*

X

Tian Yu, la mujer que casi muere por fabricar tu iPad

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/06/2013

Después de jornadas laborales de 12 horas diarias por seis días a la semana, Tian Yu se arrojó desde el cuarto piso de su dormitorio en una fábrica de Shenzhen, China, donde se manufacturan iPad y otros gadgets parecidos.

Tian Yu

La explotación laboral que permite la fabricación de los productos Apple y de otras marcas como Microsoft y Sony es bien conocida, concentrándose sobre todo en plantas del sur de China pertenecientes a la firma Foxconn. Desde hace varios años se ha documentado ampliamente el trato inhumano que reciben estos obreros, quienes laboran por jornadas que rondan las 12 horas diarias, viven prácticamente esclavizados al interior de las fábricas (donde incluso tienen sus dormitorios) y, en general, son víctimas de una situación en la que la ganancia del producto se obtiene a costa de dichas condiciones.

En este contexto, recientemente el periódico inglés The Guardian retomó el caso de Tian Yu, una joven que el 17 de marzo de 2010 se arrojó desde el cuarto piso de su dormitorio, el mismo año en que otros 17 compañeros también lo intentaron, de los cuales murieron 14. Después de 12 días en coma, Yu despertó con fracturas en su columna vertebral y sus costillas y semiparalizada. Tenía entonces 17 años.

Durante los tres años que han transcurrido desde entonces poco ha cambiado en Foxconn, a pesar de la presión de campañas mediáticas y de activistas al respecto.

Jenny Chan, de la organización de defensa de derechos humanos Sacom, con sede en Hong Kong, ha seguido de cerca el caso de Yu y a partir de lo cual publicaron un artículo en la revista académica especializada New Technology, Work and Employment con el título “Una sobreviviente de suicidio: la vida de una trabajadora china” (disponible en inglés en este enlace).

En términos generales Chan ofrece un panorama detallado, puntual, de las condiciones en que laboran los obreros de Foxconn y las políticas de esta empresa, un “sistema de granja-batería humana”, según lo resume Aditya Chakrabortty en The Guardian, en el que el empleo de personas muy jóvenes o migrantes rurales muy pobres, o el hacinamiento de los dormitorios, son situaciones habituales.

“Apresúrate en busca de tus mejores sueños, persigue una vida magnífica”, dice el libro que todo empleado de Foxconn debe leer al ser admitido en su plantilla, un lema dolorosamente irónico que inevitablemente recuerda el “Arbeit macht frei” (“El trabajo los hará libres”) inscrito en la entrada de varios campos de concentración nazi, Auschwitz incluido.

“¿Cómo estás?”, preguntaba diariamente alguno de los supervisores de la fábrica a los obreros, a lo que estos tenían que contestar siempre, “¡Bien! ¡Muy bien!”, para después volver al silencio absoluto.

Asimismo, una jornada usual de Yu era de más de 12 horas del día por seis días a la semana; se le obligaba a acudir a reuniones laborales sin que esto se incluyera en su horario de trabajo y a saltarse comidas para cumplir con sus obligaciones. Las pausas para ir al baño estaban restringidas y los equívocos se castigaban con una reprimenda severa. Por último, no había algún tipo de entrenamiento previo para el trabajo.

Ante esto, un día Yu tomó la decisión de suicidarse. El detonante lo tuvo el día en que le avisaron que ese mes no recibiría su paga por un error de la administración. Foxconn le debía el equivalente a poco más de 200 dólares (más o menos la cuarta parte del valor de un iPhone).

Apple, por su parte, tampoco parece muy interesada en que esta situación cambie. Cuando ocurrió el intento de suicido de Yu, Tim Cook declaró que se le pediría a Foxconn que mejorara las condiciones laborales de sus empleados, pero al parecer no ocurrió nada más allá de

Chakrabortty cierra su recuento con un contraste sumamente elocuente de esta inequidad tan propia de nuestro tiempo: mientars que Yu recibió un “pago humanitario” en una sola exhibición de 180 mil yuanes (poco más de 29 mil dólares), tan solo el año pasado el salario personal de Tim Cook fue de 4 millones de dólares.

También en Pijama Surf:

6 razones por las cuales Apple dejó de ser la compañía “cool” de productos que todos querían

Niños de 13 años trabajan 16 horas al día por 70 centavos de dólar para fabricar el iPhone

Steve Jobs no era Dios

En Internet: "A suicide survivor: the life of a Chinese worker", de Jenny Chan (PDF, inglés).

[Guardian]

Te podría interesar:
Las Vegas como metáfora de la sociedad occidental capitalista: una fiesta eufórica que se cree eterna pero para la cual se acerca pronto el momento de la resaca, el futuro de una civilización adoradora de los espejismos y el simulacro.

4_contrapunto_1

Durante el año que viví en California fui cuatro veces a Las Vegas. Es un destino natural para los pobladores de los estados colindantes, pero sobre todo para quien vive en Los Ángeles, a poco más de cuatro horas en automóvil, en una autopista de asombrosas panorámicas desérticas. La otra ciudad próxima es Phoenix, en Arizona, y, por añadidura, San Diego y Tucson. San Francisco está considerablemente más lejos, al igual que Salt Lake City, en Utah, con Tijuana y Mexicali más cerca que ambas. Esas son las grandes ciudades cuyo viaje por tierra no significa un día de viaje. De ahí en fuera, para llegar a ese oasis del capitalismo es necesario volar o manejar durante demasiado tiempo como para pasar ahí solo un par días. Y estar más de cuarenta y ocho horas en ese lugar es un suplicio.

4_contrapunto_2

Es un lugar paradigmático por muchos motivos. Es un burdo resumen de la cultura estadounidense y del sistema capitalista: la ciudad más superficial del continente, y probablemente del mundo. Hay antros, baños de sol a un lado de la alberca, buenos restaurantes, miles de tiendas caras y baratas y, desde luego, apuestas de todo tipo. También hay shows, campos de golf, strip clubs, brincos en paracaídas y campos de tiro con pistolas y balas de verdad, sin contar la amplia selección de lo ilegal: prostitución y drogas. Y por ahí debe de haber un cine, escondido tras luces de neón.

Las apuestas se legalizaron en el estado de Nevada en 1931, y cinco años después la presa Hoover fue capaz de producir suficiente electricidad para dotar de aire acondicionado a la ciudad en ciernes. Bugsy Siegel inauguró el Flamingo en 1947, y la victoria de la revolución cubana en 1959 le cerró las puertas al turismo hedonista que buscaba mujeres, licor y apuestas, haciendo de Las Vegas la capital de éstos y otros vicios. Tanto Bugsy como The Godfather II retratan ese proceso con gran libertad dramática, pero una cosa es cierta: la ciudad fue fundada por el crimen organizado. Luego vienen Fear and Loading in Las Vegas, Casino y Leaving Las Vegas, los mejores pies de película dedicados a ese lugar, con The Hangover como metáfora: la cruda de varias décadas de excesos. 

Regresé hace poco con mi hermano Santiago después de diez años, como Raoul Duke y el Dr. Gonzo pero sin camisas “Acapulco”. Nuevos hoteles y nuevos casinos, más suntuosos que todos los demás. Y una imagen recurrente: imaginar la ciudad hueca en un futuro ilusorio. Como James Cole al inicio de 12 Monkeys: salir del subterráneo y caminar por calles desiertas, enormes hoteles abandonados con miles de cuartos vacíos, habitados quizá por parvadas, serpientes o roedores.

4_contrapunto_3

No es un panorama imposible. En $20 per Gallon, Christopher Steiner hace un ejercicio de predicción al explicar lo que sucederá cuando aumente el precio de la gasolina, lo cual es inevitable. El petróleo se acaba. Cada vez es más difícil de extraer, y cada vez hay menos. El planeta ha sido mapeado a partir de radiografías aéreas, y así se sabe que ya no hay grandes yacimientos por descubrir. Hay menos, más pequeños y más difíciles de acceder, lo que implica mayor costo de extracción y el consiguiente aumento del precio de cada barril. Hemos pasado el pico del petróleo, y todo lo que tiene que ver con esa forma de energía ha iniciado un declive que terminará en cero. Aún no se desarrolla la tecnología para que un avión vuele sin petróleo. La energía nuclear podría lograrlo, y de hacerlo alcanzaría un poder mil veces mayor, pero estamos lejos de controlarla, como se demostró con la catástrofe de la planta Fukushima Daiichi en 2011: niños jugando con fuego. La energía combinada de paneles solares, eólica o gases naturales que de alguna manera pudieran ser transferidas a un avión no sería suficiente para hacer que se eleve, y el hidrógeno en muy inestable. Quizá la electricidad pueda, pero nada es seguro todavía. Entonces, una de las consecuencias del aumento paulatino de la gasolina será la reducción masiva de vuelos comerciales en todo el mundo, y el uso menos frecuente del automóvil. 

 El galón de gasolina cuesta cuatro dólares en Estados Unidos. Cuando alcance los veinte dólares, dice Steiner: "¿Qué sucederá con este carnaval de exceso en el desierto cuando la gente no pueda llegar ahí por trescientos dólares? Casi nadie, salvo algunos apostadores de Los Angeles, maneja a Las Vegas. ¿Quién le dará energía a las fuentes, las luces, las mesas de fieltro y los cocteles gratis? De los veinticinco hoteles más grandes del mundo, todos con más de 2,500 cuartos, diecinueve están ahí. Cuando el hotel Mirage ceda ante la dinamita de la demolición —y lo hará eventualmente— los escombros se unirán a las ruinas del strip para nunca volverse a levantar". Al igual que Detroit, un día tal vez no tan lejano la ciudad de Las Vegas estará desolada. El espejismo dejará de existir, o existirá como recuerdo de un mundo en extinción. El desierto reclamará sus restos.

moderntimesforever

Pero, claro, lo mismo sucederá con cientos de lugares, y eventualmente con todos, como apunta la obra del colectivo danés Supeflex: Modern Times Forever, la película más larga de la historia: 14,400 minutos de erosión paulatina del edificio Stora Enso en Helsinki. Es el futuro de nuestra civilización. 

Twitter del autor: @jpriveroll

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no NECESARIAMENTE reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.