líder (usualmente un psicópata inteligente y manipulador). 

Esta estructura psicológica de las sectas continúa formando grupos minoritarios con base en el abuso de poder y la manipulación mental. Y es que en los últimos meses ha surgido una campaña dentro de la secta Iglesia Universal del Reino de Dios (mejor conocida como la Iglesia Pare de Sufrir) en Brasil que ha sido calificado como una amenaza para la sociedad, según diputados brasileños.

Bajo el nombre de Gladiadores do Altar, esta iniciativa espeluznante pretende exterminar al “mal de este mundo”: los homosexuales y los ateos. Para dar a conocer sus declaraciones, este subgrupo de la famosa secta cuenta con su propio escudo, redes sociales e incluso merchandising. A través de un “ejército” de jóvenes se pretende realizar una formación militar bajo la guía de su pastor, y así generar un intento de intimidación para atacar a las minorías llamadas “infieles”. En este video se puede ver a la facción colombiana de los Gladiadores del Altar, un extraño cuerpo militar religioso. Si bien hay que advertir que las ideas de esta secta son escabrosas y parecen dignas de tiempos superados, no se tiene conocimiento de que hayan cometido crímenes o que hayan empleado la violencia --son sólo una amenaza en su discurso.

Este tipo de fenómenos radicales muestran cómo las creencias pueden llegar a distorsionar la percepción y crear fanatismos que van en contra de una educación básica que toma en cuenta la empatía y la diversidad. 

Te podría interesar:

Artista anónimo dibuja penes gigantes alrededor de baches para que finalmente los arreglen (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/24/2015

En Greater Manchester, Inglaterra, un misterioso personaje ha encontrado una táctica para acelerar el arreglo de las calles de su ciudad

Los baches son una de las grandes molestias de la vida en las ciudades, uno de esos elementos del paisaje cotidiano que a veces se vuelven legendarios por la singular circunstancia de que su tiempo de existencia es variable y, para pesar de muchos, a veces muy extendido. Los baches son símbolo de la falibilidad del contrato social que, según la teoría política clásica, se establece tácitamente entre un grupo de individuos y las autoridades a quienes se les concede la administración de los asuntos públicos. Podría decirse que el tiempo que dura una calle sin reparar es inversamente proporcional a la efectividad del trabajo del gobierno que se ocupa de la vida colectiva.

En un movimiento que mucho tiene de irónico y sobre todo obsceno, un personaje misterioso en Greater Manchester, Inglaterra, ideó una forma, cuestionable quizá pero al parecer sumamente exitosa, de hacer que las autoridades presten atención a los baches callejeros y de una vez por todas decidan arreglarlos: pintar órganos genitales masculinos y femeninos alrededor de estos, utilizando las oquedades en el diseño para simular las del cuerpo humano.

Este modesto héroe urbano se hace llamar Wanksy y sus acciones han tenido una recepción dispar, pues si bien han provocado que las autoridades locales hayan pavimentado las calles para cubrir los dibujos obscenos (lo cual, suponemos, los ciudadanos agradecen), por otro lado estas mismas autoridades consideran que la táctica de Wanksy es un insulto a los residentes y familias de la ciudad.

Sea como fuere, el propósito se consigue, aunque es cierto que esto no sucedería si las autoridades se mantuvieran al tanto de las necesidades públicas que están obligadas a atender.