*

X

Estudio concluye que Estados Unidos no es una democracia: es una oligarquía

Política

Por: pijamasurf - 04/19/2014

Prestigiosas universidades parecen confirmar lo evidente: Estados Unidos es el gobierno de la élite económica (del llamado 1%). ¿Es la demoracia la gran farsa moderna?

capitol-building1

Prestigiosas universidades concluyen algo que era evidente para cualquier persona con el más mínimo pensamiento crítico: Estados Unidos es una oligarquía: el gobierno representa los intereses de una élite adinerada y no del pueblo.

El estudio realizado por investigadores de Princeton y Northwestern analizó extensivamente información de políticas públicas aprobadas de 1981 a 2001 para determinar el estado del sistema estadounidense. Estas leyes implementadas fueron comparadas con las preferencias de los estadounidenses promedio, las preferencias de los más ricos y las preferencias u opiniones de grupos con intereses especiales. Los resultados muestras que la política estadounidense sirve los intereses del grupo afluente o de la élite económica que despliega una poderosa influencia a través del cabildeo. Lo cual sugiere que la democracia es una gran farsa –una representación teatral que sirve para que el pueblo no reclame el poder y se mantenga relativamente cómodo, y ciertamente inofensivo, observando la televisión, el espectáculo de los republicanos vs. los demócratas.

Los investigadores concluyen que: "El punto central que emerge de nuestra investigación es que las élites económicas y los grupos organizados que representan los intereses de las corporaciones tienen un sustancial impacto independiente en la política del gobierno de Estados Unidos, mientras que los grupos masivos y los ciudadanos promedio tienen poca o nula influencia independiente". Aún cuando estos grupos manifiestan su desacuerdo con la política pública, rara vez ven reflejados sus intereses en cambios puntuales. Otro estudio reciente muestra cómo las protestas y las manifestaciones públicas tienen también poca o nula efectividad para cambiar la política pública.

Ante este estudio, que confirma lo que ya era obvio, lo mismo que argumentaba el movimiento Occupy (y no sólo en Estados Unidos, seguramente en tu país también), resulta pertinente preguntarnos si ¿no es absurdo participar en el teatro de la democracia y perder nuestro tiempo?   No resulta tampoco descabellado preguntarnos sobre la naturaleza ilusoria de la democracia como la vivimos –esta gran superstición propagandística de nuestra era– y si no es mejor desengañarnos y elegir a nuestros gobernantes por lotería.

También en Pijama Surf: ¿Trabajan los gobiernos para las corporaciones?

 

Te podría interesar:

Farmacéutica ligada al Ejército de E. U. produce "suero secreto" para curar Ébola

Política

Por: pijamasurf - 04/19/2014

Partidarios de la teoría de la conspiración suenan alarmas ante posible agenda oculta entre farmacéuticas e instituciones gubernamentales para beneficiarse del virus del Ébola

ebola1

Numerosos medios han publicado información sobre un medicamento que promueve una respuesta inmune que podría combatir el virus del Ébola, haciendo referencia a un "suero secreto". El fármaco ha sido desarrollado por la biofarmacéutica ZMapp y no es del todo secreto, como podemos constatar haciendo una rápida búsqueda en Google.

Actualmente no existe un medicamento o vacuna oficialmente aprobada por la OMS para tratar el Ébola, que ha rebrotado generando una ola de pánico global, infectando a más de 1,3oo personas en África Occidental. 

El médico infectado Jent Brantley y su colega Nancy Writebol estarían siendo tratados con el "suero secreto" de ZMapp --desarrollado a partir de la planta del tabaco--, según se ha revelado. Brantley  dijo que tienen confianza en que pueden tratar este virus.

Por otro lado, algunas personas propensas a sospechar de cualquier enfermedad viral que llega a los medios como una forma de guerra biológica o de estrategia de mercado, han sugerido en blogs una relación perversa entre el brote y la posibilidad de que ciertos grupos puedan beneficiarse. En en el caso de la compañía ZMapp no es secreto que ha recibido financiamiento de distintas agencias gubernamentales, incluyendo al National Institute of Allergy and Infectious Disease (NIAID), el Department of Defense Advanced Research Projects (DARPA) y el Defense Threat Reduction Agency (DTRA). El medicamento ha sido desarrollado en colaboración con un laboratorio canadiense.

Entre los incansables conspiranoicos surge la pregunta de si esta compañía se beneficiará económicamente del virus y podrá capitalizarlo prontamente. ZMapp no cotiza en la bolsa en estos momentos. La compañía que sí está prosperando con esta situación es la farmacéutica Tekmira, que fabrica un medicamento experimental para tratar el Ébola, la cual ha visto sus acciones subir 30%. Más allá de teorías de conspiración, esto es parte del diseño del mercado y de sus fluctuaciones; comúnmente las farmacéuticas y las compañías que fabrican armas se benefician de las crisis y de los conflictos, lo cual, en algunos casos, hace pensar que las guerras o las enfermedades pueden ser creadas o manipuladas con agendas ocultas y fines económicos. 

No es la primera vez que acusaciones semejantes han surgido. Donald Rumsfeld fue criticado por un conflicto de intereses al ser accionista de Gilead, la compañía que fabrica el antiviral Tamiflu, y que pudo haberse beneficiado al menos en dos ocasiones de brotes globales que fueron acompañados de pánico mediático en el caso de la gripe aviar y el virus H1N1.

La otra cuestión polémica, quizás más relevante, es por qué los médicos estadounidenses recibieron una dosis de una medicina de punta de lanza de manera exclusiva, y no los cientos de victimas en África. Surgen dudas razonables de que hayan recibido un tratamiento privilegiado,  de manera éticamente cuestionable. Y esto es el principio de lo que veremos en cuestiones bioéticas por décadas: quiénes serán los que recibirán los beneficios de la medicina genética o de la nanotecnología, quiénes aumentarán sus capacidades cognitivas. En cierta forma, lo podemos ver ya hoy con las diferencias en el acceso a la salud entre los ricos y los pobres.