*

X

Correr como ritual: tarahumaras, los corredores más resistentes del mundo

Por: PijamaSurf Mexico - 04/06/2014

Cada año, atletas profesionales se unen a las carreras de los rarámuris en México. Según el periodista Christopher McDougall, es la raza más resistente para correr, un poder dotado quizá de la voluntad expedida del significado del ritual.

2La totalidad de las culturas antiguas practicaban rituales privilegiados. En el caso de los rarámuris (popular y erróneamente llamados tarahumaras) en México, el más emblemático es correr. Su más sustantivo rito, La Carrera de la Bola, es una práctica que muestra el eje de equilibrio que los caracteriza: es un tránsito precipitado y consistente, nunca lo suficientemente acelerado para perder el ritmo y la armonía en el sentido del ejercicio.

Con sus cuerpos delgados pero fuertes, los tarahumaras atraviesan corriendo insólitas distancias como forma de vida. Entre la monumental Barranca del Cobre y la Sierra Tarahumara, esta tribu milenaria emplea dicha vía como medio de transporte, lo practican de forma natural, como caminar. Las piernas son, culturalmente, su principal arma de supervivencia. En sus corridas habituales consiguen alimento pero también son el eje de sus rituales y celebraciones místicas.

Hace unos años (suele perseguirse en occidente el reconocimiento individual) llegaron al territorio tarahumara "cazatalentos" para llevar a los indígenas a competir a distintas carreras. Entre los resultados, Juan Herrera, en 1994, rompió un récord Guiness en la carrera de 160 km del ultra maratón de Los Angeles. Ciro Chacarito, un anciano rarámuri, fue el campeón en una carrera de 100 km de California superando a los jóvenes del evento. Desde hace poco, cada año, llegan a la Sierra Tarahumara atletas de todo el mundo que desean conocer las técnicas de estos corredores.

Los rarámuris pueden correr hasta tres días seguidos con un poco de alimento. Desde pequeños practican la Carrera de la Bola, que consiste en equipos que llevan una pelota a través del bosque: es un acto colectivo con gran significación.

El periodista Christopher McDougall publicó el libro Nacidos para correr, un texto que describe su experiencia con corredores de esta etnia y su gran habilidad para esa práctica física. ¿Cómo es que los ancianos pueden moverse así? La resistencia de los rarámuris es el gran enigma para los científicos.

El libro de McDougall fue un éxito en su versión en inglés. ¿Qué hay en las culturas milenarias que parecen albergar secretos que van más allá de la realidad convencional? Occidente quizá terminará por concluir que la racionalidad es irracional, cuando niega cualquier posibilidad mística. La resistencia en los rarámuris es seguramente genética, y podría también resultar del sentido mágico- trascendental que otorgan a sus movimientos cotidianos.

Te podría interesar:

Asilo es demandado por contratar strippers para entretener a sus residentes

Por: pijamasurf - 04/06/2014

En Nueva York una casa de retiro para ancianos decidió contratar chippendales para brindar algunos minutos de diversión a sus residentes.

Photo4by6.jpg

Los asilos se asocian con soledad, tristeza, abandono, particularmente en culturas como las de América Latina donde lo común es que los ancianos sean procurados por su familia y no llevados a una casa de retiro a pasar sus últimos días. En Estados Unidos, por el contrario, el asilo es parte de cierta cotidianidad, un destino previsible.

Sin embargo, ello no implica que tengan que ser, como decíamos, lugares graves, severos. Y para prueba, esto que sucedió en un asilo de Long Island, en Nueva York, donde para entretener a las residentes, la administración decidió contratar chippendales: strippers masculinos que dieran algunos minutos de diversión a las mujeres que ahí viven.

Probablemente el hecho hubiera pasado desapercibido de no ser porque la hija de una de las ancianas que participó del espectáculo vio la fotografía de su madre —Bernice Youngblood, de 85 años— metiendo dinero en el calzoncillo de uno de los bailarines.

La familia Youngblood se escandalizó ante la escena y de inmediato expresó su inconformidad ante la administración del East Neck Nursing Center, pero según refieren, fueron ignorados, por lo que decidieron proceder legalmente y demandar al asilo.