*

X
Nubes que resplandecen en la noche parecen estar aumentando su presencia en cielos europeos, posiblemente debido al cambio climático

Screen Shot 2014-07-11 at 10.36.40 AM

Let us go then, you and I, / When the evening is spread out against the sky / Like a patient etherized upon a table. TS. Elliot

El fotógrafo Alexander Lukinsky tomó esta formidable imagen panorámica del cielo de Moscú hace unos días, en la que podemos observar una extraña y etérea masa nubosa cubriendo la ciudad en la noche. Esta nube brillante es lo que se conoce como noctilucente (o mesoférica polar), un fenómeno raro pero conocido por la ciencia. 

No existen observaciones registradas de estas nubes que resplandecen en la noche antes de 1885, lo cual sugiere una posible relación con un cambio climático. Ocurren a alturas de 76 a 85km más allá de la estratosfera y están compuestas de cristales de agua helada, los cuales reflejan la luz crepuscular y toman una apariencia azul plateada.

Aunque rara vez son observadas, esto parece estar ocurriendo con mayor frecuencia últimamente. El fotógrafo Christoph Malin captó este timelapse de nubes noctilucentes en Londres la semana pasada, y existen otros reportes de este aumento en ciudades europeas. 

Te podría interesar:

Un superorganismo que es una ola en el cielo (sobre el vuelo coordinado de las parvadas de estorninos)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/11/2014

El fascinante vuelo fractal de los estorninos se esparce como una ola de inteligencia colectiva

Uno de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza es el vuelo coordinado de los estorninos, llamado "sort sol" (o sol negro), en el que miles de aves vuelan como si se tratara de una sola ave, dibujando a veces en el cielo la figura de un único pájaro negro. 

Desde tiempo atrás, científicos han creído que este vuelo al unísono se diseminaba como un gas, explicando así cómo es que las aves sabían cuándo cambiar de dirección, pero una reciente investigación encabezada por Asja Jelic, de la Universidad de Roma, sugiere que el vuelo es más bien parecido a una ola que se desdobla.

Los científicos descubrieron que siempre son unos pocos pájaros los que volando cerca inician el cambio, aunque no siempre son los mismos --no hay un líder. La decisión de giro se propaga de ave a ave como una ola, a una velocidad que depende de qué tan paralelos están los senderos de las aves.

La investigación es parte de una meta-investigación sobre como la información fluye a través de grupos, y podría utilizarse en robótica y sistemas financieros.

Otra investigación relacionada, reportada hace un par de años por la la BBC, mostró que las colonias de aves (en el caso estudiado, gaviotas) aprenden a saber cuándo es seguro dormirse, creando olas de sueño que atraviesan las colonias.