*

X

Médicos transplantan cráneo completamente impreso en 3D

Salud

Por: pijamasurf - 03/29/2014

Por primera vez en la historia de la medicina se consuma un hecho sorprendente: una mujer en Holanda recibió el transplante de uno de los hemisferios del cráneo completamente impreso en 3D.

craneo2

Las impresoras 3D se han convertido en uno de los inventos más sorprendentes de los últimos años, con aplicaciones que han ido de lo admirable a lo ridículo, lo sexual e incluso a usos que quizá sería preferible evitar.

Este caso que ahora compartimos cae en la primera categoría, aquella de una invención que se destina al beneficio de otros, pues una joven mujer holandesa recibió el trasplante de un cráneo completamente impreso en 3D.

La paciente de 22 años sufría una rara enfermedad que engrosaba paulatinamente sus huesos, al grado de que el cráneo pasó de un grosor habitual de 1.5 cm a 5 cm. Por este motivo, la mujer sufría constantes y severos dolores de cabeza y dificultad para manifestar emociones faciales, además de que según sus doctores eventualmente la presión sobre su cráneo podría causarle la muerte.

Para su fortuna, sin embargo, los médicos consideraron viable reemplazar su cráneo con uno impreso en 3D. La cirugía tomó 23 horas y fue realizada por un equipo encabezado por el Dr. Bon Verweij, del Centro Médico de la Universidad de Utrecht.

craneo

Si bien en otros casos se han trasplantado partes del cráneo también impresas en 3D, esta es la primera ocasión en que una paciente recibe un fragmento tan extenso, casi un hemisferio completo.

De acuerdo con Verweij, este logro demuestra que las impresoras 3D pueden ser notablemente provechosas para las cirugías, pues permiten obtener “piezas” del tamaño exacto.

La paciente, por otro lado, ha recuperado la visión y ya lleva una vida normal.

 

Te podría interesar:

¿Acostumbras dormir la siesta? ¡Cuidado! Ese hábito puede apresurar tu muerte

Salud

Por: pijamasurf - 03/29/2014

A pesar de que se trata de una costumbre extendida en numerosos países, la siesta podría estar relacionada con el desarrollo de enfermedades respiratorias.
[caption id="attachment_75133" align="alignleft" width="272"]La_migdiada La migdiada, Ramon Martí Alsina (1884)[/caption]

En algunos países y personas la siesta es un hábito común. En algún momento de la tarde, con cierta frecuencia después de la comida y bastante antes de la cena, la pesadez de la digestión induce el letargo necesario para arrellanarse en la superficie muelle más cercana y con la promesa de dormir no más de 15 o 20 minutos, comienza una rápida visita a las regiones de la somnolencia. Según algunos, el origen de esta costumbre se remonta la Edad Media europea, cuando la regla monástica de San Benito prescribía “tranquilidad y reposo en la hora sexta”, justo la hora que sucedía a los alimentos vespertinos.

Sin embargo, pese a todo este legado, tomar una siesta puede ser más nocivo de lo que creemos. Esto de acuerdo con una investigación realizada recientemente por investigadores de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, quienes analizaron el estilo de vida de 16 mil adultos británicos en busca de la relación entre la siesta y el desarrollo de ciertas enfermedades.

De acuerdo con el estudio —el cual forma parte de una investigación más amplia sobre las causas del cáncer—, la siesta incrementa en poco más de 30% la posibilidad de morir prematuramente, pues se convierte en factor de males respiratorios como la bronquitis, el enfisema y la neumonía. En este sentido, la probabilidad de morir por una enfermedad respiratoria aumenta en 2.5 con respecto a personas que no acostumbran tomar el susodicho descanso y sólo duermen de noche. El estudio sugiere que la siesta puede ser ya un síntoma de un trastorno respiratorio.

Desglosando estos resultados, los investigadores encontraron que el riesgo de muerte aumenta 14% cuando la siesta dura menos de 1 hora, pero pasa a 32% cuando ésta se extiende por más tiempo.

En cuanto a la causa, parece ser que la siesta provoca inflamación en el cuerpo, lo cual trastorna su funcionamiento.

También en Pijama Surf: Dormir 8 horas seguidas podría ser una práctica antinatural y nociva