*

X
Un nuevo estudio muestra que los hongos "mágicos" activan una región del cerebro similar a la que se activa durante los sueños y tienen el efecto de "disolver el ego"

roper-mushrooms-fog

La imaginaria del reino fungi nos muestra la postal de un campo opalescente de contornos curvilíneos que se extiende entre la niebla. La ligereza se combina con la iridiscencia -- la conciencia flota por las nubes y suele haber un arcoíris, ya que el hongo "mágico" es, después de todo, producido por la lluvia--. En el reino fungi la existencia es más suave y enigmática; son las languidas pinceladas del sueño que  tiñe el cielo. El hongo, ese gran cetro religioso que predata a las religiones monoteístas por miles de años y que es uno de los emblemas del espíritu de la naturaleza que se comunica con los hombres, está indisociablemente ligado con el sueño, estética y simbólicamente. Y ahora está relación cobra una nueva dimensión, según un novedoso estudio científico que ha encontrado patrones cerebrales similares entre el sueño y el estado psicodélico de la psilocibina (el principio activo de los hongos alucinógenos).

En el experimento publicado en la revista Human Brain Mapping se analizó el cerebro de voluntarios a los que se les inyectó psilocibina en comparación a un grupo de control. Según los autores del estudio (científicos del Imperial College de Londres), se descubrió que "la psilocibina incrementa la amplitud (o volumen) en la actividad de regiones cerebrales que se activan comúnmente durante los sueños y forman parte del ancestral sistema emocional del cerebro", y que los hongos psicodélicos facilitan un estado de "conciencia 'expandida' --lo cual significa el nivel de asociaciones realizadas por el cerebro y la frecuencia con que ocurren durante el estado aumentado de las drogas".

La historia de la literatura está llena de metáforas que identifican los efectos de la sustancias psicoactivas: sueños de opio, sueños de hashish, sueños preclaros de hongos o de ayahuasca. Estas sustancias parecen desgarrar el velo que divide el mundo onírico de la realidad. Y esta intuición, que coincide en la profundidad de la psique con los descubrimientos recientes, parece estar basada en que durante estos estados se produce un flujo de imágenes que arrastran a la conciencia como un río que representa realidades. Lo que los científicos llaman "un sistema ancestral de emociones" y una facilidad para realizar asociaciones, claramente tiene un paralelo con el inconsciente colectivo y con los arquetipos de la psicología jungiana. Es este componente el que hace que los sueños de algunas sustancias psicodélicas no sólo muestren imágenes oníricas y escenas surrealistas sino que sean sueños significativos, sueños cargados de símbolos, sueños que hablan al alma.

magic-mushrooms-in-fieldOtro de los aspectos comúnmente asociados con la ingesta de drogas psicodélicas es la disolución del ego y el sentimiento oceánico o de comunión con la naturaleza. Algo similar parecen haber encontrado los investigadores: "Mientras que la actividad en el sistema emocional se volvió más alta, en el sistema egoico disminuyó", lo que produce "una disminución en la sensación de tener una personalidad firme y duradera"; el ser se vuelve flexible, fluido y multidimensional. Esto les permite sugerir que existe un potencial terapéutico en los hongos psicodélicos, al "desinhibir" el sistema emocional. 

Estudios recientes han demostrado que los beneficios de tomar hongos alucinógenos son duraderos y tienen varios usos terapéuticos y posiblemente medicinales. A la luz de la evidencia, como la ciencia juega, resulta increíble que sigan estando prohibidos y que las personas que los consumen puedan ser castigados. Apenas empezamos a entrar y entender desde la visión occidenta al esta dimensión numinosa de alto potencial curativo, de medicina integral: cuerpo y alma, que por milenios han sostenido los hongos y aquellas tradiciones en las cuales tienen un papel central, sacramental. Los hongos han sido vinculados con el soma védico, con los ritos de Eleusis y descritos como la carne de dios, "teonanácatl," por las culturas prehispánicas. Pensar que no tienen nada que enseñarnos --sin necesariamente ser un vehículo panacéico-- o que no tienen lugar en el mundo de la medicina moderna y el progreso tecnológico denota la más crasa soberbia. 

Twitter del autor: @alepholo 

Te podría interesar:

Artista contrae cáncer en la glándula pineal y pinta extraordinarias obras psicodélicas

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/07/2014

Durante los seis años en los que Shawn Thornton tuvo cáncer en la glándula pineal experimentó estrafalarias visiones que documentaría en sus pinturas

 pineal4

Un extravagante caso de arte, psicodelia y "pinealidad" se registró en la vida de un estudiante de arte que contrajo cáncer en la glándula pineal. A lo largo de seis años Shawn Thornton padeció cáncer en esta glándula, un órgano protagónico en diversas tradiciones ocultistas y místicas. Afortunadamente fue operado y libró la enfermedad, pero esta etapa resultó en un peculiar legado pictórico que, en cierto modo, documenta la riqueza de la data que almacenamos en ese punto del cuerpo.

La glándula pineal mide apenas entre 5 y 8 milímetros, y se ubica entre los hemisferios cerebrales, junto en tercer ventrículo (digamos que un par de centímetros arriba de tu entrecejo y a la mitad del camino entre tu frente y tu nuca). Entre sus funciones destaca la secreción  de una hormona llamada melatonina. Además, usa la luz solar para regular nuestras frecuencias anímicas.  

Screen Shot 2014-08-22 at 3.04.39 PM

En las tradiciones alquímica, brahamánica e hinduista existen múltiples referencias a la glándula pineal, también llamada "el tercer ojo". En el siglo XVII, Descartes la etiquetó como “asiento del alma”, advirtiendo que aquí residía el punto de unión entre el cuerpo y la mente. En las últimas dos décadas, así como ha ocurrido con muchos otros preceptos de misticismo milenario, la glándula pineal se ha puesto relativamente de moda. En un artículo anterior con algunas recomendaciones para, supuestamente, desintoxicar este órgano, advertimos:

Múltiples conceptos del New Age se asocian con el despertar de  este órgano, y su popularidad ha aumentado en la última década gracias a la desbordada irrupción del consumo de N-dimethyltryptamine (DMT) en la cultura pop. A pesar de que aún no está plenamente probado, existen buenas razones para pensar que esta misma sustancia es secretada en nuestra glándula pineal en determinados momentos, por ejemplo, en nuestra concepción y muerte. También se le asocia a fenómenos como los sueños lúcidos y la creatividad.

En resumen, y a pesar de que es una pieza esencialmente misteriosa, parece difícil discutir la importancia que esta glándula tiene tanto en el plano biológico como en el psicológico y, aparentemente, en el espiritual. Por eso resulta particularmente curioso que Thornton haya experimentado estas visiones mientras su glándula fue invadida por un tumor cancerígeno. Al parecer, el peculiar estímulo que recibió su órgano en ese lapso detonó una serie de coreografías visuales con alusiones claramente místicas y explosivamente coloridas, las cuales, por fortuna, quedaron documentadas en la obra que este artista produjo durante ese lapso. 

Consulta aquí el portafolio completo de Thornton.

pineal3

 

 

 

pineal2