*

X

Todo lo que necesitas para ser un Dj es el nuevo vinilo de QBert

Por: pijamasurf - 02/05/2015

Subordinado por una aplicación para iOS, el nuevo vinilo de DJ QBert transforma su cobertura de papel en una tornamesa con sonido y efectos reales

Dj Q-bert

Lanzar ediciones especiales o exóticas de vinilos se ha vuelto una manía en la música, tanto así que encontramos discos con efectos psicodélicos líquidos, impresión en vinil transparente o diseños en sus coberturas que parecieran un libro de ilustración. Pero la creatividad de los músicos mixeada con la tecnología puede resultar aún más fascinante. El artista DJ QBert lanzará este año un vinil doble bajo los nombres de Extraterrestria y Galaxxxian, dos grabaciones que además de la música destacarán por la edición especial de su cobertura interactiva. Sencillo: una vez bajada la aplicación para iOS y OS X se podrá subordinar la tornamesa de papel que viene impresa en el disco. Al tocar este papel grueso, los circuitos incrustados se activan para emitir un sonido diferente. La cobertura posee un sistema de bluetooth programable que puede reproducir sonidos de forma inalámbrica controlada desde el iPhone o iPad; de esta manera se podrá mezclar la música de este material como si fuese una tornamesa real. La imagen impresa contiene dos platos, un crossfader para nivelar el sonido y una serie de botones de control de loops y efectos.

La compañía detrás de este increíble invento es Novelia, empresa con sede en el Reino Unido que se ha dedicado al desarrollo de tecnologías que implican la interacción tanto de sensores como de altavoces sobre superficies planas inanimadas. Básicamente, agregan un poco de ADN digital a objetos físicos de intuitiva táctil. Curiosamente, la manera antigua de grabación análoga, como es el vinilo, está siendo adoptada por este tipo de tecnologías, y está encabezando los proyectos digitales del futuro. Quizá la nostalgia de los acetatos nunca se fue.

Te podría interesar:

La convención cultural que nos impide tener autos voladores

Por: pijamasurf - 02/05/2015

Los autos voladores serán una realidad en el futuro próximo --siempre y cuando logremos deshacernos de nuestro arraigado hábito de conducir manualmente y deleguemos la conducción a los robots

Todos creemos que 1) somos buenos amantes, y 2) sabemos conducir bien un automóvil. Aunque dejaremos a criterio personal lo primero, lo segundo es alarmantemente falso: los accidentes viales cobran miles de vidas anualmente, debido a fallas en las carreteras y a descuidos de los conductores. En esta perspectiva, no parece lo más inteligente dejar que alguien que no sabe conducir un auto de cuatro ruedas conduzca un avión doméstico, ¿cierto? Falso, según la visionaria, futurista y profesora de aeronáutica en el MIT, Missy Cummings.

Según Cummings, el secreto de los autos voladores radica en la aplicación civil de tecnología ya existente: drones.

Los drones se asocian a bombardeos en bodas palestinas o a entregas aéreas de Amazon, y ciertamente el uso militar y comercial de los vehículos voladores no tripulados comenzó así; pero en el futuro cercano, una mezcla de drone y fly-by-wire estará disponible a nivel doméstico, aumentando la seguridad del transporte y su eficiencia.

A decir de la investigadora, la tecnología no es el reto más grande que enfrentamos en cuanto a aeronáutica doméstica se refiere, sino nuestro arraigado apego a conducir autos. Para muchos, conducir es una monserga, pero para otros es una fuente de placer y aceptación. El problema es que los reflejos humanos tienen un retraso de medio segundo respecto al entorno circundante (un niño que atraviesa la calle, un conductor ebrio que se pasa una luz roja), lapso que separa la vida de la muerte.

Pero los robots no tienen ese problema, pues su tiempo de reacción se mide en microsegundos. Además, los vehículos no serían lo único automatizado en los sistemas de transporte del futuro: las carreteras también serán "inteligentes", sobre todo si son invisibles pistas de despegue y aterrizaje como las que utilizan los Airbus de nuestros días.

Lo que necesitamos, según Cummings, es despedirnos poco a poco de la suave sensación de conducir un auto y saludar el futuro de los vehículos voladores de conducción autónoma; debemos producir más y reducir costos de manufactura (necesitamos robots que produzcan más robots y cuesten menos).

¿Pero no sería dar demasiado poder a los robots? La amenaza de Skynet siempre está a un test de Turing de distancia. Pero para Cummings, el verdadero riesgo a resolver en cuanto a tecnología son los hackers y terroristas. Existen hackers que afirman poder asumir control de un aeroplano utilizando Android. ¿Qué les impediría secuestrar un auto volador en pleno vuelo? El reto, pues, es hacer que esa tecnología sea lo más autónoma, a la vez que lo más segura posible.

Por ahora, el prototipo de vehículo terrestre-aéreo no se parece nada al DeLorean de Back to the Future, sino a un auto deportivo con alas desplegables. No está nada mal, pero, ¿se imaginan un embotellamiento vial a mil metros de altura con conductores ebrios a bordo de pequeños jets? Mientras esperamos los autos voladores, podríamos aprovechar el tiempo aprendiendo a conducir civilizadamente (y practicar paracaidismo).