*

X

Neurocientíficos descubren diferencia entre la memoria y la imaginación

Por: pijamasurf - 09/01/2014

La imaginación y la memoria se entrelazan en el origen del pensamiento, pero un nuevo estudio ha notado sutiles diferencias para estas facultades cognitivas, ubicando por primera vez el lugar en el cerebro donde ocurre la imaginación

mri_1

Siendo las dos funciones más elevadas de la mente, la memoria y la imaginación tienen una estrecha relación en el pensamiento humano. Muchas veces estas dos facultades se han confundido, no sin razones: muchos han creído que la imaginación es sólo otro aspecto de la memoria.  En este sentido, un estudio realizado con personas amnésicas mostró que su capacidad de realizar un ejercicio de imaginarse en una serie de situaciones y lugares se vio comprometida, lo cual resulta lógico ya que, sin memoria, no tenemos la materia prima, la cosa mentale para completar un escenario imaginario.

Por otro lado se ha comentado, con cierta ironía, que en realidad la memoria es una forma de imaginación, ya que al recordar recreamos lo que vivimos, a veces hasta el punto de almacenar recuerdos completamente falsos; ciertamente, cada vez que llevamos a la mente un recuerdo, que lo imaginamos, lo hacemos otro, incluso al nivel del cableado sináptico. Al procesar información y almacenarla, siempre interviene la observación que altera lo observado.

Hasta hace poco se creía que la memoria y la imaginación eran procesadas por la misma parte del cerebro y formaban una misma tarea cognitiva, pero un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Brigham Young ha descubierto que la parte del cerebro donde ocurre la imaginación es funcionalmente distinta de un proceso relacionado como la memoria. El estudio observó la actividad cerebral de personas recordando experiencias específicas y colocándose en situaciones novedosas bajo resonancias magnéticas.

Según Stefania Ashby, quien propuso el estudio, el interés era determinar "si la imaginación es sólo tomar memorias pasadas y combinarlas de manera diferente para formar algo que nunca se ha experimentado". 

Observando las resonancias magnéticas de sujetos haciendo tareas de memoria o de imaginación se pudo determinar que, si bien ambas funciones ocurren en áreas cercanas en los centros profundos del cerebro, existen importantes variaciones en las regiones del hipocampo que se activan. El hipocampo parece distinguir entre el acto de recordar el pasado y el de imaginar el futuro; en el caso de la imaginación se activan las regiones frontales y en el caso de la recordación, el área del parahipocampo y la región del cíngulo. 

Históricamente,la memoria y la imaginación han sido consideradas como las facultades mentales más altas. La importancia de la memoria puede apreciarse en que la diosa Mnemósine, personificación de la memoria, es la madre de las musas y a través de ellas es que podemos hablar e inspirarnos, según la mitología griega. Platón consideraba a la memoria como una cualidad divina: el conocimiento mismo no era más que el recuerdo, el registro activado de las ideas o formas con las que se creó el mundo.

La imaginación --diferenciada de la fantasía--, por su parte, fue considerada como un órgano de percepción capaz de acceder a los mundos sutiles, al reino celestial, y como tal participa de la divinidad, según la filosofía neoplatónica.

Según John Holland, padre de los algoritmos genéticos, "la verdadera esencia de una ventaja competitiva, sea en el ajedrez o en la actividad económica, es el descubrimiento y la ejecución de jugadas en un escenario ficticio". Si bien existe cierta diferencia, queda claro también que la imaginación se alimenta de la memoria, y poder acceder de manera diáfana a recursos mnemónicos aumenta la capacidad de imaginar y simular escenarios útiles.

 

 

Te podría interesar:

¿Se deberían regular los nombres usados para comercializar la marihuana?

Por: pijamasurf - 09/01/2014

La marihuana tiene muchos, interminables nombres, pero si lo que buscas es marihuna medicinal, quizá quieras estar seguro de lo que estás comprando

maria3

A medida que la marihuana se empieza a volver legal, quienes la siembran buscan cada vez nombres más atractivos para comercializar sus propias variedades.

La marihuana siempre ha tenido múltiples apodos, y más porque mientras permanecía en la ilegalidad había que referirse a ella con nombres clave o, al menos, eso lo hacía todo más enigmático y divertido. Nombres memorables como purple haze o maui waui pueden permanecer rebotando en tu cabeza por décadas.

La marihuana que consumimos proviene principalmente de dos variedades: la indica, la cual se asocia a cierto efecto de placentera somnolencia, y la sativa, que se piensa da a los usuarios más energía. Cientos de híbridos provienen del cruce y el enredo de estas dos ramas.

Con ayuda de Leafly.com, el LA Times ha producido un infográfico interactivo que agrupa cientos de variedades por su procedencia y efectos. Como el gobierno de Estados Unidos no permite actualmente registrar los nombres de marihuana como marcas, estas pueden cambiar de nombre de un día para otro, si se considera que no son lo suficientemente atractivas para el público.

infomaria

Todo esto es un problema para la marihuana medicinal, pues si confío en una variedad y de pronto esta cambia de nombre o me dan gato por liebre, no voy a tener el efecto deseado. El estatus médico de la marihuana reclama estandarización, pero todo esto tiene también un lado oscuro: si se puede registrar un nombre y una cepa específica, pronto todo entrará en el campo de las farmacéuticas y su control casi monopólico sobre nuestra salud.