*

X

Hello Kitty no es un gato y no es japonesa

Por: pijamasurf - 08/27/2014

Desconfía de todo: a veces la ruptura de paradigmas ocurre en los lugares más inesperados

kitty

Según sus creadores, Hello Kitty es una niña inglesa.

El personaje cumple 40 años en 2014, y para celebrarlo se presentará una gran retrospectiva con arte temático y promocional del personaje en Los Ángeles. Y a pesar de que, desde su creación en 1974, el personaje gatuno es tan ubicuo en la cultura popular como Mickey Mouse, sus orígenes se clarificaron por un curioso error.

Christine R. Yano, antropóloga de la Universidad de Hawaii, preparaba un texto para presentar en la retrospectiva de Hello Kitty. La académica describía a Hello Kitty como un gato, un gatito si se quiere, pero felino. La compañía Sanrio se apresuró a corregir el guión de Yano, como cuenta en entrevista con el LA Times.

"Hello Kitty no es un gato", le dijeron, "es un personaje de caricatura. Es una niña pequeña. Es una amiga. Pero no es un gato. Nunca se le ve a cuatro patas. Camina y se sienta como una criatura de dos piernas. De hecho tiene una mascota propia, llamada Charmmy Kitty".

Y por si fuera poco, la pequeña niña tampoco es japonesa. Según Yano, cuando Sanrio creó al personaje en los 70, los japoneses estaban enamorados de la cultura británica, pues para ellos "representaba la quintaesencia de la infancia idealizada...".

Su biografía oficial afirma que el personaje se llama Kitty White y vive en Londres con sus padres, George y Martha, además de su hermana gemela, Mimmy.

Para ahondar en la historia, pueden consultar el libro de Yano sobre el personaje: Pink Globalization: Hello Kitty’s Trek Across the Pacific.

 

Te podría interesar:

Esta es Hyperlapse, la nueva app de Instagram para crear time-lapses

Por: pijamasurf - 08/27/2014

Tener Hyperlapse es como contar con un equipo de 15 mil dólares para estabilizar video; todo al alcance de tu mano

Por fin, Instagram ha revelado su nueva app, Hyperlapse, la cual, utilizando un ingenioso algoritmo, hace que tu teléfono pueda crear time-lapses que parecen haber sido rodados por Scorsese. Antes necesitabas un Steadicam o un tracking rig de 15 mil dólares para hacer lo que hoy puedes hacer con tu iPhone.

Thomas Dimson es un analista de datos para Instagram, pero también es un geek de la foto y las películas. Fue en Instagram que se reencontró con Alex Karpenko, quien les había vendido la primera tecnología de estabilización de imágenes creada para teléfonos móviles. Pronto vieron que el potencial de esta tecnología rebasaba las posibilidades de Instagram como aplicación.

Hyperlapse-UICuando salió el iPhone 4, era uno de los primeros teléfonos móviles que podían grabar video en HD, pero era casi imposible lograr filmaciones en las que la imagen no temblara. Karpenko, que realizaba su doctorado en Stanford, supo de inmediato que la estabilización de imagen era la respuesta. Pero esta tecnología era imposible de aplicar en dispositivos móviles. La estabilización algorítmica de imágenes necesitaba gran poder de procesamiento, pues los programas analizan cuadro por cuadro para identificar los movimientos y eliminarlos. Esto se puede hacer en un estudio de postproducción, pero era impensable para un smartphone.

El secreto, descubrió Karpenko, está en el giroscopio. En un smartphone no hacía falta un complicado algoritmo hambriento de datos, sino que se podía medir directamente el movimiento por medio del giroscopio integrado. Entonces, todo el proceso se volvió más simple y, cuando Karpenko probó el sistema filmando un punto pintado en su pared, la estabilidad resultante fue sorprendente. El truco final es simplemente recortar un poco la imagen capturada, para evitar el temblor de las orillas.

La decisión de que Hyperlapse fuera una app distinta fue para evitar que estas increíbles posibilidades simplemente se perdieran entre las opciones de Instagram. Hyperlapse es, por lo demás, elegante y minimalista; sólo cuenta con un botón para empezar a grabar y, al final, la opción de cambiar la velocidad del video, de 1x a 12x. Luego puedes compartir el video instantáneamente vía Facebook o Instagram. Así como en Instagram la decisión creativa está en los filtros, en Hyperlapse está en la velocidad.

Ahora puedes hacer tomas con un grado de espontaneidad que antes era imposible debido a la necesidad de complicados aparatos. Ya sólo falta que la descargues y pruebes sus posibilidades.