*

X

Stephen Hawking: El bosón de Higgs podría destruir el universo

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/09/2014

La "partícula de Dios" podría destruir el universo, señala Stephen Hawking, pero sólo en el caso de que pudiéramos construir un acelerador de partículas gigante; de cualquier forma la física teórica, con su veta de ciencia ficción, no puede ser desdeñada

hawking

Parecería que estamos de nuevo en 2010, cuando el experimento del Gran Colisionador de Hadrones generaba lo mismo asombro científico que preocupación metafísica. El físico británico Stephen Hawking, quien se ha convertido en el gran comentador de los acontecimientos científicos de la prensa de su país, ha descrito en su nuevo libro, Starmus, 50 Years of Man in Space, un escenario en el que el bosón de Higgs, la llamada "partícula de Dios" que es considerada el fundamento de la masa en el universo, podría precipitar la destrucción del universo.

"El potencial de Higgs tiene la inquietante característica de que puede volverse mega-estable a una energía superior a los 100bn giga-electron-volts (GeV). Esto podría significar que nuestro universo podría empezar a decaer catastróficamente en el vacío , con una burbuja de vacío real expandiéndose a la velocidad de la luz. Esto podría pasar en cualquier momento y no lo veríamos venir", señala Hawking.

Ahora bien, después de esta hipótesis de alto impacto, que ha vuelto a generar un eco mediático desproporcionado vía The Daily Mail, Hawking aclara en su libro que esto no ocurrirá en un futuro cercano, ya que para que se obtenga un estado de energía superior a los "100bn giga-electron-volts (GeV)" es necesario un acelerador de partículas más grande que la Tierra, algo que "no es muy probable que se construya dado el clima económico actual".  Lo cual nos deja un poco en una zona liminal en la que quizás lo mejor es tomar con humor los comentarios de Hawking.

Así que el bosón de Higgs puede destruir el universo, pero por el momento necesita que una civilización extraterrestre se dedique a construir un inmenso acelerador de partículas. Algo que es concebible que podría ocurrir en alguna parte del universo junto con innumerables variables que van más allá de nuestro alcance cognitivo.

Durante el tiempo en que se inició el experimento para encontrar el bosón de Higgs en el laboratorio CERN, ya se había barajado la posibilidad de que generara un agujero negro. Aquí un ilustrativo video que muestra este escenario. 

Te podría interesar:
Científicos sugieren que el agua podría ser más abundante de lo que se creía en el universo, siendo un ingrediente común en la formación de sistemas planetarios

cleeves2HR--644x480

Agua, agua en todas partes, y todos los planetas pueden tomar un trago. "La rima del antiguo marinero", S. T. Coleridge

Cada tanto nos topamos con un dato que nos hace asombrarnos y redimensionar nuestra pertenencia a la inmensidad del cosmos. El Sol, que tiene 4.6 mil millones de años, es el objeto más viejo de nuestro sistema solar, el cual nació de una nube de polvo en el espacio que fue acumulándose en un disco y a partir del efecto gravitacional de este disco --que se convirtió en el Sol-- se formaron los planetas. Pero al parecer la mitad del agua de nuestro planeta tiene un origen más antiguo.

Un nuevo modelo científico sugiere que el agua fue heredada de un suministro de hielo interestelar al tiempo que el Sol se estaba formando. Esto significa que la humedad de nuestro sistema solar no era el resultado de condiciones en el disco protoplanetario (en la nebulosa solar), sino una característica regular de la formación planetaria.

Investigadores del Institución Carnegie recrearon en laboratorio las condiciones químicas del nacimiento del Sistema Solar y se fijaron en el deuterio, un isótopo del hidrógeno. Encontraron que los índices de ese elemento hallados en el agua del Sistema Solar en la actualidad no pueden ser fruto de los procesos químicos dentro del disco protoplanetario, lo cual significa que debió haber sobrevivido pese a la formación de nuestro sistema solar y no a partir de esto.

"La química nos dice que la Tierra recibió una contribución de agua de alguna fuente que era muy fría, sólo 10 grados sobre el cero absoluto, mientras que el Sol, siendo sustancialmente más caliente, ha borrado esta huella de deuterio o agua pesada (aquella que contiene más deuterio que hidrógeno)", dijo el investigador Ted Bergin.

Una de las implicaciones de esto tiene que ver con la posibilidad de que el agua sea más abundante de lo que creemos y exista en muchas parte del universo, lo cual, bajo nuestro modelo paradigmático, sugiere que la vida es harto común en el cosmos. "Las implicaciones de este hallazgo es que parte del agua del Sistema Solar ha sido heredada del ambiente del que nació el Sol y le precedía. Si la formación de nuestro sistema es típica, esto implica que el agua es un ingrediente común durante la formación de todos los sistemas planetarios",  dijo Ilsedora Cleeves, de la Universidad de Michigan.

Aunque el agua que bebemos no tiene estrictamente 5 mil millones de años, sí es el resultado de esa protoagua del hielo interestelar en la nebulosa solar. Hay una cierta memoria en la evolución  --una resonancia mórfica-- y cuando bebemos un vaso de agua o entramos al mar estamos interactuando con un antiquísimo proceso universal, del cual nosotros somos parte.