*

X

Por las siguientes razones, es muy probable que la religión no sobreviva al Internet

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/11/2013

Existen varias razones por las cuales las instituciones religiosas estan luchando para no perder adeptos, y todas ellas se encuentran en un sólo lugar: el Internet.

jesusMientras más avanzan los años las religiones tradicionales van perdiendo parvadas. En octubre de 2012, por ejemplo, el Research Pew Center anunció que por primera vez en la historia la población de protestantes cristianos había disminuido a menos del 50 por ciento en Estados Unidos. Y el gran “héroe” (o enemigo) de esta situación es nada menos que el Internet.

Una religión tradicional, una fundada en la “creencia correcta”, requiere de un sistema de información cerrada. Es por ello que la Iglesia Católica puso un sello oficial de aprobación en algunos textos antiguos y prohibió y quemó otros. Es por ello que como por arte de magia, los católicos son capaces de cerrar todas las avenidas que contienen otra información, y han pasado eones perfeccionando defensas que mantienen la información ajena alejada de los creyentes.

Pero esas defensas, aunque funcionaron muy bien en la infancia de la humanidad, no están diseñadas para la era presente de la información. Pueden tener misionarios en Twitter y guapos calvinistas haciendo videos virales acerca de cómo la alabanza de Jesús no es una religión sino una relación, pero eso no cambia el hecho de que el libre flujo de información sea realmente malo para el producto que están vendiendo. A continuación mencionamos cinco tipos de contenido web que va en detrimento de cualquier religión.

Videos y artículos científicos radicalmente buenos: la religión evoca algunas de nuestras emociones más profundas: la alegría, por ejemplo, o la trascendencia y el asombro. Esto es a lo que se refería Einstein cuando dijo que “la ciencia sin la religión deja mucho que desear”.  Si los nuevos descubrimientos o los misterios que quedan por resolver en la ciencia no nos llenan de goce e incluso de asombro absoluto, entonces nos estamos perdiendo de la parte más rica de la experiencia. Afortunadamente la ciencia puede ofrecernos todo lo anterior, y algunas secciones de Internet son increíblemente efectivas al evocar el asombro científico (o la espiritualidad) del mundo natural revelado. Algunas de ellas son: Symphony of Science, NOVA, TED, RSA Animate y Birdnote.

Proyectos curatoriales de creencias ridículas: las creencias religiosas que no son las tuyas a menudo suenan ridículas, y entre más tarde en tu vida te las encuentres más risibles se vuelven. La mayoría de los escritores web están buscando atrapar tu atención, lo cual significa que si hay algo ridículo que reseñar sin duda será reseñado. Un recuento de las creencias religiosas casi seguramente llamará tu atención, te hará voltear los ojos, reír, y  luego dar “compartir”.

Los ámbitos explotadores, opresivos, oportunistas y violentos de la religión: el caso en contra de la religión no cesa con ponerla en ridículo. Algunas veces se pone realmente oscuro y feo. La Biblia está repleta de esclavitud sexual, poligamia e incesto, y estas están catalogadas en lugares como Evilbible.com. Un estudiante que esté escribiendo acerca del Día de gracias puede toparse con la información de cómo los puritanos quemaron las aldeas de los indios, o de dónde viene el mito original de la historia de la Navidad.

Comunidades de apoyo para personas saliendo de una religión: antes de que existiera el Internet, la mayoría de las personas que perdían su fe se guardaban sus dudas para sí mismos. No había manera de enterarse quién más podría estar pensando pensamientos prohibidos. En algunas sectas, un miembro dudoso puede ser desterrado o excomunicado para asegurarse de que las dudas no se esparzan. Ahora los excomunicados pueden crear páginas de Internet, y ahora hay tantas comunidades para los no-creyentes como hay cosas en qué creer.

Estilos de vida de los ricos, famosos y ateos: cuando salen de su proceso de recuperación, los antes cristianos o musulmanes (o cualquier otro antes-creyente) encuentran que hay todo un mundo secular que los espera en la Red. Esto puede ser literalmente un salvavidas para aquellos atrapados en comunidades religiosas cerradas. En la Red pueden explorar estilos de vida en los cuales las personas permanecen sorprendentemente decentes y amables sin un texto sagrado o una figura de autoridad que les diga qué hacer.

Bienestar interespiritual: esto puede sonar extraño, pero uno de los hilos de la religión tradicional son las comunidades de interfe que se enfocan en valores espirituales compartidos. Muchas religiones decretan verdades exclusivas y ven a otras religiones como competidoras. Sin estos decretos no hay necesidad para el evangelismo, los misionarios o una serie de doctrinas como el cielo y el infierno. La Red muestra el hecho de que las cualidades buenas o malas de la humanidad son universales y están esparcidas a lo largo de culturas y religiones, a lo largo tanto de tradiciones religiosas como seculares. Ofrece consuelo y reafirmación en que no perderán dimensiones morales o espirituales de la vida si salen de una religión, mientras que al mismo tiempo ofrece los medios para ver lo que es realmente inmortal y sabio de las viejas tradiciones.

 

[Salon]

 

Te podría interesar:
Un modelo de cliodinámica basado en el Big Data sugiere que la guerra es la causa de la evolución social compleja, dando pie a la formación de ciudades, gobiernos y demás estructuras sociales.

Taniec_tatarski

Generalmente se considera que la agricultura fue la principal razón por la cual las sociedades primitivas evolucionaron y se fueron estableciendo para formar ciudades, gobiernos y demás costumbres propias de la civilización. Pero un  nuevo estudio que se desprende de una rama novedosa de la ciencia, conocida como cliodinámica, sugiere que en realidad el principal motor de esta evolución social es la guerra.

La cliodinámica es una disciplina creada por Peter Turchin hace una década y se basa en el uso de la información (el big data), como medio para predecir el futuro y también para poner a prueba teorías de lo que sucedió en el pasado. Este movimiiento de "data geeks", como lo llama Wired, ha puesto a prueba recientemente la ida de que los estados son el resultado de la agricultura.

La historia que casi todos consumimos en la escuela decía que los humanos eran cazadores-recolectores que vivían en sociedades relativamente simples, hasta que evolucionaron a sociedades más complejas, en las que se implementó cooperación a gran escala y se desarrollaron gobiernos, educación, ejércitos, etc. Fue, según esta versión, el excedente generado por la agricultura el que liberó a las personas para poder dedicarse a otras tareas. En su trabajo publicado en el Proceedings of the National Academy of Sciences, Turchin, analizando enormes cantidades de información, intenta responder a la pregunta de qué fue lo que permitió este salto evolutivo en términos sociales y de cuáles fueron las normas que permitieron a las sociedades extenderse a millones de personas... y las respuestas que obtiene difieren del modelo estándar de la historia.

"La competencia entre sociedades, la cual históricamente ha tomado la forma de la guerra, es lo que motiva la evolución de las sociedades complejas", señala Turchin

Para llegar a esta inferencia, Turchin diseñó dos modelos matemáticos para predecir el esparcimiento de las sociedades complejas. Uno se basó en la agricultura, la ecología y la geografía y el otro incluye tres factores más y la guerra. Luego se correlacionó información de atlas históricos para determinar cual de estos modelos correspondía a la forma en la que diferentes estados e imperios evolucionaron. El modelo de la guerra predijo en cerca de un 65%  la variación histórica entre los años 1500 A.C. y 1500 D.C., mientras que el modelo  de agricultura predijo sólo el 16% de esta variación.

Turchin advierte que la agricultura también es parte importante de cómo evolucionan las sociedades complejas, y planea un nuevo estudio en el que se tome en cuenta también información económica e ideológica, notando que la competencia ideológica y económica moldeó en buena medida la evolución de las socieades de Estados Unidos y la Unión Soviética en la "Guerra Fría". Pero más allá de esto, la guerra parece ser el indicador principal en la dinamización de la evolución social compleja.

Los datos hallados por Turchin son polémicos en tanto a la ideología dominante que difícilmente aceptará asociar la guerra con lo evolutivo y que, tal vez de manera, eso sí, evolutiva busca librarse de la guerra como un fin para la paz o como parte intrínseca de la naturaleza humana. Pero tampoco son fáciles de refutar.

Ideas similares han sido ligadas al nazismo. Por ejemplo el filósofo Oswald Spengler escribió:

Cuando los pensadores individuales y los idealistas hablan de paz, como lo han hecho de tiempos inmemoriales, el efecto es negligente. Pero cuando toda una sociedad se vuelve pacifista es el síntoma de la senectud. Razas fuertes y con recursos, no son pacifistas. Adoptar una posición así, es abandonar el futuro, por lo que el ideal pacifista es una condición terminal que se contrapone a los hechos básicos de la existencia. Mientras el hombre siga evolucionando, habrán guerras.

Puede ser un exceso creer que la guerra es algo positivo o incluso creativo (aunque es indudable que la evolución no habla de moral); pero no resulta tan radical si consideramos más que a la "guerra", al "conflicto" como el acelerador de cambio o el motor de innovación y transformación. Lo podemos ver ciertamente en nuestras vidas personales, ¿acaso hay algo que nos transforme tanto, que nos motive a cambiar y a cruzar una frontera en nuestra personalidad como un conflicto? Es parte del pathos del hombre que al exigirle y al ponerle a prueba, al encontrarse en una situación al límite, es cuando mayores fuerzas consigue producir. Algo similar puede suceder con la guerra en diversos aspectos. Por una parte los individuos que se ven forzados a vivir y logran sobrevivir una guerra, se ven seriamente afectados y seguramente estarán motivados a hacer cambios --por ejemplo la sociedad alemana moderna, como herencia de haber vivido la guerra yel nazismo, es una de las más inclusivas y tolerantes de la actualidad. Por otro lado, la misma destrucción literalmente hace necesaria la creación de nuevas estructuras, de un nuevo orden --y acaso com efecto secundario permite a la mente nuevas formas de pensamiento, al aniquilar el pasiaje previo, que es también un paisaje mental (claro que esto ocurre sólo cuando la losa no es demsaido pesada, cuando las personas no viven en condiciones tan precarias que su mismo funcionamiento mental está puesto en entredicho por la falta de recursos básicos). Dioses como Shiva o Kali, o  el mismo  Tezcaltlipoca y el egipcio Set, ligados a la destrucción y a la subversión del orden establecido, son parte indispanesable del orden dinámico del existencia: es la danza de los opuestos lo que es verdaderamente creativo y evolutivo, y entre estos opuestos no habría que excluir a la guerra y a la paz.

La guerra como motor de evolución social, seguramente no será un concepto popular según los paradigmas morales de nuestra época, pero no por ello deja de ser fascinante y motivo de introspección de la psique humano.

[Wired]

Twitter del autor: @alepholo