*

X

La ciudad de México del siglo XIX en Google Street View (IMÁGENES)

Por: PijamaSurf Mexico - 06/11/2014

"El trabajo no consiste en replicar una imagen antigua desde el mismo punto de vista para luego amalgamarlas, sino buscar localizar localizar el sitio retratado antiguamente en las fotografías de Google"

Desde 2007, Google Street View ha sido testigo de paisajes o eventos excéntricos que son actualmente considerados como cotidianos. Entre éstos podemos encontrar desde ejemplos de arte callejero hasta sexo casual en mitad de la carretera. Sólo basta entrar a la aplicación y observar la multiplicidad cotidiana del ser.

Hay artistas que se inspiran en estas escenas para crear obras de arte asombrosas; combinan esta herramienta de geolocalización con la creatividad humana y así materializan movimientos culturales, eventos históricos y creaciones artísticas que desaparecieron con el tiempo.

Uno de los ejemplos es el trabajo de José Ignacio Lanzagorta García, politólogo y antropólogo social, quien se dedicó a replicar el trabajo de Halley Docherty en un contexto mexicano. Es decir, tomó pinturas y fotografías de la ciudad de México del siglo XIX y las colocó en las imágenes de la aplicación de Google Street View, como si fueran imágenes capturadas por la aplicación de Google. Para el creador:

El trabajo no consiste en replicar una imagen antigua desde el mismo punto de vista para luego amalgamarlas, sino buscar localizar el sitio retratado antiguamente en las fotografías de Google. […] No deja de resultar incluso un poco punzante impregnar en esas imágenes las cicatrices históricas, las miradas estéticas o la simple memoria sensible que el automóvil de Google no logra retratar al pasar con su cámara esférica.

Las imágenes que les compartiremos a continuación son un reflejo de cómo la ciudad de México ha cambiado y, a la vez, ha permanecido idéntica con el paso del tiempo:  

Entrada triunfal del Ejército Trigarante a la Ciudad de México en 1821, Theubet de Beauchamp, 1827. Agustín de Iturbide y el ejército independentista entraron a la ciudad por la actual calle de Madero, al lado de la Casa de los Azulejos.

01-entrada-triunfal-del-ejercito-trigarante

La plaza de la Ciudad de México el 27 de octubre de 1821, Anónimo, siglo XIX. La fiesta por la proclamación de la Independencia de México llegó al Zócalo.

02-plaza-de-mexico

Mexico in 1827, Henry George Ward, 1828. La industria minera y la vida de los mexicanos en la Villa de Guadalupe.

03-la-villa

Monumentos de Méjico: tomados del natural y litografiados por Pedro Gualdi, 1841. El Palacio de Minería y la calle de San Andrés, hoy Tacuba.

04-palacio-de-mineria

México y sus alrededores: colección de monumentos trajes y paisajes, Casimiro Castro, 1856. La fuente del final del acueducto de Chapultepec , la cual fue obra de Ignacio Castera en el siglo XVIII.

05-salto-del-agua

México y sus alrededores, Casimiro Castro, 1856. Esta imagen refleja el palacio de los condes de San Mateo de Valparaíso y marqueses de Jaral de Berrio en la actual calle de Isabel la Católica (anteriormente conocida como Espíritu Santo) y Capuchinas (Venustiano Carranza).

07-trajes-mexicanos

México y sus alrededores, G. Rodríguez, 1856. Las cadenas en la actual Santa Catarina en las esquinas de República de Brasil y Honduras.

08-paseo-de-las-cadenas

México y sus alrededores, Casimiro Castro y Juan Campillo, 1856. La Plazuela de Guardiola en la conocida Casa de los Azulejos.

09-plazuela-de-la-guardiola

Álbum Mexicano, A. Gallice, 1885. Efímera intervención en el Palacio de la Inquisición (Plaza de Santo Domingo). 

10-santo-domingo

Te podría interesar:

Niños delincuentes de escuela mexicana imitan a narcotraficantes

Por: PijamaSurf Mexico - 06/11/2014

Algunos niños cobran cuotas a los alumnos, y amenazan a las autoridades de la escuela con la advertencia de que son hijos de criminales que tomarán represalias contra ellos en caso de que obstaculicen su labor delictiva

BullyingLa cultura de la violencia y crimen organizado que se respira en México permea las mentes de los niños. Cuando los infantes ven las dinámicas de extorsión y criminalidad en sus hogares y entornos, crecen sintiendo que eso es normal.  Los hijos de los criminales incluso se enorgullecen de esas dinámicas. Una madre de familia de una escuela michocana -un estado, por cierto, cooptado por la violencia- denunció que en la Escuela Secundaria Número 100 los niños están extorsionando a otros,  justo como hacen en su entidad los grupos criminales desde hace años.

El fenómeno es tan extremo que los niños, según la denuncia anónima, amenazan a los directivos de las escuelas advirtiéndoles de que sus familiares son criminales y tomarán venganza si intervienen en las extorsiones. Los niños criminales cobran cuotas a sus compañeros, es decir, una tarifa en efectivo a cambio de respetarlos; también, dan protección a otros contra grupos delictivos organizados en la misma escuela.

La noticia se develó en el programa radiofónico Noticias UM y fue retomada por el diario michoacano Quadratín (quadratin.com.mx). La escuela en donde se ejerce esta dinámica está construida en la zona norporiente de Morelia, una de las áreas más marginadas de la capital del estado.

¿Hasta dónde influye la cultura? Uno de los procesos cognitivos más naturales en el ser humano es la repetición de lo que se percibe; el problema de la violencia trasciende la realidad apremiante y se inyecta en la mente más profunda de los niños. La descomposición social que se vive en muchas partes de México requiere de la reapropiación de principios que den valor al otro (humanismo), una tarea a largo plazo y que es, seguramente, una responsabilidad colectiva.