*

X
El mundo está infatuado con los gatos y tener uno fotogénico, con una expresión adorable o hasta irritable, puede significar millones de dólares

Grumpy_Cat_3000663b

 

La malencarada expresión de este gato ha sido una bendición económica para su dueña. En un mundo mediático infatuado con los gatos, este minino llamado "Tardar Source" pero mejor conocido como "Grumpy Cat" es un activo que supera en ingresos a celebridades como Gwyneth Paltrow e incluso a Cristiano Ronaldo, según señala The Telegraph.

Tabatha Bundesen de Morriston, Arizona, ha podido dejar su trabajo de mesera y simplemente dedicarse a regentear a su gato gruñón, quien aparece en películas, comerciales e incluso libros. Como si se tratara de una joven estrella que despunta en alguna disciplina artística o deportiva, Bundesen señala: "Lo que ha logrado en tan poco tiempo es impresionante", sugiriendo que "Tardar" no ha tocado su techo.

La expresión en inglés "cash cow" (vaca de dinero) debería tener también una variante de "cash cat", ya que seguramente en esta era donde algunos gatos logran más views de Youtube que cantantes de música pop, muchos gatos engordarán las arcas de sus dueños.

 

 

Te podría interesar:
Un nuevo estudio dice que Facebook puede conocerte mejor que tus amigos o tu familia con sólo analizar tus likes. Pero lo único que puede saber es quién te gustaría ser

2f190d3cf62bf6009ba16ff60cf4d1f352102d

Si en Facebook te gusta una página sobre activismo social, otra sobre meditación y otra sobre hamburguesas, ¿qué dice de ti? No mucho. O al menos no mucho sobre lo que realmente eres tú --si, como la mayoría de las personas, utilizas tu perfil de Facebook como un escaparate de lo que te gustaría ser o de lo que quieres que las demás personas piensen que eres. Esta información, sin embargo, para Facebook dice muchísimo.

En un estudio publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Science, investigadores de Stanford y Cambridge encontraron que al analizar los “me gusta” de un usuario de Facebook, una computadora puede predecir varios aspectos de su personalidad, incluso más precisamente que lo que podría saber un amigo o un familiar.

Por ejemplo, si te gusta Salvador Dalí, las TED Talks o el new age, de acuerdo al algoritmo eres una persona “abierta a experiencias nuevas”; si te gusta la fiesta, bailar o el hip hop, eres “altamente extrovertido”. Entre más likes tengas, más supuestamente transparente eres para Facebook. Si le diste “me gusta” a 10 páginas, la computadora sabe más de ti que un colega de trabajo; si tienes 70, más que un amigo; 150, más que un padre o hermano; y con 300, más que tu pareja.

Sin embargo, lo anterior podría ser casi enteramente falso. Los algoritmos asumen que la persona que da esos “me gusta” es un buen juezScreen shot 2015-01-15 at 6.31.10 PM de su propia personalidad, lo cual sólo es cierto cuando las personas están dispuestas a proporcionar autojuicios verdaderos. Y ello difícilmente sucede.

Que “te guste” la meditación en Facebook muy probablemente significa que quieres que la gente te vea como una persona que le gusta la meditación, no que la practiques o la tomes en serio. Que “te gusten” las citas de Gandhi en Facebook no significa que las lleves a la práctica en ningún sentido. Pero Facebook cree que sí. Es lo único que puede creer porque, al final del día, es sólo una herramienta más para tu “autoverificación”.

Lo que estos estudios prueban es que sí, las computadoras acabarán por conocernos exactamente como nos gustaría que los demás nos conocieran, y el lazo entre uno mismo y su persona virtual se estirará como la más flexible de las ligas, hasta que uno de los extremos pierda de vista al otro. Pero Facebook te cree, así que puedes seguir construyendo tu perfil ideal sin miedo a la autohipérbole. Por ahora.