*

X
El Ministerio Público es el órgano encargado de recibir e investigar las denuncias delictivas; el 99% de los delitos en México quedan impunes, pero aunque no lo creas, te conviene conocer tus derechos ante el MP.

ministerioEn México el Ministerio Público recibe e investiga las denuncias de delitos. Existe la versión federal, que atiende delitos generalmente considerados como graves, y la estatal. A su vez, cada uno depende de las procuradurías.

En la percepción popular, tanto las procuradurías como sus ministerios están generalmente asociados a prácticas corruptas y poco eficientes, imagen justificada si recordamos que únicamente resuelven el 1% de los casos denunciados. “Es increíble que los titulares de las Procuradurías se mantengan en sus puestos, aun cuando sus ministerios públicos tienen un alto porcentaje de pérdidas de casos ante los tribunales”, advierte el activista Alejandro Martí.

El Ministerio Público busca y presenta las pruebas para detener a los inculpados ­­—averiguación previa— y si considera que existe un delito qué perseguir, la turna ante un juez. En pocas palabras, cumple una función imprescindible dentro del sistema judicial mexicano, pues ningún delito procede si este organismo no lo acredita.

Los procuradores, que son designados por el ejecutivo federal o estatal, son la autoridad máxima dentro de un MP. Lo anterior provoca que, como argumenta la investigadora Azul Aguiar en su ensayo “Democracia sin Estado de Derecho. El Ministerio Público en México”, un ciudadano con poder político tenga ventajas en un proceso judicial.

Aún con todas las deficiencias estructurales de estos órganos, es fundamental conocer los derechos que como denunciantes o acusados tenemos ante estos. Recordemos que una cultura de respeto a nuestros derechos humanos comienza con que los ciudadanos sepamos cuáles son estos para exigirlos. Resulta alarmante que en nuestro país únicamente se denuncien 8 de cada cien delitos, evidencia de desconfianza hacia las autoridades, lo que a su vez genera que estas no se sientan presionadas para actuar con eficiencia y honestidad —es decir, se genera un círculo vicioso.

La organización México Unido Contra la Delincuencia A.C elaboró un práctico infográfico sobre nuestras garantías ante el Ministerio Público, el cual compartimos a continuación. También te recomendamos que si tienes alguna experiencia que atente contra tus derechos en algún Ministerio Público Federal –como la exigencia de un soborno o una negligencia por parte de las autoridades–, te comuniques al 01800-00-85-400  desde el interior de la república, o al  53-46-06-95 en el Distrito Federal.

derechos1

derechos 2

derechos 3

Si los abusos se cometieron desde un MP estatal, investiga qué dependencia es la correspondiente para levantar tu queja. Ejerzamos presión por un cambio al interior del sistema de justicia mexicana, la transformación únicamente puede provenir desde nosotros.

En este link además, encontrarás qué debes hacer al presentar una denuncia.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Te podría interesar:

El problema del narcotráfico en México terminaría con la legalización: declaraciones de un Zeta

Por: Ana Paula de la Torre - 10/18/2013

En la primera entrevista realizada a un 'zeta', este advierte, al periodista de guerra John Lee Anderson y Diego Enrique Osorno, que la legalización de las drogas acabaría con el crimen organizado.

zetas_887521004

Recientemente el periodista de guerra, John Lee Anderson, en su visita a una de las ciudades mexicanas del norte, consiguió una entrevista con un Zeta veterano —semi-retirado de la organización a sus 26 años, después de haber servido a este grupo delictivo que ha sembrado terror y tristeza en México. En la conversación también participó el periodista mexicano Diego Enrique Osorno.

Los “Zetas” nacieron como el grupo armado de defensa del Cártel del Golfo. Sus fundadores fueron ex militares de élite, que en algún momento recibieron entrenamiento de la CIA – por esto los miembros más altos de su estructura reciben entrenamiento cuasi-militar. En el 2010 se separaron del Cártel del Golfo para formar su propia organización, caracterizada por sus sanguinarios métodos y por su rápida expansión, incluyendo negocios paralelos como la extorsión de comerciantes y secuestro de personas, sobre todo a migrantes que van hacia Estados Unidos. La entrevista de Lee resulta intrigante para los mexicanos, pues en el imaginario colectivo este grupo pareciera impenetrable; por sus métodos, estructura y aparente falta de humanidad. 

¿Qué hay en la mente de un Zeta? La historia evidencia un caso común, en el que un joven de escasos recursos ingresa a un cártel atraído por un ‘jugoso’ sueldo, que supera por mucho al promedio de los empleos disponibles en el país. Se trata de un personaje que gradualmente justifica sus actos violentos ante la dificultad de salir de la organización una vez que has entrado. Este, a su vez cumple con una característica común de los delincuentes mexicanos, mantiene una doble fe moralista y cree en un dios que lo cuida a pesar de sus acciones. 

El entrevistado constata que la violencia se originó por la lucha de plazas en el país. Afirma que los niveles estremecedores de violencia, fueron inicialmente producto de una venganza, ya que el Cártel del Golfo decapitó a prisioneros “Zetas”, ante lo que ellos respondieron; así la espiral de violencia habría crecido. “Uno con el tiempo se va acostumbrando a ver eso”, afirma. 

Probablemente una de las más reveladoras declaraciones de este joven, tiene que ver con el recurso que, a su consideración, terminaría con los cárteles: 

JLA: ¿Cómo podría haber un México sin cárteles? 

Z: Yo opino que se legalizaría la droga, porque sin droga nadie puede hacer nada. Así, ya si ellos les dan permiso de vender droga, yo pienso que es lo mejor. Que ya dieran permiso de vender droga y todas las personas que estén trabajando mal, que se pongan de acuerdo sobre a quién le van a pagar en cada estado o a su comandante. 

La entrevista de Lee –la cual pretende culminar con un documental–, devela un interesante historia, no solo para imaginar la dinámica de los cárteles, sino también para acercarnos a la psicología de las personas que trabajan en ellos: seres humanos reales, que generalmente por dinero, terminan acostumbrándose a sembrar un sufrimiento que ni el mayor de los lujos justificaría. 

Lee aquí la entrevista completa publicada por Gatopardo. 

Twitter de la autora: @anapauladelatd