*

X
En la línea del existencialismo filosófico, Thompson describe una temprana filosofía de vida bajo la que vivió la suya. Nadie mejor que tú para saber lo que es apropiado para ti

gonzo

Desde los diálogos platónicos, las epístolas a los Pisones de Horacio y los discursos de Séneca, hasta los koan del lejano Oriente, la historia de la filosofía y el pensamiento ha buscado condensar aspectos prácticos de la existencia para transmitirlos a las generaciones futuras: hombres y mujeres han buscado dentro de sí mismos y encontrado algunas perlas de sabiduría que sólo en fecha muy reciente se transformaron en la basura de "superación personal" con la que las opciones de vida son homologadas por el mercado. Pero esa es otra cuestión.

El Dr. Hunter S. Thompson tal vez no sería la primera opción para el puesto de "orientador vocacional" para gente joven... pero probablemente sería el más indicado. Después de todo, su filosofía de vida podría resumirse en ser uno mismo y vivir conforme a reglas, eso sí, dictadas por la propia conciencia. 

Claro: la mayoría lo recuerda como el tipo que vivía en una dieta constante de ácidos, cocaína, whisky y armas de fuego, detalles circunstanciales, sin embargo, en una biografía consagrada a la escritura que tiene el potencial de cambiar el rumbo de ciertas vidas.

En 1958, antes de ser un icono contracultural, Thompson recibió la carta de un amigo que le pedía consejo sobre qué hacer con su vida. Su respuesta fue una larga carta que comienza recordándole que "cualquier consejo es producto del hombre que lo otorga", y admite rápidamente su "absoluta falta de calificaciones para reducir el sentido de la vida a uno o dos párrafos". Pronto la carta toma proporciones épicas: se trata de la vida, después de todo, y nada menos.

Ser o no ser 

Thompson comienza citando el famoso monólogo shakespeareano del tercer acto de Hamlet:

Ser o no ser, de eso se trata:
si para nuestro espíritu es más noble sufrir
las pedradas y dardos de la atroz Fortuna
o levantarse en armas contra un mar de aflicciones...

que recompone pensando que "de ESO se trata: ya sea flotar con la corriente o nadar en pos de una meta". Pero no hay que desestimar las ventajas de flotar: "¿Pero por qué no flotar si no se tiene una meta? Esa es otra cuestión. Está fuera de duda que es mejor disfrutar el flotar que nadar en la incertidumbre".

Cuando somos niños parece que todo está claro. ¿Por qué de pronto se complica todo?

Cuando eras joven, digamos que querías ser bombero. Siento que es seguro decir que ya no quieres ser bombero. ¿Por qué? Porque tu perspectiva ha cambiado. No es el bombero quien ha cambiado, sino tú. Cada hombre es la suma total de sus reacciones a la experiencia. A medida que tus experiencias difieren y se multiplican, te vuelves un hombre diferente, y de ese modo tu perspectiva cambia. Esto sigue y sigue. Cada reacción es un proceso de aprendizaje; cada experiencia significativa altera tu perspectiva.

La complicación parece encontrarse en el hecho de querer ser fieles a una imagen de nosotros que en algún momento de la vida dejó de tener relación con nuestra experiencia. Después de todo, "no buscamos ser bomberos, no queremos ser banqueros, ni policías, ni médicos. QUEREMOS SER NOSOTROS MISMOS".

El noveno camino del doctor Thompson

¿Esto quiere decir que no podamos ser bomberos o banqueros? Thompson no trata de desestimar (solamente) a los miembros más prestigiosos del establishment, sino de poner el acento en la voluntad personal. "Y parece ridículo decir que un hombre DEBE funcionar en un patrón elegido por sí mismo; pues dejar que otro hombre defina tus metas es rendir uno de los aspectos más significativos de la vida: el acto definitivo de voluntad que hace de un hombre un individuo".

hunter

¿Qué hacer, pues, frente a las "pedradas y dardos de la atroz Fortuna"? ¿Qué hacer, Dr. Thompson, cuando todo parece perdido? Probablemente lo imaginemos chupando la boquilla plástica, teatral de su cigarrillo, soltando una larga risotada detrás de una nube de humo y respondiéndonos:

Vamos a asumir que crees que tienes ocho caminos a seguir (todos caminos predefinidos, por supuesto). Y vamos a asumir que no puedes encontrar ningún propósito real en ninguno de los ocho. ENTONCES —y esa es la esencia de todo lo que he dicho— DEBES ENCONTRAR UN NOVENO CAMINO.

Se puede tener una vida rica en sentido o no tenerla, "pero un hombre que procrastina en su ELECCIÓN inevitablemente verá que su elección es realizada por las circunstancias". Esta idea de la vida llegó a Thompson por vía del existencialismo sartreano. De hecho, al principio de la carta recomienda, como si de una nueva droga se tratase, "probar algo llamado Ser y nada, de Jean-Paul Sartre, y otra pequeña cosa llamada Existencialismo: de Dostoievski a Sartre. Estas son meras sugerencias. Si estás genuinamente satisfecho con lo que eres y lo que haces, entonces rehuye estos libros. (Dejemos que los perros dormidos duerman)".

En cambio,

si ahora te cuentas entre los desencantados, entonces no tienes opción sino aceptar las cosas como son, o buscar seriamente algo más. Pero cuidado con buscar metas: busca una forma de vida.

Flotar o nadar

Una "forma de vida" no es solamente un medio económico para sobrevivir o algo con lo cuál pasar el rato; se trata de una elección permanente e intransferible entre flotar o nadar, la cual no tiene mayor importancia en el contexto general del mundo, pero la tiene para cada uno de nosotros, puesto que se trata de nuestras elecciones. Tal vez la suma de este punto quede mejor expresada si acompañamos a Thompson (nuevo Virgilio) a echar una irónica ojeada en las consecuencias de no elegir una forma de vida:

Hay algo más que eso: nadie TIENE que hacer algo que no quiera por el resto de su vida. Pero, igualmente, si eso es lo que acabas haciendo, convéncete por todos los medios de que TENÍAS que hacerlo. Tendrás mucha compañía.

¿Por qué hacer algo en vez de no hacer nada? Entonces, ¿ser o no ser? El Dr. Thompson nos tiene una última respuesta:

¿Vale la pena dejar lo que tengo para buscar algo mejor? No lo sé —¿lo vale? ¿Quién puede tomar esa decisión sino tú? Pero incluso DECIDIR OBSERVAR te lleva lejos en el camino de la decisión.

Lee la carta completa (en inglés) aquí.

Te podría interesar:

"Bailé con la rana del Diablo": 12 frases de celebridades luego de probar LSD

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 03/10/2015

Hay tantas historias de LSD como subjetividades que lo toman. En ocasiones una sola vez es suficiente para enfrentar un viraje de 360° en cuanto a nuestro lugar en el mundo, y para estas celebridades no fue la excepción

Todos podemos tener opiniones sobre las drogas y en particular sobre el LSD, pero sin probarlo, sería lo mismo que decir del Sol que es una cosa grande y amarilla.

Todos conocemos al primo de un amigo que tomó LSD y a) tuvo la mejor experiencia de su vida, recorriendo las zonas de su inconsciente a las que la conciencia cotidiana no suele llegar; o b) tuvo la peor experiencia de su vida al encarar de frente y sin retorno las zonas de su inconsciente a las que la conciencia cotidiana no suele llegar. Cada viaje es diferente, y cada viajero también. 

Es por eso que resulta ilustrativa la opinión de algunas celebridades respecto a su experiencia con el LSD-25, una de las sustancias más poderosas sobre la Tierra. 

jobs

Tomar LSD fue una experiencia profunda, una de las cosas más importantes en mi vida... Reforzó mi sentido de lo que era importante: crear grandes cosas en lugar de hacer dinero.

Steve Jobs, empresario

mccartney

Me abrió los ojos. Sólo usamos un décimo de nuestro cerebro. ¡Sólo piensa en todo lo que podríamos lograr si consiguiéramos llegar a esa parte escondida! Sería todo un nuevo mundo si los políticos quisieran tomar LSD. No habrían más guerras ni pobreza ni hambruna.

Paul McCartney, músico

angelina-jolie

Recuerdo haber tomado LSD antes de ir a Disneyland. Comencé a pensar en Mickey Mouse como un hombre bajito de mediana edad en un disfraz, odiando la vida.

Angelina Jolie, actriz 

love

Dado que me dieron ácido a los 4, pienso que mi mente se liberó.

Courtney Love, músico

aitken_1757879c

(Pude ver) visiones infernales. Continentes chorreando sangre. Hombres negros peleando con hombres cafés, peleando con hombres amarillos.

Jonathan Aitken, miembro del Parlamento inglés

zappa

Es el único químico conocido por la humanidad que puede convertir a un hippie en un yuppie.

Frank Zappa, genio (y músico)

cary-grant-plane

Mi intención al tomar LSD era hacerme sentir feliz. Un hombre sería un tonto si tomara algo que no lo hiciera feliz... Un día, luego de muchas semanas de LSD, mis últimas defensas sucumbieron. Para mi felicidad, encontré que tenía un núcleo duro de fuerza... Oh, esos años malgastados, ¿por qué no lo hice antes?

Cary Grant, actor

Anais-Nin

La música vibraba a través de mi cuerpo como si yo fuese uno de los instrumentos y me sentí convertida en una orquesta completa de percusiones, volviéndome verde, azul, naranja. Las olas de los sonidos corrían por mi cabello como caricias.

Anaïs Nin, escritora

Ben-Fogle-mountain

No me gusta la palabra, pero actuaba como el típico desquiciado. Pensé que estaba maldito, pensé que iba a morir. Estaba histérico, caminando de arriba a abajo, golpeando las paredes y tratando de saltar por la ventana.

Ben Fogle, viajero, presentador de TV

neil-patrick-harris-nph-underwear-oscars-2015-billboard-650

Recuerdo estar acostado en México, donde ocurrió. Había un árbol afuera y de pronto las ramas del árbol se convirtieron en ranas colgando boca abajo. Como es de esperarse, fue la última vez que lo hice. Pero sí, bailé con la rana del Diablo.

Neil Patrick Harris, actor

hagman

Abrió una unicidad con todo, siendo no sólo un yo sino parte de todos. Parte de ti, parte de ese sofá. Desvaneció el miedo a la muerte. Fui a este lugar donde estaba la luz blanca y todo estaba bien. Pienso que debería ser obligatorio que todos nuestros políticos lo tomaran al menos una vez.

Larry Hagman, actor

carlintight

Darme un ácido fue un profundo punto de no retorno para mí, una experiencia seminal. No me avergüenzo de ello. Más gente debería tomar ácido. Deberían venderlo en la farmacia.

George Carlin, comediante