*

X

Desfase de 15 segundos en nuestro cerebro evita que alucinemos con la realidad cotidiana

Por: pijamasurf - 04/12/2014

De acuerdo con una investigación reciente, el cerebro humano desarrolló cierta protección contra la cascada de estímulos sensoriales de la realidad al establecer un desfase de hasta 15 segundos entre la percepción y la comprensión del mundo. Lo que llamamos "realidad" no es más que una edición constante del mundo.

cerebro

This the very coinage of your brain.

-Shakespeare, Hamlet, III, iv

¿La realidad puede ser alucinante en sí misma? Por nuestra vida diaria pensaríamos que no. Cotidianamente vivimos en la normalidad, un estado cuyas características aprendemos a reconocer mejor cuando lo confrontamos con otro, por ejemplo, el mundo del sueño, o el de las sustancias psicoactivas y las fabulaciones que provocan.

Sin embargo, esto se debe a una función de nuestro cerebro. Si por un momento nos detenemos a registrar cada uno de los cientos o miles de estímulos sensoriales que coexisten en un solo fragmento de realidad, nos daremos cuenta de que esta es suficientemente delirante por sí misma, sólo que evolucionamos para no aprehenderlo de esa manera.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por los investigadores David Whitney, de la Universidad de California en Berkeley, y Jason Fischer, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), nuestro cerebro cuenta con una especie de filtro que nos protege contra la locura y la alucinación. Se trata de un retraso de entre 10 y 15 segundos entre la recepción de los estímulos visuales del mundo (colores, formas, matices, diferencias de perspectiva, etc.) y la comprensión de los mismos.

"Lo que estás viendo en este momento presente no es una imagen instantánea del mundo sino un promedio de lo que has visto en los últimos 10 a 15 segundos", dijo Jason Fischer, de MIT. "Esto es sorprendente, ya que muestra que nuestro cerebro sacrifica la precisión a favor de la continuidad y la estabilidad perceptual de los objetos", agrega Whitney.

Esto significa que, en cierto modo, eso que llamamos realidad y que en esencia es una creación de nuestra percepción, es también una mezcla de pasado y presente, pues lo que vemos en cierto modo ya transcurrió, ya existió bajo una forma cuando lo consideramos aprehensible. Nuestro cerebro funciona como una computadora que sintetiza matemáticamente el flujo de la realidad para que pueda operar con cierta estabilidad. Al hacer esto, sin embargo, obliga a que no percibamos el mundo como tal, sino como una constante edición de las cosas. 

De acuerdo con los científicos, de no contar con esta función nuestra manera de experimentar la realidad sería un tanto parecida a lo que sucede bajo los efectos de sustancias alucinógenas: cambios súbitos e imprevisibles de colores, juegos de sombras, explosiones de luz, flujos caóticos y otras consecuencias de la percepción liberada.

También en Pijama Surf: ¿Es la realidad consensual  sólo una alucinación colectiva?

 

Te podría interesar:
Ricardo Garza Lau analiza una generación preocupada por demostrar su coolness en las redes sociales, lo que ocurre en su entorno es irrelevante. ¿Son los hipsters, entonces, víctimas o verdugos de un individualismo acrítico?

Hipster-hipsteria-hipsterliteratura-Ricardo_Garza_Lau-definicion_hipster-editorial_planeta_MILIMA20140407_0354_8Todas las épocas han abrazado una subcultura. Generalmente éstas nacen como una crítica generacional al sistema en turno: los punks, hippies, ravers, ciberpunks, beats, etc., son grupos que viven en el margen del sistema, críticos a través de su rebeldía. Los hipsters, caracterizados por los lentes cuadrados de pasta, las camisas de cuadros, cortes de cabello cincuenteros y pantalones de colores, no son hipsters por su look, sino por un estilo de vida. A partir de una novela que personifica la frivolización de una generación de jóvenes sin un sentido crítico de la vida, Ricardo Garza Lau lanza una aguda crítica a este grupo, que más allá de un nihilismo rebelde practica una cómoda apatía.

En Hipsteria, el autor contextualiza la vida de un joven, cuyo estilo de vida adopta una simbiosis cultural propia de la era digital –hay demasiada información disponible. El personaje se llama Sal Thomson, un exitoso publicista que saltó a la popularidad gracias a un blog. Thomson se percibe alternativo porque valora la cerveza y el mezcal artesanales, hace yoga y es semi intelectual.

Garza cuestiona una generación preocupada por popularizarse en las redes sociales y aumentar sus seguidores en Twitter, que documenta su vida y se impacienta por subirla a la red, se sabe antisistémico por ser ecologista y montar su bici para recorrer la ciudad, apoya la agricultura urbana, pero fuera de su burbuja de comodidad no está preocupado por los problemas sociales, y quizá su acto más empático sea la sobreprotección de su mascota.

El individualismo extremo caracteriza al hipster que persigue lo cool: las canciones populares, que antes repudiaba, son 'chidas' cuando se tocan en una fiesta de moda. En algún momento se enamoró, pero ahora se preocupa por ligar porque es más cómodo, el compromiso con alguna causa que trascienda su coolness es mínima.

Es exitoso en la era digital, ha leído a los beats o a Umberto Eco, se siente afortunado porque es un gran publicista, sin importar a las corporaciones que alimenta. Es parte de la juventud brandeada pero no tiene problema. El libro de Ricardo Garza es una invitación para cuestionar cuán superficialmente vivimos. No importan las etiquetas, si somos hipsters o modernitos, fresas o punks, las tribus sociales compartimos pinceladas de todas las demás, quizá porque vivimos bajo la sombra de un mismo sistema que premia el éxito individual, el consumismo, la apariencia, etc.

Unos lentes cuadrados de pasta negra no hacen a un hipster; pasearse o vivir en las colonias cool tampoco. La concepción del hipster que expone el autor recorre estilos de vida que todos en menor o mayor medida compartimos. ¿De qué sirve ser visto como cool si lo que persigues es huecamente cómodo? Quizá, finalmente, lo cómodo es en esencia desechable. No basta con practicar yoga si no se valora genuinamente la filosofía milenaria y espiritual detrás de la práctica, o demostrar cuán cool somos en las redes sociales si nuestra soledad más profunda nos orilla, obsesivamente, a tener que mostrar lo bien que nos encontramos. El coolness es una etiqueta de moda pasajera, y las pequeñas experiencias que llenan el alma seguramente trascienden la comodidad individual.

Información de Hipsteria:

Título: Hipsteria

Autor: Ricardo Garza Lau

Editorial: Planeta, México, 2014, 256 pp. 

 Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.