*

X
Seedfeeder podría ser un freak o solamente alguien interesado genuinamente en la educación sexual del mundo; lo cierto es que su trabajo pulula en la red casi como la versión gráfica oficial de nuestra sexualidad

seedfeed

Hoy en día Wikipedia cumple la función de educadora de millones de personas para todo tipo de información, incluyendo el sexo (en los casos en que el maestro no es el porno). La gran enciclopedia colectiva cuenta con el trabajo voluntario de una discreta leyenda de la ilustración: "Seedfeeder", cuyos diseños ilustran decenas de artículos sobre sexo y todas sus variantes (un Kamasutra gráfico secular para la supercarretera de la información).

Algunos ejemplos de las ilustraciones de Seedfeeder, las dos variantes más comunes del "tercio". Por ejemplo actos sexuales novedosos, en parte influencia del porno, en parte de la comedia y el slang: el tea-bagging. Para los que buscan ir más allá y experimentar con posiciones poco ortodoxas, algo que se llama "el ostión vienés" o varios fetiches.

No es que el estilo de ilustraciones de Seedfeeder sea especialmente artístico (hay poca poesía en sus líneas), pero es de notar su trazo eficiente, realista y apto para la educación sexual. Sus gráficas de vectores de gran limpieza lo han hecho toda una estrella de culto en internet, como claramente muestra este artículo de Gawker que reflexiona sobre su obra completa.

 

 

Te podría interesar:
Un nuevo estudio dice que Facebook puede conocerte mejor que tus amigos o tu familia con sólo analizar tus likes. Pero lo único que puede saber es quién te gustaría ser

2f190d3cf62bf6009ba16ff60cf4d1f352102d

Si en Facebook te gusta una página sobre activismo social, otra sobre meditación y otra sobre hamburguesas, ¿qué dice de ti? No mucho. O al menos no mucho sobre lo que realmente eres tú --si, como la mayoría de las personas, utilizas tu perfil de Facebook como un escaparate de lo que te gustaría ser o de lo que quieres que las demás personas piensen que eres. Esta información, sin embargo, para Facebook dice muchísimo.

En un estudio publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Science, investigadores de Stanford y Cambridge encontraron que al analizar los “me gusta” de un usuario de Facebook, una computadora puede predecir varios aspectos de su personalidad, incluso más precisamente que lo que podría saber un amigo o un familiar.

Por ejemplo, si te gusta Salvador Dalí, las TED Talks o el new age, de acuerdo al algoritmo eres una persona “abierta a experiencias nuevas”; si te gusta la fiesta, bailar o el hip hop, eres “altamente extrovertido”. Entre más likes tengas, más supuestamente transparente eres para Facebook. Si le diste “me gusta” a 10 páginas, la computadora sabe más de ti que un colega de trabajo; si tienes 70, más que un amigo; 150, más que un padre o hermano; y con 300, más que tu pareja.

Sin embargo, lo anterior podría ser casi enteramente falso. Los algoritmos asumen que la persona que da esos “me gusta” es un buen juezScreen shot 2015-01-15 at 6.31.10 PM de su propia personalidad, lo cual sólo es cierto cuando las personas están dispuestas a proporcionar autojuicios verdaderos. Y ello difícilmente sucede.

Que “te guste” la meditación en Facebook muy probablemente significa que quieres que la gente te vea como una persona que le gusta la meditación, no que la practiques o la tomes en serio. Que “te gusten” las citas de Gandhi en Facebook no significa que las lleves a la práctica en ningún sentido. Pero Facebook cree que sí. Es lo único que puede creer porque, al final del día, es sólo una herramienta más para tu “autoverificación”.

Lo que estos estudios prueban es que sí, las computadoras acabarán por conocernos exactamente como nos gustaría que los demás nos conocieran, y el lazo entre uno mismo y su persona virtual se estirará como la más flexible de las ligas, hasta que uno de los extremos pierda de vista al otro. Pero Facebook te cree, así que puedes seguir construyendo tu perfil ideal sin miedo a la autohipérbole. Por ahora.