*

X

"Mirage Men", el documental que expone el fenómeno OVNI como un hoax creado por el gobierno

Arte

Por: pijamasurf - 08/22/2014

Uno de los mejores documentales en abordar el fenómeno OVNI y su pantanosa membrana de desinformación, paranoia y agendas ocultas puede verse en internet: "Mirage Men"

Men in Black … not so far from the truth, according to Mirage Makers.

¿Podría ser el fenómeno OVNI una útil arma de distracción masiva, un mito moderno para controlar a los ciudadanos y mantenerlos en un estado mental favorable para el poder, lejos de la inmediatez y las cosas que verdaderamente los conciernen? Esto es lo que parece revelar el documental Mirage Men. Bajo la tesis de que la ufología es un intrincado espejismo generado por agencias de inteligencia --sumadas a los sistemas de creencias y la tendencia humana a considerarlos una realidad inequívoca--, este documental reúne convincente evidencia y testimonios de "whistleblowers" que parecen concluir que el Departamento de Defensa de Estados Unidos y otros países al menos han fomentado la percepción de que existen naves espaciales extraterrestres sobrevolando nuestro planeta.

Mirage Men sugiere que el meme de los extraterrestres es un proyecto de más de 60 años de agencias de inteligencia, "un arma de decepción masiva" o una "psy-op" que ha germinado una nueva mitología capaz de cautivar las mentes de todo tipo de personas, incluyendo los propios agentes. Es una de las mejores historias jamás contadas, porque apela a una profunda intuición y a un substrato psíquico arquetípico.

El documental cuenta con el testimonio de Richard Doty, un oficial de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos que se infiltró en los círculos ufológicos. Doty decía a los investigadores de OVNIs que si cooperaban con él les diría lo que el gobierno "realmente" sabe. Con sólo estimularlos un poco, muchos investigadores tejieron estrambóticas historias de abducciones, bases subterráneas y pactos con civilizaciones galácticas. 

El caso más sonado es el de Paul Bennewitz, un exitoso empresario de la electrónica que empezó a captar extrañas señales en un equipo amateur, que interpretó como de origen extraterrestre. Bennewitz vivía a un lado de la base militar de Kirtland y, como buen patriota, contactó a la Fuerza Armada. En vez de pedirle que parara (ya que, en cierta forma, estaba espiando), los oficiales se mostraron deferentes y lo motivaron a seguir haciendo su investigación. Años después Bennewitz estaba interpretando idiomas alienígenas y detectando zonas en donde se habían derribado naves, utilizando software que le habían dado los militares. Esto terminó llevándolo a un hospital psiquiátrico.

El autor del libro Mirage Men --en el que se basa el documental--, Mark Pilkington, aclara que en estas zonas pantanosas de la paranoia nada es lo que parece. El caso de Richard Doty es enigmático. "Algunas cosas de las que habla son verdad pero estoy seguro que muchas otras no, o son sólo versiones. No tengo duda de que Rick estaba en la parte baja de la escalera que se extiende hasta Washington. No estoy seguro hasta qué punto estaba siguiendo órdenes o tomando el asunto en sus propias manos".

Claro que Pilkington y los agentes que aparecen en el documental podrían ser dobles agentes y estar haciéndonos creer que el tema es falso para poder ocultar la verdad en otra capa, y así hasta el infinito en una casa de espejos o en una cebolla de supercuerdas... Y lo que es indudable es que el universo y sus posibilidades son más vastas del poder computacional de nuestra mente, así que resulta igualmente ridículo pensar que esto comprueba que no existen extraterrestres en este plano. El documental solamente muestra que el gobierno ha participado influyendo en la colectividad para que se difunda esta creencia.

Recomendamos mucho ver este documental, sin duda uno de los mejores y más serios esfuerzos de penetrar en la madriguera del conejo, entre la desinformación y la singularidad cósmica.

Te podría interesar:

50 años de que Dylan conoció a Los Beatles, les dio a probar mariguana y cambió la historia de la música

Arte

Por: pijamasurf - 08/22/2014

El viernes 28 de agosto de 1964, Dylan y Los Beatles se conocieron en una habitación del Hotel Delmonico en Nueva York. Esto fue lo que ocurrió

beatbob

El viernes 28 de agosto de 2014 se cumplen 50 años del mítico encuentro entre Dylan y Los Beatles en el Hotel Delmonico en Nueva York. Medio siglo desde que Bob Dylan les diera mariguana a los integrantes del grupo de pop (presuntamente) por primera vez, y cambiara el rumbo de la historia de la música.

El encuentro fue arreglado por el nada despistado periodista Al Aronowitz, quien estaba cubriendo las actividades de Dylan y le pareció un perfecto acontecimiento con futuro en una historia. Del encuentro, John Lennon reportó:

Bob Dylan creía que el coro de “I Want to Hold Your Hand” que dice “I can’t hide” ("No puedo esconderme") en realidad decía “I get high” ("Me 'elevo'”). Vino y nos dijo: “Bueno, muchachos, traigo muy buena yerba”. ¿Cómo podía caerte mal un tipo así? Creía que usábamos drogas. Fumamos y nos reímos toda la noche. Bob se la pasó contestando el teléfono con la frase: “Aquí está la Beatlemanía al habla”. Era ridículo. No recuerdo muy bien de qué hablamos; sólo estábamos ahí siendo rocanroleros, fumando marihuana, bebiendo vino y pasando un buen rato; algo surreal. Recuerdo un momento en que Dylan traía demos de sus canciones y nos puso algo y me decía: “Hey John, escucha la letra” y yo le dije: “¿La letra? ¿A quién le importa la letra? Estamos fuera de nosotros mismos ¿y tenemos que poner atención a letras? ¡Escucha el ritmo! ¡Eso es todo!".

El análisis del encuentro fue que, a partir de ese momento, Los Beatles dejaron atrás sus canciones infantiles (i. e. “I Want to Hold Your Hand”) y cruzaron las puertas de la percepción. Por su parte, Bob Dylan se encaminó a crear folk-rock e importar la conciencia social de la música tradicional norteamericana hacia la escena del rock proporcionando, según The Guardian, lo que serían himnos nacionales para la contracultura.

beatles-with-manager_big_1311867724.49-e1409212550465

El mítico encuentro fue inmediatamente concebido como emblemático, como un suceso decisivo y definitorio en la cultura del rock. Aronowitz mismo luego declararía que: “Hasta el advenimiento del rap, la música pop estuvo en gran medida derivada de esa noche en el Delmonico. Esa noche no sólo cambió la música pop; cambió los tiempos”.

Pero como apunta The Guardian, la verdad es más prosaica. El encuentro de Dylan y Los Beatles estaba destinado a ocurrir en algún momento (como sucedió posteriormente con Elvis), ya que eran los personajes más importantes del planeta en ese entonces y cruzaban caminos todo el tiempo.

Sin embargo, la humanidad necesita fechas y parteaguas precisos; “momentos Zarathustra” en donde todo parece cambiar. La experiencia, como apunta John, no fue tanto un intercambio de ideas y puntos de vista, sino una buena juerga entre colegas. Una juerga que, no obstante, tuvo consecuencias importantes en la música y en lo que sería de las reflexiones de los escuchas.

A partir de ese encuentro en el Delmonico –el más moderno y meta de todos los eventos pop–, Los Beatles empezarían a cocinar álbumes como Rubber Soul y luego el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, y Dylan su tan criticada etapa de “electrificación” en Bringing It All Back Home.

Pero dejemos hablar a Los Beatles acerca de su encuentro con el espantapájaros-profeta cantante de folk: