*

X

¿Qué les preocupa a las personas más inteligentes del mundo?

Arte

Por: pijamasurf - 12/06/2013

Edge.org, como todos los años, les hace una pregunta "relevante" a una lista de científicos, artistas y demás intelectuales. Aquí algunas de las respuestas.

edge-w

Cada año el sitio Edge.org, considerado por muchos una de las publicaciones de mayor calidad intelectual en el mundo, reúne a cientos de los artistas, científicos y pensadores más renombrados del mundo y les hace la misma pregunta, creando una especie de think thank itinerante que busca dialogar  y anticipar las grandes cuestiones que enfrenta la humanidad o en ocasiones sólo celebrar el conocimiento. Este año la pregunta fue: "¿qué es lo que nos debería preocupar?", bajo el argumento de que "nos preocupamos porque somos capaces de anticipar el futuro. Nada puede hacer que nos dejemos de preocupar, pero la ciencia nos puede enseñar cómo preocuparnos mejor, y cuándo dejar de preocuparnos".

Algunas de las respuestas compiladas por Edge.org son notables ensayos sobre las problemáticas más apremiantes de la civilización moderna (el ejercicio anual acaba siendo un libro); otras son simplemente irónicas (predomina por supuesto el pensamiento racional y el elogio a la ciencia). Vale la pena darse una vuelta por este panorma de la actualidad, aunque evidentemente esta visión del mundo no es demasiado incluyente y por lo tanto tampoco concluyente. Les compartimos aquí una selección de los temas más interesantes que preocupan  a la intelligentsia occidental.

El biólogo Craig Venter, quien encabeza el desarrollo científico de la vida artificial o sintética, escribe desafiante: "Como científico, optimista y macho alfa no me preocupo. Como científico exploro y busco entender el mundo que me rodea. Como optimista me despierto cada mañana y vuelvo a iniciar todas mis tareas con esperanza y excitación. Como ateo sé que tengo sólo el tiempo entre mi nacimiento y mi muerte para lograr algo significativo. Como macho alfa creo que puedo y trabajo para resolver problemas y cambiar el mundo". Dicho esto, Venter se muestra un poco consternado por la persistencia de personas "no vacunadas" que pueden ser caldos de cultivo para virus y bacterias e infiltrarse a la sociedad (un poco de paranoia a la William Burroughs, aunque suponemos que "científica"). 

Brian Eno se preocupa de que "la mayoría de las personas inteligentes no quieren tener nada que ver con la política. La evitamos como la plaga (como Edge la evita, de hecho). ¿Es porque la política no es un lugar donde ocurre lo significativo? ¿O es porque estamos demasiado involucrados haciendo lo que hacemos, sea esto física cuántica, estadística genómica o música generativa? ¿O somos demasiado amables para involucrarnos en airadas discusiones? [...] ¿O confiamos en que la Mano Invisible o la Tecnósfera lo arregle todo misteriosamente?"

El físico e informático W. Daniel Hills se preocupa de que "los motores de búsqueda llevan tiempo siendo los jueces de lo que es importante; ahora empiezan a ser árbitros de la verdad". "En el pasado el significado sólo existía en las mentes humanas. Ahora existe también en las mentes de las herramientas que nos traen la información. Desde ahora en adelante estos motores de búsqueda tendrán un punto de vista editorial, y los resultados de búsqueda reflejarán ese punto de vista. No podemos seguir ignorando las asunciones detrás de los resultados".

Kevin Kelly, ex editor de Wired, se preocupa por "la bomba de la subpoblación", sugiriendo que más peligrosa que la amenazante sobrepoblación, es la subpoblación, un decrecimiento en el deseo de llenar el mundo y una humanidad en la que predominarán personas de más de 60 años de edad. Esta inversión de términos en lo que consideramos deseable nos colocaría en una situación en la que aún no sabemos cómo actuar (y es que para casi todo tenemos modelos).

El director de cine Terry Gilliam, ex Monty Python: "Ya dejé de hacer preguntas. Sólo floto en un tsunami de aceptación de lo que sea que la vida me arroje… y me maravillo como estúpido". (Esa fue su respuesta completa) 

Fiel a sus críticas de la tecnología y el Internet como ejes enajenantes,  Evgeny Morozov señala: “Me preocupa que conforme el poder para resolver problemas de nuestras tecnologías aumenta, nuestra habilidad para distinguir entre problemas importantes, triviales o incluso inexistentes, se deteriora”.

El editor alemán Andrian Kreye tiene una interesante perspectiva sobre las cuitas históricas, las cuales tienden a imaginar escapes como la singularidad, el milenarismo, el apocalipsis, la iluminación, etc... "No existen momentos catárticos en la historia. Hay muchos en la fe y en la ideología". El problema es que "la catarsis permanece como una promesa vacía", pero no "hay paraíso, no hay salvación o última victoria".  Y sin embargo la catarsis, con su falsa promesa, es parte de nuestras improntas cerebrales, de lo que nos hace seguir viviendo. "La simulación de la catarsis es justo la forma en la que disfrutamos el arte, la música, las historias e incluso los deportes".

Tim O'Reilly hace referencia a una preocupación, que se reitera en varias de las respuestas y tiene que ver con la globalización y la homogenización de nuestra cultura,  lo que algunos argumentan es un cauce hacia la falta de diferencia y la poca producción de modos alternos de existencia. Embebidos en esta monocultura hay un peligro nuevo. "Las civilizaciones fallan. Nunca hemos visto una que no lo haya hecho. La diferencia yace en que esa antorcha de progreso siempre se había pasado de una región del mundo a otra. Pero por primera vez tenemos una única civilización global. Si falla, todos fallamos".

Douglas Rushkoff, el analista de medios y filósofo de la comunicación, dice: "Debemos preocuparnos de la caída del sistema nervioso humano. Deberíamos de preocuparnos de que algo, probablemente ambiental, pero posiblemente más sutil que eso, está afectando nuestra capacidad de procrear nuevos seres humanos con aparatos perceptuales que funcionen coherentemente. Deberíamos de preocuparnos de lo que esto significa para el futuro económico de nuestra sociedad, deberíamos de preocuparnos de lo que esto significa para el futuro de la cognición colectiva y la conciencia de nuestra especie".

Lee lo que les preocupa a 150 de las mentes más brillantes del mundo (en inglés)

Aquí una versión resumida en español

 

 

Te podría interesar:
El 2013 fue un año, en apariencia, musicalmente discreto, pero que al repasar las flores sonoras que se cultivaron, comprobamos que fue un periodo delicioso.

albums2013

Sin música, la vida sería un error

-Federico Nietzsche 

Durante este 2013, como suele ocurrir, una generosa porción de nuestra fortuna existencial se tradujo en el hallazgo de finas obras sonoras. Entre el estimulante pantano de géneros, subgéneros y metagéneros que caracterizan la actualidad musical, de vez en cuando encontramos exquisiteces que destacan por su elegancia, integridad, atrevimiento, o por la suma de múltiples microvariables que, supongo, se agrupan bajo la etiqueta "talento".

A lo largo del año, como complemento al disfrute de música suave, confirmamos que la música ofrece beneficios, científicamente comprobados, para la mente humana, ya sea como analgésico, relajante, antidepresivo o como potenciados cognitivos. Además, confirmamos la injerencia que tiene la música en la programación de una cierta frecuencia anímica o incluso en la configuración de nuestra realidad perceptiva. Pero más allá de las pruebas científicas sobre las neurobondades que la música tiene para nosotros, lo cierto es que en 2013 se estrenaron obras que honran el entrañable papel del arte del sonido en la vida del ser humano.

Sobra enfatizar, pero de cualquier forma lo haré, que como cualquier otra lista, ésta es un ejercicio subjetivo –y como tal, cuestionable–, que responde al gusto personal. Pero también creo que, con un poco de suerte, encontrarás aquí al menos un par de agradables novedades o de risueñas coincidencias.  

 

17. Cold Mission / Logos

Plasticidad electrónica con sabor a underground, el álbum debut de este productor londinense juega con los patrones, estirando secuencias para luego frenarlas de tajo. Un prometedor experimento.    

 

16. Disappearance / Ryuichi Sakamoto + Taylor Deupree

Un álbum diseñado para acoger sesiones de plácida introspección. Una fructuosa colaboración que acompaña el silencio del espacio físico mientras arrulla la actividad de los flujos mentales. Limpio, elegante, ideal para practicar la traslucidación sensible.

Leer reseña completa

 

15. LISm / Ellen Alien

Una narrativa arquetípica, o mejor aún, una iniciación piscosonora, que parte de una pieza comisionada a Alien para un performance y termina en uno de los discos más intrigantes del año. 

Leer reseña completa

 

14. The Marriage of True Minds / Matmos 

Sonoramente complejo, conceptualmente extraordinario, este brillante dúo nos comparte su exploración alrededor del "experimento de Ganzfeld" y, en particular, de la telepatía (máximo coito entre dos mentes). 

Leer reseña completa

 

13. The Big Dream / David Lynch 

Irónico, lúcidamente sucio, este álbum cuenta una historia "con súbito aroma a un rodeo eléctrico, a una pesadilla vintage, o a una noche de graduación transtemporal". Jams aparentemente improvisados sirven de fondo a los terapéuticos monólogos de Lynch, que en está ocasión apostó por una especie de blues oscuro y rock de época.

Leer reseña completa 

 

12. Home / Nosaj Thing 

El californiano deja claro con este álbum su agilidad electrónica. Un disco elegante, que invoca "estados de ánimo tornasol, tendiendo al cristal" y en el cual nos demuestra una sincera receptividad a la evolución de su música.

Leer reseña completa

 

11. 1/1 de Moritz von Oswald + Nils Petter Molvaer

La sensualidad jazzera de la trompeta de Petter Molvaer, queda deliciosamente impresa sobre un fondo delicadamente entretejido por von Oswald, que florece entre el ambient, el dub y el techno. Imperdible cartografía sonora la de 1/1.

Leer reseña completa

 

10. Elements of Light / Pantha du Prince & The Bell Laboratory

Para este álbum, Hendrik Weber (aka Pantha du Prince) unió talento con el colectivo noruego de 'músicos de campanas'. El resultado es un aneglical LP, en el que desfilan ánimos sonoros que van desde el microhouse evanescente hasta el minimalismo clásico.   

Leer reseña completa

  

9. Dreamachines / John Zorn

Tras participar en más de un centenar de discos, el maestro Zorn sigue materializando sus inquietudes musicales en obras notables. Esta vez en forma de tributo para Burroughs y Gysin.  Con Medeski al piano y Baron en las percusiones,  éste álbum desborda calidad interpretativa.

Leer reseña completa

 

8. Jane 1-11 / Harold Budd

El magistral ambientalista regresó con un álbum memorable. Música para mirar por la ventana y observar, tal vez, fantasmas organizando sublimes arreglos florales. En los 11 fragmentos de Jane, el avant-garde se transforma en clásico y nos deleita con su linaje.

Leer reseña completa

 

 7. Somewhere / Keith Jarrett, Jack Dejohnette y Gary Peacock

No hay mucho que decir sobre este disco. Simplemente es el resultado de una reunión entre algunos de los mejores jazzsitas de las últimas décadas, que se decidan a entablar conexiones rítmicas, con telepática precisión, mientras disfrutan lo que hacen.

 

6. K2o / Kandodo 

Diálogos imaginarios con estados opiáceos, guiados por una guitarra exquisitamente amplificada, en lo que representa uno de los más hermosos encuentros entre el post-rock y el post-ambient. Música para relajarte al borde un acantilado.  

Leer reseña completa

 

5. Borderlands / Juan Atkins & Moritz von Oswald

Paisajes sonoros, infinitos, desdoblándose a ritmo de secuencias meditativas. Con Borderlands resulta fácil sumergirte en la atemporalidad, en medio de un trance que se construye a través de sutiles pinceladas del techno más fino que pueda imaginarse. 

 Leer reseña completa

 

4. Tomorrow's Harvest / Boards of Canada 

Tras ocho años sin lanzar un disco, el brillante dueto de escoceses regresa para brindarnos un banquete de IDM gourmet. Con su característica habilidad, logran que la cosecha del futuro entrelace secuencias con atmósferas para tejer novedosos deja-vu's de música suave. 

Leer reseña completa

 

3. Mantis / Felipe Pérez Santiago

 Un espléndido ejercicio retrospectivo de este compositor mexicano. Intensidad electroclásica de muy fina hechura, capaz de entretejer a lo largo de sus 12 tracks una inolvidable alegoría cross-overiana.

Leer reseña/entrevista completa

  

2. Spaces / Nils Frahm 

Combinando tracks de estudio y grabaciones en vivo, Spaces es la consagración de Frahm como uno de los músicos más lúcidos de la actualidad. Su precisión teutona y su educación en la música clásica, se funden con una sensibilidad que, segura de si misma, nos lleva a recorrer paisajes de síntesis onírica, aventura que difícilmente olvidaremos. 

Leer reseña completa 

  

1. The Cartel vol 1 & 2 / Amorphous Androgynous

Un álbum irreseñable, una pieza de contracultura futurística. Efusivo collage de estilos que se traducen en una emocionante narrativa. Frecuencias detetctivescas, dub's redentores, optimismo setentero, todo bajo la brújula de un discurso psicodélico entrañable, genuino. Este disco doble de Amorphous Androgynous, para mi gusto uno de los mejores proyectos musicales de las últimas décadas, es efusividad evolutiva, un esperanzador glitch para aquellos que consideramos que el destino se diseña, el presente se hackea, y el pasado se honra. Una vez más Brian Dougans y Gaz Cobain tienen un explosivo regalo para nosotros.  

Twitter del autor: @ParadoxeParadis