*

X

Viajeros burlan superstición en vuelo 666 a HEL en viernes 13

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/13/2013

¿Doble y hasta triple mala suerte volar en el vuelo 666 de Finnair a Helsinki el viernes 13?

 

 

Copenhagen airport

Para algunos aboradar el vuelo 666 a Helsinki este viernes 13 habría sido tentar al destino, arriesgándose a caer en un vórtice de superchería hasta el infierno. Pero afortunadamente para la aerolínea Finnair muchas personas no comulgan con la idea de que el viernes 13 es de mala suerte o que el 666 es el número del diablo (y Helsinki, por sus primeras letras, la entrada al infierno o hell) por lo que pudieron vender casi en su totalidad el vuelo.

"Ha sido una buena broma entre pilotos", dijo el piloto Juha-Pekka Keidasto antes de volar el Airbus 30 de Copenhague a Helsinki. "NO soy supersticioso. Es una mera coincidencia para mí". 

Pero las aerolíneas no están exentas de superstición, la misma Scandinavian Airlines no cuenta con la fila 13 de asientos, por ejemplo. Para los escandinavos el 13 tiene una connotación negativa porque es considerado como un número caótico, después del 12 que sirve como eje regulador de nuestro tiempo.

En realidad el supuesto mal agüero del viernes 13 viene del arresto de los Caballeros Templarios y su líder Jaques de Molay un viernes 13 de 1307, por orden del Rey Felipe. Esta sociedad secreta de grandes maestro del ocultismo y las armas se desbandó en 1313 pero sus leyendas sigen llenando l

El vuelo 666 aterrizó sin problemas este viernes 13 en la capital de Finlandia.

[The Guardian]

Te podría interesar:

El inspirador caso de la mujer negra que defendió a un supremacista blanco

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/13/2013

En 1996 Keshia Thomas, de 18 años de edad, demostró una enorme valentía y bondad al proteger a un miembro del Ku Klux Klan que se manifestaba en Michigan.

_70763345_kt_struggling_464

Los derechos civiles en Estados Unidos han tenido una larga y tormentosa historia. Cincuenta años después del famosísimo discurso “I have a dream” de Martin Luther King, la práctica de los derechos civiles en EUA aún deja mucho que desear. Sin embargo, el caso de Keshia Thomas y su enorme acto de valentía parece ofrecer un poco de esperanza ante la desigualdad racial, la discriminación y el odio en general.

En 1996 la organización del Ku Klux Klan decidió manifestarse en Ann Arbor, Michigan, EUA. Este acto parecía un tanto ilógico considerando que la ciudad es liberal, progresiva y multicultural. La manifestación fue confrontada por cientos de personas que se oponían al mensaje supremacista de la organización, razón por la cual los miembros del KKK estaban protegidos por policías y rodeados por una valla que los separaba de los manifestantes anti-KKK. 

Por alguna razón, un miembro del Klan (o un hombre que parecía pertenecer a la organización) se había separado del grupo y se encontraba del lado equivocado de la valla. Cuando una mujer anunció su presencia entre el grupo anti-Klan, estos lo persiguieron y atacaron. Usando los palos de madera de sus pancartas para golpearlo y gritando “¡Maten al Nazi!”, el grupo que supuestamente se oponía al odio y a la discriminación se convirtió en una multitud enfurecida y descontrolada.

_70763343_kt_onground_464

Al ver que todo se salía de control y que el nivel de violencia escalaba, Thomson, de 18 años, se tiró sobre el hombre para protegerlo. La joven optó por ignorar la bandera de la Confederación en la playera del hombre y sus tatuajes de la SS, y con esto le salvó la vida.

En una entrevista con la BBC, Thomas explica que “sabía lo que se sentía ser lastimada. Las muchas veces que eso pasó, hubiera deseado que alguien me hubiera defendido”.

Thomas cree que su acto previno más violencia en el futuro ya que “la mayor parte de las personas que lastiman a otros han sido lastimados. Si lo hubieran matado o lastimado gravemente, ¿cómo se sentiría su hijo?, ¿continuaría con la violencia?”

17 años después, la increíble valentía de Thomas ha tocado a muchas personas. Esta mujer nos recuerda que “La mejor cosa que puedes hacer es ser amable con otro ser humano. Puede ser algo tan sencillo como el contacto visual, o sonreír. No tiene que ser un acto monumental”.