*

X

Advierten en México nueva amenaza contra la libertad en Internet

Por: PijamaSurf Mexico - 03/30/2014

La propuesta de legislación secundaria de la ley de Telecomunicaciones plantea bloquear la señal de internet en eventos críticos, lo que inhibiría la denuncia informativa en tiempo real, también, las empresas podrían cancelar sitios sin previa orden de un juez.

images (1)El acceso a Internet es elemental para la libertad de información. Desde hace un año, y como producto de una iniciativa ciudadana, el acceso a Internet está tipificado como un derecho en la Constitución mexicana. La web es la nueva biblioteca contemporánea, que además  permite la interconexión de los usuarios, y favorece la creación de nuevos  conocimientos.

La información es esencial para tu toma de decisiones, y define en buena medida cómo percibes la realidad. Por esto es esencial la protección del derecho a la información y la libertad de expresión, factores que por cierto se conjugan exquisitamente en Internet.

La iniciativa de leyes secundarias de la popular Ley de Telecomunicaciones, que el Presidente de México envió al congreso, en su apartado de Internet incorpora lineamientos fuertemente criticados por expertos en el tema digital. Animal Político entrevistó a varios de ellos, que distinguen tres puntos de alerta sobre la virtual censura de Internet:

  1. Bloquear, inhibir o anular de manera temporal las señales de telecomunicaciones en eventos y lugares críticos para la seguridad pública y nacional a solicitud de las autoridades competentes. (Esto resultaría gravísimo, en el caso de denuncias en tiempo real de abusos policiales por ejemplo), especifica Luis Fernando García.
  2. Se abre la posibilidad para que los proveedores de Internet puedan “Ofrecer diferentes calidades de acceso a Internet, que generará que quien puede pagar más podrá tener una conexión más estable” advierte Israel Rosas.
  3. Se finca responsabilidad al proveedor sobre lo que haga el usuario. Es decir, las empresas  bloquearían sitios que consideran podrían traerles repercusiones legales, pues lo que haga el usuario será su responsabilidad, esto inhibiría la libertad de expresión.

Hoy que la atención colectiva está puesta en las disposiciones que limitarían a los monopolios en la televisión y la telefonía –o bien los alentaría, según algunos críticos, podría descuidarse el tema internetero (también retomado por esta nueva ley de telecomunicaciones en  su legislación secundaria).

El libre acceso a Internet y la libertad de expresión son fundamentales dentro de cualquier intento de evolución democrática. En este espacio las posibilidades de evolución cultural son tan vastas que no podemos aceptar ningún retroceso en el uso de esta fértil  herramienta.

Te podría interesar:

¿Televisa manda y Peña Nieto obedece? Otro capítulo de sumisión ante la televisora

Por: Ana Paula de la Torre - 03/30/2014

Las celebrada ley que disminuiría el poder de los monopolios en televisión, radio y telefonía en México peligra: el presidente envió al congreso una legislación secundaria que sabe a autoritarismo y es condescendiente con Televisa, según expertos.

oDesde hace al menos un año publicamos notas sobre la pertinencia de la esperada reforma de Telecomunicaciones. Años de acumulación de un desmesurado poder de las televisoras y la telefonía en México han dañado al país.

La ley de Telecomunicaciones fue celebrada por diversos expertos, como Raúl Trejo Delabre, pero aún faltaba el paso más escabroso: la legislación secundaria, donde dicen que los diablos se posan –y en donde en efecto se posaron. La legislación secundaria que envió el presidente Enrique Peña Nieto al congreso esta semana ha sido fuertemente criticada por cuatro  aspectos fundamentales:

 

  1. Posee tintes autoritarios (plantea que la Secretaría de Gobernación incida en los contenidos).
  2. Se beneficia a Televisa (la empresa consentida de los gobiernos).
  3. Atenta contra la libertad de Internet.
  4. Se rezaga a los medios comunitarios.

Algunos reacios críticos de la reforma son la experta en telecomunicaciones Irene Levy, Raúl Trejo Delabre, Purificación Carpinteyro y Javier Corral.

Las críticas

La Secretaría de Gobernación (Segob) incidiría en los contenidos en radio y televisión, y adoptaría atribuciones antes otorgadas al IFETEL, el órgano autónomo recién creado para combatir a los actores monopólicos –lo cual le restaría autonomía.

Se flexibilizan los criterios para la preponderancia en televisión, lo que favorece a Televisa y no a la telefonía. Se dice que Televisa fue el autor de esta legislación secundaria, el senador Javier Corral apunta también que

no contiene disposiciones para la radio, el gran faltante. Concesiones a 20 años con refrendo automático; y bajo la figura de la concesión única, ¡hasta por 30 años! Se le da la vuelta a la Constitución al conceder la suspensión en materia de amparo, respecto de las multas que imponga el IFETEL.

Los medios comunitarios quedan marginados, pues se les impide contratar publicidad, lo que les imposibilitaría sostenerse como hasta ahora sucede. Sobre Internet, se plantea que el gobierno bloquee la señal en casos de eventos críticos, lo que atenta contra la libertad de expresión en momentos claves.

La legislación secundaria es retrógrada, pero es, sobre todo, como lo señala Purificación Carpinteyro, anticonstitucional. Aunque fuese aprobada por la mayoría priísta y verde ecologista (por cierto, un partido fuertemente vinculado a Televisa),  Caripinteyro aclara que habría la alternativa de invalidarla por medio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Quizá lo más lamentable de esta situación es que Televisa aún pueda ridiculizar al presidente en turno, quien montó un show mediático sobre la transformación de las telecomunicaciones, para finalmente atender los intereses de una empresa que manipula a los políticos con chantajes que estos absorben, una vez más, caricaturescamente.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.