*

X
Star Axis, la obra del escultor Charles Ross que ha tomado 40 años en su construcción, es una meditación sobre nuestra relación con el espacio celeste en la tradición de las antiguas pirámides
CAPANDPYRAMID-634x397

Foto: http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/

En la tradición de culturas ancestrales que tenían una relación más íntima con el movimiento aparente de las estrellas, el escultor Charles Ross ha construido por 40 años Star Axis en el desierto de Nuevo Mexico una escultura que es también un observatorio astronómico. La obra aún inconclusa es una profunda meditación sobre nuestra relación con el cielo, inspirada en una serie de visiones, que busca “llevar la geometría de las estrella a una forma física”. Todo el complejo de Star Axis está compuesto por la Pirámide del Sol (la cual está alineada con el movimiento del sol para crear un campo de sombras siguiendo la precesón) el Túnel de la Estrella (el cual permite observar la órbita circumpolar de Polaris), la Cámara de Horas (donde se puede observar detenidamente una hora de la rotación de la Tiera) y la Cámara Equatorial (una especie de patio para experimentar la intersección  del eje o axis ecuatorial y el eje celestial y observar a las estrellas que viajan a través de este eje).

Lo anterior está basado en las mismas descripciones que hace Ross de su obra y en algunas reseñas que han realizado algunas de las pocas personas que han visitado esta obra en progreso que se conserva con relativa secrecía. (Algo similar, aunque a menor escala, fue realizado por James Turrell comisionado por Robero Hernández para su casa en Yucatán, en ese caso con un campo ganzfeld). El mejor relato que tenemos de la experiencia de vivir Star Axis, es del periodista Ross Andersen, uno de los editores de la excelente publicación Aeon Magazine. Anderesen pudo pasar varios días lejos de las luces urbanas junto a Ross en Star Axis. Cuando Ross empezó a construir este proyecto, James Turrell aún no iniciaba la construcción de su observatorio Roden Crater, en Arizona. Las obras de Ross como la de Turrell, ambas instrumentos de percepción en su sentido más amplio, recogen la tradición de los antiguos egipcios y de los mayas, que construyeron monumentales templos y observatorios aún envueltos de un aura misteriosa. Quizás la obra de estos artistas ilumina la función de la antiguas pirámides, las cuales parecen haber servido como un nodo de interconexión entre la tierra y las estrellas (literalmente como axis mundis). Según Ross, Star Axis ofrece una experiencia íntima de cómo “el ambiente de la Tierra se extiende al espacio y las estrellas”. La Gran Pirámide, tumba del Rey Tutankamon, más que un lugar para su descanso, parece “un trampolín para la eternidad”, dice Andersen después de haber vivido su experiencia en Star Axis.

LOOKINGUPTUNNEL-634x397

Foto: http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/

La meditación celeste de Ross plasmada en Star Axis se centra en Polaris, la estrella del norte y se inspira en gran manera en las pirámides egipcias. Se decía que cuando el faraón moría hacía cuerpo de luz y ascendía al cielo en una órbita eterna: por esto se convertía en Polaris, la estrella pivote que parece estar fija en el eje norte. Polaris en realidad no yace inmóvil, alineada con el polo celeste, pero para el ojo desnudo lleva siglos aparentemente estática, sirviendo de brújula para la navegación nocturna. Aunque ha sido usada para simbolizar la eternidad, Polaris no siempre se mantendrá como la estrella del norte, esto debido al movimiento del eje de la tierra, conocido como precesión (de 26 mil años). En realidad cuando la Gran Pirámide fue construida, la estrella del norte era Thuban, de la constelación Draco. En mil años, la doble estrella Gamma Cephei reemplazará a Polaris en la cima de la bóveda celeste.

Hour-Chamber-revised-634x397

http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/

La idea de Ross es revivir la historia de las estrellas, este “gran año” de 26 mil años en el que Tierra completa su movimiento de precesión y regresa a la misma posición. Las escaleras de Star Axis “te llevan en un viaje perceptual a través de los cielos del gran año. Cada uno de los 163 escalones brinda una visión de Polaris que corresponde a un punto específico del ciclo de precesión. Al ascender se observa la estrella enmarcada por un círculo de cielo cada vez más grande”. Después se observa Polaris “brillando al final del túnel, como un diamante solitario en el vacío”, una visión que evoca al Bardo Thodol, el Libro Tibetano de la Muerte y la visión de la Luz Clara que libera de los ciclos de la vida y la muerte.

La inspiración de Ross para construir su proyecto de vida tiene ecos metafísicos.  Star Axis es un “lugar para recordar”  nuestro “sentido de haber estado en las estrellas”, un espacio gnóstico. Ross decidió embarcarse en el proyecto después de ver unos esquemas de las alineaciones celestiales de la Gran Pirámide. Al estar dibujando se dio cuenta de que se podía experimentar el ciclo de la precesión pero había que construirlo. Durante el proceso tuvo sueños recurrentes y una voz que le decía “deben de entrar a la tierra para llegar a las estrellas”. Según relata Andersen, el arquitecto, nuevo Imhotep, le dijo que cree que Star Axis ya existe en otra dimensión, su trabajo es sólo encontrarlo y llenar los detalles. 

TOPIMAGE-crop

Caminos de luz dejados por las estrellas vistos desde Star Axis. [http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/ >

Twitter del autor:@alepholo

[Aeon Magazine]

 

Te podría interesar:

Disidencia inteligente con Critical Art Ensemble

Arte

Por: pijamasurf - 02/01/2014

Desde su fundación, CAE ha explorado la intersección entre el arte, la teoría crítica y el activismo político.
[caption id="attachment_70383" align="aligncenter" width="560"]cae Critical Art Ensemble in Halle/Saale, Alemania, montando "Radiation Burn: A Temporary Monument to Public Safety""
Imagen: Herder3[/caption]

Critical Art Ensemble es un grupo de cinco artistas que en la mayoría de los casos permanecen anónimos. Se trata de artistas con conocimientos en programación avanzada y varios medios audiovisuales, además de edición y performance. Desde 1987, CAE explora la intersección entre estas formas de arte y la teoría crítica, el pensamiento filosófico que busca ocuparse de la realidad e incluso de incidir en ella; algunos de los libros colectivos que han editado son The Electronic Disturbance (1994), Electronic Civil Disobedience & Other Unpopular Ideas (1996),Flesh Machine: Cyborgs, Designer Babies, Eugenic Consciousness (1998), Digital Resistance: Explorations in Tactical Media (2001), Molecular Invasion (2002), y Marching Plague (2006)

Los llamados “medios tácticos” (tactical media) les han permitido producir piezas artísticas desde la performance tecnológica, la instalación científica y las exhibiciones públicas, en museos o Internet. En 2004, Steve Kurtz (uno de los miembros fundadores de CAE) fue detenido por el FBI, acusado de bioterrorismo. Las acusaciones fueron desestimadas y Kurtz ganó el caso cuatro años después, pero el que un artista hoy en día pueda ser percibido como un terrorista por el poder, sin duda es digno de notarse.

Una de sus últimas intervenciones en espacio público consiste en realizar grandes fiestas para celebrar la victoria del sistema capitalista, con un espíritu de vital carnavalización. Por ejemplo, la primera fiesta se llevó a cabo en Sheffield, Inglaterra, para celebrar la tasa de desempleo de 20%; la segunda ocurrió en Japón, donde el tema fue el fracaso de las instituciones culturales del país para ser verdaderas instituciones públicas.

Curiosa victoria del CAE: que por el costo de un boleto de $1 dólar puedas asistir y formar parte de una pieza de performance contracultural, utilizando las “armas del enemigo” para desestabilizarlo. El situacionismo y su carga lúdica siguen pulsando en estos asomos de rebeldía, que no por su aparente naïveté pierden eficacia.

También suelen realizar jams de programación en vivo y crear piezas escultóricas a partir de data, como en A Public Misery Message: A Temporary Monument to Global Inequality (2012): el grupo hizo una representación gráfica de la inequidad que separa a 1% de los más ricos del mundo versus 99% restante. A bordo de un helicóptero, el espectador es elevado del suelo para apreciar la altura de la obra, que es una forma un tanto dramática de representar esa brecha que separa a los ricos de los demás.

En nuestros días, el arte contemporáneo parece haber dejado de tener vías de comunicación con la realidad de la gente: convertido en un artículo de élite o de iniciados, el arte vio medrar su potencial subversivo. Probablemente de las ruinas de este arte aún posible, CAE y otros grupos rebeldes logren reivindicar del arte su capacidad desestabilizadora, haciendo un arte propio de los tiempos en que vivimos, que atente contra nuestras ilusorias seguridades y cuestione nuestras certezas condicionadas.