*

X
Sirviéndose de actualizaciones semiobligatorias que se sincronizan con la llegada de nuevos gadgets, Apple hace prematuramente obsoletos sus productos con el fin de que respondas a la campaña y compres el nuevo

 

 Somos robots cuando nos involucramos acríticamente con nuestras tecnologías.

Marshall McLuhan

Apple se ha convertido en una de las empresas más poderosas del mundo, símbolo de la evangelización tecnológica del planeta. Como si fuera parte de una religión secular, cada año se celebra su santo: el anuncio mundialmente esperado del nuevo iPhone. En esta dinámica el dios es el consumo (o el gadget como sacramento de la divinidad). Más allá de la hipérbole, estudios muestran que los productos de Apple y sus campañas de marketing generan las mismas activaciones neurales que la devoción religiosa.

Como muchas divinidades, Apple no es del todo sincero con sus fieles y manipula su comportamiento para seguir recaudando oblaciones. Una de las formas evidentes en que hace esto es con el encandilamiento de sus productos diseñados como radiantes monolitos, panaceas minimalistas, conservando la potencia del Tao, o jugando con conceptos orientales del vacío. Productos que prometen siempre tener nuevas funcionalidades, las cuales van dosificando a cuentagotas, y en el frenesí geek de no quedarse atrás, de no dejar de tener un aparato que tome fotos tan buenas como el que tienen tus amigos, o todo el mundo (porque pensamos que todo el mundo debe de tener uno) nos resulta imperativo comprar el nuevo iPhone, pese a que el que tenemos todavía funciona bien.

En esto Apple no es por supuesto la única corporación que crea un ambiente psicosocial que fomenta la venta --toda nuestra cultura alimenta este ambiente que pulula como una capa memética. Nuestra cultura necesita de esta atmósfera para que la economía pueda seguir creciendo. Lo que Apple ha llevado un poco más lejos es la obsolescencia de sus productos, utilizando medios más sofisticados. Diseñar iPhones de mala calidad que se echen a perder muy rápidamente es algo que podría a la larga implicar mala rentabilidad, pero obstruir el funcionamiento de estos aparatos de una forma más sutil, más que con el hardware, con el software, es una técnica que parece más inteligente y efectiva. Al final ocurre una especie de nudge hacia la venta que no hace que el consumidor vincule una sensación de disgusto con la marca. Seguimos acostumbrados a dividir el cuerpo de la mente, y este cartesianismo nos hace ver al aparato como si fuera otra cosa que sus programas. Veamos cómo ocurre esto.

Los productos de Apple se anuncian en ciclos regulares. Un año después de que compraste un iPhone puedes esperar empezar a sentir inadecuado el teléfono que tienes --ya no será el más cool, pero también empezará a tener problemas de software. Según Sam Biddle en Gawker, "los productos de Apple no sólo tienen corta duración --en realidad están diseñados para alentarse, exacta y convenientemente, cuando los nuevos modelos aparecen. Esto es lo que se conoce como "obsolescencia planeada". Catherine Rampell para el New York Times:

Primero pensé que se trataba de mi imaginación. Alrededor del tiempo en el que el iPhone 5S y el 5C fueron estrenados, en septiembre, noté que mi viejo iPhone 4 se volvía más torpe. La batería se empezaba a acabar más rápido, también. Pero lo mismo le pasó a muchas personas, que, como yo, defienden a muerte los productos de Apple. Cuando busqué a un analista de tecnología, me dijo que el sistema operativo (iOS7) que estaba siendo promovido hacía los modelos más viejos insoportablemente lentos. Las baterías de Apple, que tienen un número finito de cargas en ellas, estaban siendo drenadas por el nuevo software. Así que podía pagar 79 dólares a Apple para reemplazar la batería o quizás gastar otros 20 dólares y comprarme un iPhone 5C. Al parecer Apple estaba mandándome un mensaje no tan sutil para que me actualizara.

Estos ejemplos de actualización forzada con percances preincluidos abundan. Otro: cuando Apple dio a conocer el iOS4, inmediatamente dejó en la ruina al iPhone 3G que le había vendido millones de unidades en su primer fin de semana. Usuarios en ese entonces describían cómo cuando intentaban usar su teclado había un delay: la primera letra que tecleaban se quedaba congelada mientras seguían escribiendo, haciendo de los más elementales textos pesadillas. El nuevo sistema operativo también incrementó enormemente el nivel de programas que se trababan. Esto ocurrió justo cuando Apple anunció su iPhone 4.

 

La siguiente gráfica del New York Times muestra picos en la búsqueda de "iPhone slow" en Google que coinciden con los eventos de develación de nuevos productos de Apple. Es como si se nos estuviera enviando un susurro subliminal a través del software, empujándonos a comprar el nuevo producto (siempre el más innovador e imprescindible de la historia):

Screen shot 2015-03-14 at 2.07.12 PM 

Evidentemente una forma de contrarrestar estas pequeñas e incisivas manipulaciones es no actualizar los programas cada vez que se presenta esta "oportunidad", resistir a los supuestos beneficios que otorga el nuevo sistema operativo. Aunque esto sólo se puede hacer hasta cierto punto, ya que pronto se vuelven incompatibles con todas las aplicaciones. Así que esta resistencia es poco significativa. Análisis estadísticos muestra que otras marcas no utilizan estas tácticas en sincronía con estrenos de nuevos productos. No que eso haga mucha diferencia cuando una persona quiere tener un iPhone. Se dice que la religión es el opio del pueblo, lo mismo se puede decir de la tecnología cuando nos provoca respuestas automatizadas (y no críticas como advirtió McLuhan) y nos pastorea a sus vitrinas y a sus hipnóticas pantallas.

Twitter del autor: @alepholo

 

 

Te podría interesar:

La realidad del "turismo romántico" o la prostitución de los hombres en Kenia (FOTOS)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/14/2015

Las personas en la búsqueda de esta complicidad se permiten reconocer, a través del espejeo del otro, sus propias necesidades como seres sexuales interdependientes

Hablar acerca de la prostitución nunca es menester sencillo, ya que requiere de la valoración adecuada de un enfoque cosmogónico acerca del erotismo, los vínculos afectivos, el género e inclusive la reproducción. Y es que es un tema que necesita no sólo rigor, pues es también un proceso que determina creencias, actitudes, sentimientos y conductas asociadas a nuestra respectiva sexualidad. 

Basta con echar un vistazo a la diversidad sexual que existe en este mercado para comprender la importancia de esta reflexión: los proveedores de tan exquisito placer pueden variar entre mujeres y hombres heterosexuales, homosexuales, transgénero, transexual, practicantes de BDSM y acompañantes no sexuales, entre otros (y más). Prácticamente es un coctel de gustos que satisfacen las necesidades más básicas del ser humano, tanto físicas como psíquicas. Por lo tanto, al indagar un poco en el tema, nos sorprendemos con el descubrimiento de mitos internos que terminan influyendo en nuestra percepción como seres sexuales interdependientes. 

Esto probablemente cambie en relación con lo que realmente significa la compañía de un conocedor en temas del amor erótico, en la volatilidad del deseo sexual expresado a través de las fantasías según el sexo (hombre o mujer), etc., y que puede definirse como el genuino deseo de una compañía más allá de la interacción sexual, de un espejo psíquico como seres que comparten el continuum del gregarismo y afectividad, de una intimidad vulnerable entre dos miradas que reflejan necesidades en común. 

Por lo tanto, las personas en la búsqueda de esta complicidad se permiten reconocer, a través del espejeo del otro, sus propias necesidades como seres sexuales interdependientes. En especial si forman parte de minorías ignoradas con sus propios deseos de afecto, tales como las personas de la tercera edad. ¿Por qué no, tras tantos años de vivir en compañía, de gozar (o no) de una sexualidad latente y permitida (o a veces), aceptar que continúen experimentándola con una mayor sabiduría de su cuerpo y emociones? 

De ese modo nace el romance tourism, el turismo establecido en Mombasa, Kenia, donde las mujeres mayores pagan por la compañía de un joven habitante de la ciudad. A diferencia de la sexualidad completamente erótica entre un cliente hombre heterosexual y una chica, además de una mera erotización del cuerpo masculino y una emotización en la psique femenina, en la relación del turismo “romántico” lo principal es el descubrimiento de los deseos de la clienta en búsqueda de su propio bienestar. O al menos eso transmiten las fotografías de Sofie Amalie Klougart.