*

X

Estos escorpiones diminutos viven en tus libros viejos

Por: pijamasurf - 09/06/2014

Los "escorpiones de libro" o "pseudoescorpiones" habitan dentro de los libros viejos y hacen una labor invaluable de control de plagas allí dentro

book-scorpion

Para añadir vida, terror e imaginación a los libros viejos que están tautológicamente guardados en estanterías de bibliotecas y casas existen los llamados “escorpiones de libro”, que los recorren sin cansancio.

Propiamente llamados “pseudoescorpiones”, estas criaturas diminutas aman el entrañable olor a libro viejo, porque los libros viejos contienen pulgas de libro y ácaros del polvo. En realidad, estos insectos hacen una labor invaluable de control de plagas, y no son realmente escorpiones: no pueden lastimarnos. Parecen alacranes por sus largas pinzas que miden el doble de su cuerpo, pero no tienen cola ni aguijón.

De las 3,300 especies de pseudoescorpiones, la más común es la llamada Chelifer cancroides, que se encuentra en todo el mundo y no crece más de 4 milímetros de largo. Pero a pesar de su tamaño miniatura, el ch. cancroides puede cargar sobre su cuerpo almanaques enormes o enciclopedias.

Desde que se hicieron famosos, los pseudoescorpiones han sido objeto de ternura para algunos y de horror para otros. Pero este video (ridículamente) los revindica:

 

Te podría interesar:

10 vicios de nuestra sociedad que, increíblemente, seguimos aceptando

Por: pijamasurf - 09/06/2014

Socialmente nos hemos ido adhiriendo a un modelo que legitima profundos vicios, que ya forman parte de nuestra "naturaleza cultural"

Just Society

¿Alguna vez te has detenido a observar tu vida y tu entorno cultural? ¿Alguna vez te han parecido cuestionables o, por lo menos extrañas, ciertas prácticas socioculturales? ¿En realidad consideras que el modelo que nos rige como sociedad y que define aspectos fundamentales de nuestra existencia colectiva, por ejemplo la economía o la religión, es idóneo o siquiera justificable?

El legado cultural, la transmisión de conductas sociales y la comodidad existencial son tres de los ingredientes básicos que terminan por dar vida a un fenómeno tan lamentable como increíble: la aceptación autómata de premisas y pautas miserables. Más allá de nuestras circunstancias individuales, de tus creencias e ideología, la actual realidad involucra una serie de condiciones deplorables ante las que, increíblemente, nos sometemos. 

Basta un análisis superficial de las particularidades que caracterizan campos como el de la salud, la política, la economía o los medios, para al menos preguntarte si no habría mejores maneras de organizar nuestra realidad social. Sin embargo, muchos de estos vicios ya están suficientemente impregnados en la cotidianidad y ya ni siquiera tienen que luchar por mantenerse, pues son aceptados, inconcebiblemente, por la mayoría de nosotros o, peor aún, pasan completamente desapercibidos.

En torno a este fenómeno, la iniciativa The Free World Charter advierte la presencia de al menos 10 situaciones inadmisibles que aceptamos de manera casi natural en nuestra sociedad, y que tendrían que ser tajantemente transformadas para aspirar a mejores condiciones colectivas. A continuación los puntos:

Le damos prioridad al dinero y a la economía por sobre elementos básicos para la existencia como la calidad del aire, del agua, del alimento y el medio ambiente.

Formamos parte de un sistema de mercado que atenta contra la vida de millones de personas. 

Dividimos el mundo en "secciones" geopolíticas de acuerdo a agendas cuestionables y luego combatimos por definir quién posee dichas porciones de planeta. 

Creamos un rol identitario, el militar, que faculta a estas personas a asesinar legalmente a otros seres humanos.

Torturamos y matamos a millones de animales con pretextos de alimentación, vestido y avances científicos.

Enviamos a nuestros hijos a que pasen toda su infancia adheridos a espacios (escuelas), memorizando datos y desarrollando habilidades que tal vez jamás utilizarán.

Imponemos a los padres una presión socioeconómica que termina por obligar a su ausencia durante la etapa de crecimiento de sus hijos.

Profesamos cientos de religiones excluyentes que intentan monopolizar la verdad absoluta de las cosas. 

Se privilegian conductas nocivas, como la ambición o la competencia, por sobre otras como la colaboración y la generosidad. 

Cualquiera que tenga una buena idea, puede prevenir que otros le saquen provecho con el argumento de mantener los derechos de monetizarla.