*

X
La Smart TV de Samsung tiene una función para grabar y compartir tus conversaciones con "terceros". Nos acercamos a un punto en el que "todo lo que digamos podrá ser usado en nuestra contra", aunque lo digamos en la privacidad de nuestro hogar

samsung-adhub2

En lo que parece ser un pequeño escándalo de privacidad, se ha revelado que la televisión SMART de la empresa Samsung cuenta con una función que le permite grabar y compartir a terceros tus conversaciones cuando esta activado el reconocimiento de voz (algo que permite que los usuarios controlen la TV con la voz). Según la política de privacidad, se podrá compartir conversaciones a terceros cuando el aparato detecte "palabras habladas que incluyan información personal o sensible". Esto deja a la TV inteligente de Samsung una enorme amplitud para juzgar qué es "sensible", lo cual puede ser insignificante, ya que "personal" es toda la información.

 

samsung-screen

 

Samsung no ha explicado con quién comparte esta información, sólo se dice que se podrá compartir a terceros; evidentemente esto genera especulación sobre que puede tratarse de la policía o, especialmente, de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que ha implementado un programa de espionaje global a través de sitios de internet como Google o Facebook y mediante proveedores de telefonía celular como Verizon. 

Claramente hemos llegado a un punto de alarma orwelliana, o justamente a lo que advertía Philip K. Dick cuando escribió: “Llegará un momento en que no será ‘Me están espiando a través de mi telefóno’. Eventualmente será: ‘Mi teléfono me está espiando a mí'". 

Como advierten algunos analistas quizás el problema no sea tanto esta particular TV, ya que Samsung puede luego explicar que el tercero de su política es inocuo y se trata sólo de algún aspecto técnico o en el espíritu de ofrecer un servicio al usuario. Pero esta tecnología de transmisión de conversaciones sensibles a terceros es un prototipo de espionaje y una forma nueva de penetrar la privacidad de los usuarios. En otras palabras, no es tanto cómo está siendo usada ahora sino cómo podrá ser usada después, una vez que nos acostumbremos a este feature de  reconocimiento de voz (que nos coloca en ese estado sensible inmortalizado por las películas en nuestra propia sala de estar: "Todo lo que digas podrá ser usado en tu contra"). Algo similar ocurrió con Facebook: si desde un principio hubiéramos sabido que nuestra información iba ser vendida a diferentes marcas o usada por agencias del gobierno, no nos hubiéramos quedado en esta red social. Una vez que supimos de qué se trataba el juego, para muchos ya era demasiado tarde, ya que habían asimilado este medio como parte íntima de su vida (ahí dentro, una vida) y romper con Facebook ya no era tan fácil. Son cosas que, de todas maneras, no es demasiado tarde para replantear. 

 

 

 
Te podría interesar:

Chileno hizo pasar canción de Digimon por cita de Steve Jobs; el resultado: un dilema filosófico

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/10/2015

En la red, basta que un número considerable de personas crean en algo para que se convierta en una realidad

frases de steve jobs digimon

La cualidad de exponer conceptos que uno desea que sean verdad en vez de exponer los hechos reales (Truthiness) es la postura filosófica del comediante Stephen Colbert con respecto a la información de internet y, para este caso, la postura de un chileno que intentó probarle al mundo lo absurda que puede llegar a ser nuestra “verdad” cuando un número considerable de personas creen en algo y lo vuelven real.

Hace unos cuantos días Nicolás Sanhueza, un usuario chileno de Twitter, confesó haber adjudicado una cita falsa durante años a la mente brillante de Apple, Steve Jobs. La frase textualmente --y para ridiculizar aún más nuestra capacidad de copypestear lo que leemos en la red-- dice: "Si tu lo deseas puedes volar, sólo tienes que confiar mucho en ti y seguir".

La cita, que en realidad es parte del opening de la animación Digimon, ha viajado desde 2011 en la red firmada por Steve Jobs, luego de que Nicolás la añadiera a Wikiquotes con una fuente igualmente falsa: 

Duró años en el sitio de Wikiquotes… El sitio web del respetable diario español El Mundo puso la frase en uno de sus artículos dedicados a la muerte de Jobs… Con el tiempo ya no sólo gente en Twitter estaba usando la frase. Apareció en blogs dedicados a recopilar frases de Steve Jobs o frases de vuelo. En artículos dedicados a emprendimiento. En un discurso en una graduación de ingenieros en una universidad española. Incluso llegó al inglés, como If you want it you can fly, you just have to trust you a lot, explicó.

frases de steve jobs

La cultura hebrea creía que la verdad se encontraba determinada por la fidelidad de cada individuo; una cualidad propia de las personas que inspiran confianza o son de fiar debido a su calidad de compromiso. En la red se entiende algo similar respecto de la información que creemos verdadera: consideramos si es verídica o no dependiendo de si las páginas web y autores nos parecen de fiar. Sin embargo, difícilmente sabemos quién está escribiendo detrás del ordenador que lanza las ideas al mundo virtual, quién está en este preciso momento escribiendo esto, para ti, y con qué fines. En internet no se tiene ni una mínima certeza de lo que se está absorbiendo, y esto tal vez esté cambiando nuestra concepción de “verdad” absoluta por una verdad “consensual” (propiamente dicho de consenso: lo arreglado y/o aceptado).

El concepto de Wikiality nació de la filosofía Truthiness de Stephen Colbert quien durante su programa de TV de sátira cómica la describió como “la verdad por consenso”, aludiendo al modelo de aprobación consensual de la información en Wikipedia. Durante su programa Colbert pidió a su público editar una página de Wikipedia (lo cuál se logró fácilmente) para probar que en el mundo virtual existe una especie de contrato consensual entre el lector y la información redactada en esta página, y que cualquier argumentación o afirmación virtual que considerásemos verdadera dentro de ella se estaría creyendo de forma emocional o intuitiva entre las dos partes (quien escribe y quien lee), sin tener evidencia o lógica al respecto:

Todo lo que necesitamos hacer es convencer a una mayoría de personas de que algunos hechos son verdad… Lo que estamos haciendo es llevar la democracia al conocimiento.

A estas alturas cualquier sujeto puede poner en boca de algún difunto famoso las palabras correctas para motivar al mundo entero y que esto se convierta en verdad absoluta. Lo que es universal entre los hombres lleva su parte de verdad; y esto, quizás, abra un nuevo portal en la infinidad de cuestiones sobre la realidad: ¿se está convirtiendo nuestra verdad en un contrato emocional entre el lector y el redactor detrás de cada página web? Al final todos creemos lo que nos place.