*

X

Otro pueblo indígena en México logra su autonomía: Cherán

Por: PijamaSurf Mexico - 05/26/2014

La Suprema Corte de Justicia de la Nación reconoció su autonomía y la posibilidad de defender sus derechos. Este pueblo fue el primero en levantarse en armas contra el crimen en Michoacán

cheran_michoacan_mexico_2Teóricamente, la autonomía de los pueblos indígenas era plausible en México desde 1990. El convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoce los derechos colectivos indígenas (territorio, consulta, libre determinación y autonomía), y México lo firmo desde ese año. Pero no se practicaba el acuerdo y, de hecho, la mayoría de las comunidades indígenas formaban parte de municipios en donde los partidos políticos, y sobre todo el PRI, hacían sus preventas para gobernar bajo criterios totalmente ajenos a la cosmogonía nativa.

Cuando en 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)  se levantó en armas, el criterio de autonomía de los pueblos indígenas comenzó a cobrar seriedad. Hoy, estados como Chiapas, Oaxaca y Michoacán tienen pueblos que eligen a sus propios gobiernos bajo sus criterios. Luego de la lucha contra el narcotráfico declarada por el expresidente Felipe Calderón en Michoacán, el pueblo purépecha de Cherán decidió hacer su propia guardia para terminar con los delincuentes que asesinaban y extorsionaban en sus comunidades.

En una definición histórica, la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México declaró como legal la autonomía de Cherán, pero también, ahora podrán interponer controversias constitucionales en caso de que alguna decisión a nivel nacional les parezca contraria a sus derechos. Esta decisión reconoce que los municipios autónomos indígenas tienen también injerencia como parte del territorio nacional en las decisiones que les perjudiquen en su autonomía.

En Cherán hay un Consejo Mayor integrado por 12 miembros que “valen igual” –no hay presidente municipal, ni ministerio público. La SCJN también determinó que en caso de que se hagan enmiendas constitucionales en su estado, la asamblea legislativa deberá consultar al consejo. Poco a poco, las comunidades indígenas organizadas --recordemos que la migración a Estados Unidos y otros estados ha mermado su composición en las últimas décadas-- comienzan ser respetadas en sus modos de vida, aunque todavía el camino es largo. En este sentido el EZLN jugó un papel primordial para que, aunque tardíamente y tras siglos de exclusión, se valore y respete la riqueza e idiosincrasia del mundo indígena, basado en valores como comunidad, sustentabilidad y trabajo.

 

Te podría interesar:

5 prestigiosos economistas dan 5 razones para terminar la guerra contra las drogas

Por: pijamasurf - 05/26/2014

Reconocidos especialistas en economía y otras materias se reunieron recientemente en la London School of Economics para debatir los efectos de la llamada “guerra contra las drogas”, y concluyeron que es hora de anunciar su fracaso y buscar otras medidas para combatir el narcotráfico

guerra_drogas

La “guerra contra las drogas” es un término originado en Estados Unidos para dar nombre a la política militar, económica, de seguridad pública y otros ámbitos gubernamentales afines con los que la administración de Richard Nixon inició el combate al narcotráfico a nivel continental. Desde entonces, esta estrategia ha permitido un control amplio, en muchos momentos intervencionista, al interior de la propia sociedad estadounidense pero, sobre todo, en países de la región, por la vía de cuantiosos presupuestos (como la Iniciativa Mérida) o de presencia militar manifiesta (como es el caso de Colombia).

En este sentido, en años recientes han surgido muchas voces críticas, de reconocido prestigio, que señalan el fracaso evidente esta política en relación con el tráfico y el consumo ilegal de sustancias prohibidas ―marihuana, cocaína, psicoactivos, etc.― y, en cambio, sus efectos negativos en las sociedades en donde sucede esta guerra contra las drogas, la cual se ha llegado a considerar una guerra contra la población, en la medida en que se observa que los grandes intereses y poderes permanecen intactos (digamos, las ganancias económicas que el narcotráfico genera), pero otros indicadores como el número de homicidios, personas desaparecidas, tráfico de seres humanos y otros, aumentan. Dicho de otro modo: la punta de la pirámide continúa disfrutando de los beneficios, mientras que la base asume los costos.

Recientemente, cinco especialistas ganadores del premio Nobel de Economía se reunieron junto con otros académicos para debatir el tema. El encuentro tuvo lugar en la London School of Economics y, en general, se trató de un balance amplio sobre los beneficios y los perjuicios que la guerra contra las drogas ha implicado en Estados Unidos y en países de Asia, África y América Latina. Y la conclusión es clara: “Es tiempo de terminar la ‘guerra contra las drogas’ y redirigir masivamente esos recursos a políticas efectivas de evidencia clara y sostenidas en análisis económicos rigurosos”.

El reporte puede consultarse completo en este enlace (PDF, en inglés), pero aquí compartimos cinco razones puntuales que estos académicos han dado para acabar ya con esta perniciosa política pública.

 

1. El costo social de la adicción a las drogas es desigual

¿Por qué el nivel de violencia asociada con el narcotráfico es tan diferente en Estados Unidos y países como México o Colombia? El consumo de drogas, señalan los académicos, genera costos, pero no son los consumidores quienes los pagan. Costos que, además, aumentan conforme la prohibición y sus sanciones se vuelven más rigurosas.

 

2. La guerra global contra las drogas es notablemente infructuosa

Luego de varias décadas, es posible advertir la pobreza de resultados de esta política. Las drogas continúan transitando por todo el mundo, a pesar del mucho dinero gastado para “impedirlo”. Y esto es evidente.

 

3. La guerra contra las drogas tiene “costos constitucionales” para la democracia

Dado que esta política es esencialmente represiva y persecutoria, otro de sus efectos se encuentra en las relaciones jurídicas entre individuos y gobiernos. En México, por ejemplo, el ataque al ”crimen organizado” ha derivado en leyes que otorgan poderes extraordinarios a las fuerzas policíacas y, por otro lado, minan los derechos más elementales de una persona.

 

4. El problema estadounidense del encarcelamiento masivo podría volverse global

Actualmente Estados Unidos enfrenta un problema en sus cárceles, pues se ha convertido en el país que proporcionalmente tiene a más personas en prisión a causa, sobre de todo, de crímenes relacionados con drogas. Ernest Drucker, epidemiólogo de la Universidad de Columbia, aseguró en el encuentro que el sistema carcelario del país es “socialmente tóxico” pues daña la salud de una población, afecta la vitalidad de una familia y estropea las estructuras sociales, comunitarias y de responsabilidad mutua a escala masiva. Si la guerra contra las drogas persiste y una persona puede ser encerrada incluso por un delito menor como la posesión para consumo individual, este problema podría llegar a otros países.

 

5. Los servicios públicos de salud no reciben los fondos necesarios

En comparación con el presupuesto asociado con el combate a las drogas bajo esta política (en promedio, 100 mil millones de dólares anuales), los servicios públicos de salud palidecen; y esto a pesar de que se ha comprobado la efectividad de las medidas preventivas contra las adicciones.