*

X

Lémures drogándose: el éxtasis narcótico de los primates de Madagascar (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/17/2014

Los lémures nativos de Madagascar buscan milpiés en los árboles para someterlos a una tortura narcótica. Como muestra este video de la BBC, estos curiosos primates inflingen pequeños mordiscos en los milpiés para que éstos produzcan una serie de químicos de defensa, incluyendo cianuro —una sustancia que en dosis más altas puede ser letal (Hitler incluso se habría suicidado utilizando pastillas de cianuro). Los lémures se frotan el cuerpo con estas secreciones, las cuales fungen como repelentes de insectos a la vez que los colocan en un estado de embeleso: una dulce y evolutivamente útil adicción. Los químicos secretados literalmente dejan a los lémures babeando, soñando en los árboles. El video es una especie de arrullo psicotrópico en el que la BBC ciertamente representa a estos animales de manera antropomórfica, con un rictus de placer en cámara lenta.

Picture 412

Los lémures son considerados sagrados en Madagascar por la población antigua —su nombre significa fantasma o ancestro. Para aquellos que gustan de los lémures y las drogas, recomendamos la novela El Fantasma Accidental, de William Burroughs, ubicada en Madagascar, donde los lémures son los fantasmas ocasionales que atraviesan el campo visionario de un capitán británico con un afición al yagé. La novela acaba en un canto ecológico fúnebre del planeta, entre virus y conspiración, pero siempre con un alianza de ternura espectral con los lémures.

 

 

Te podría interesar:

¿Cómo podemos comunicarnos con extraterrestres si no podemos conversar con las ballenas?

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/17/2014

El único artista en residencia en el Instituto SETI, Charles Lindsay, llama a explorar la comunicación entre hombres y ballenas (dueñas de un lenguaje) con una instalación sonora.

 

charles-Lindsay-for-web

Charles Lindsay es el primer artista en residencia en el Intstito SETI (el organismo encargado de buscar vida extraterrestre inteligente en el cosmos). Con una formación multidisciplinaria Lindsay explora las fronteras líquidas entre el arte y la ciencia y en su nuevo proyecto Code Humpback (Código Ballena Jorobada) busca reflejar el asombro fundamental ante la comunicación interespecies. De alguna manera esa otredad inteligente que buscamos afuera, en el cielo, está adentro, en el mar.

Imagina un lenguaje vivo no-primate, de escala globa, submarino-- uno que no podemos hablar. Esto es fantásticamente llamativo para mi. ¿Qué más estamos perdiéndonos? ¿Cómo podemos comunicarnos con extraterrestres sino podemos conversar con seres que no sólo comparten nuestro planeta, sino también nuestra herencia genética y bioquímica? ¿Que otra inesperada información nos rodea? Estas son las preguntas que motivan mi trabajo.

La visión de Lindsay nos hace reflexionar un poco como la frase del poeta Paul Eluard: "existe otros mundos, pero están dentro de este". Históricamente existe una tendencia a explorar hacia afuera y hacia arriba, y no hacia abajo y hacia adentro. El llamado de las estrellas es innegable y cuenta con todo el brillo del misterio, pero no menos interesante y posiblemente revelador es el llamado del océano, del núcleo de la tierra y de la misma alma humana.

En SETI, Lindsay se encuentra bajo la tutela de Laurance Doyle, un científico que aplicando la teoría matemática de la información logró determinar que las canciones de las ballenas jorobadas tiene una sintaxis y por lo tanto califican como un lenguaje: todo un sistema de comunicación con los matices y riquezas de lenguaje, resonando en la infrabóveda del mar. 

En su instalacóin a estrenarse en el laboratorio de código morse RCA en Bolina, Lindsay imagina esta comunicación intraespecies. Para su pieza  transmitió  y recibió dos mensajes codificados: "¿Qué están diciendo las ballenas?" y "Todo lo que necesitamos es amor". Los mensajes se vuelven musicales bajo el código morse y estarán ambientadas en conductos de ventilación de barcos y una naves espacial de la NASA, "para crear una estética aeroespacial uniendo lo funcional con lo orgánico", con la idea de sugerir, casi a manera de autoprofecía, la comunicación entre los humanos y las ballenas. La obra es a fin de cuentas sólo un balbuceo en el intento de entablar una comunicación interespecie, pero en su intención abre un importante canal.

Charles_Lindsay1