*

X

Inquietantes fotografías de trances espiritistas

Por: pijamasurf - 08/27/2013

En 2001, Shannon Taggart comenzó un proyecto de fotografía en Lilydale, Nueva York, la comunidad espiritista más grande del mundo. Allí se dedicó a estudiar filosofía espiritista y experimentó curaciones, lecturas y sesiones con médiums, todo ello con su cámara. “Me encontré con algo verdaderamente misterioso”, apunta Shannon. “Me topé con un mundo oculto, un sistema abandonado con una historia que se convirtió en la inspiración de mi teoría y praxis de la fotografía”.

Al llevar su cámara al límite de su funcionalidad Shannon logró fotografiar lo invisible;  cruzó la frontera de lo que se considera mal hecho y no profesional y así retrato algunos de los testimonios ectoplásmicos más asombrosos que existen hasta ahora. Elementos accidentales del proceso fotográfico (borrosidad, abstracción, movimiento, flare) se convirtieron en un agente de lo inmaterial.

Previo a las sesiones que Shannon fotografió, el cuarto fue registrado y a los médiums se les practicó un examen de las cavidades del cuerpo en presencia de un médico para asegurarse que no escondieran nada que pudiera ser utilizado como un truco de ilusiones. 

[Felixcircle]

Te podría interesar:

7 formas en que el alcohol es más peligroso y dañino que la cannabis

Por: pijamasurf - 08/27/2013

Una sustancia incrementa la violencia, el riesgo de padecer enfermedades de todo tipo y tiene un enorme índice de adicción; la otra no. El problema es que una es legal y la otra no.

El comercial sobre estas líneas fue transmitido durante la última temporada de la copa NASCAR, pero fue retirado del aire por los organizadores del evento "para preservar la atmósfera familiar" del evento. El anuncio fue realizado y promovido por el Marijuana Policy Project (MPP), el mayor grupo en pro de la legalización de la cannabis en Estados Unidos, quienes no dejaron de denunciar la hipocresía de los medios, que pueden promover el consumo de alcohol e impedir que uno se haga un par de preguntas sobre la viabilidad de legalizar o no una planta.

El alcohol sigue siendo legal porque la gente debe tener el derecho y la responsabilidad de consumirlo si lo desea, a pesar de que está demostrado que el alcohol está involucrado en accidentes de tránsito, violencia intrafamiliar y serios daños a la salud. La cannabis, por otra parte, no puede ponerse a debate y sigue siendo un tabú, aunque no provoque ninguno de los efectos negativos del alcohol.

Estos son algunos argumentos que demuestran que la cannabis es menos peligrosa que el alcohol:

1. Nadie muere por culpa de la cannabis

Cada año mueren 37 mil personas en Estados Unidos a causa de problemas de salud relacionados con el alcohol, según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC). El organismo gubernamental, por otra parte, ni siquiera tiene una categoría para indicar que la causa de muerte de una persona sea la cannabis.

2. No puedes tener una sobredosis de cannabis

Es imposible fumar tanta marihuana como para morir, incluso en el curso de una vida normal, a diferencia del alcohol. Según la revista American Scientist, la intoxicación por alcohol puede ocurrir con apenas 10 unidades de la dosis que provoca los efectos deseables de la bebida, haciendo del alcohol una de las drogas más tóxicas conocidas. La marihuana requeriría, teóricamente, una dosis miles de veces mayor a la que una persona se sometería en condiciones de uso "normales". Sin embargo, nadie ha muerto por una sobredosis de cannabis.

3. Los costos de salud son mayores en el alcohol que en la cannabis

Los costos que el servicio de salud estatal debe absorber por daños a la salud provocados por el alcohol son ocho veces mayores que los de la cannabis. El costo anual sería aproximadamente de $165 USD por usuario, comparado con $20 USD para los usuarios de cannabis.

4. El alcohol provoca daño cerebral; la marihuana no

A pesar de que los rumores dicen que la cannabis daña las neuronas, estudios como este han encontrado que de hecho la marihuana tiene propiedades neuroprotectoras. El que el alcohol produce daño cerebral, por otra parte, es patente.

5. El alcohol está asociado al cáncer; la marihuana no

El alcohol está asociado a diversos tipos de cáncer en esófago, estómago, colon, pulmones, páncreas, hígado y próstata. Por su parte, podríamos pensar que la cannabis puede asociarse al cáncer de pulmón, pero el mayor estudio de control en su tipo (que contrastó la incidencia de cáncer en fumadores de tabaco vs fumadores de cannabis) concluyó que la gente que fuma marihuana tenía de hecho menor incidencia de cáncer que aquellos que no fumaban.

6. El alcohol es más adictivo que la marihuana

Hay ciertos factores que hacen de la marihuana una sustancia menos adictiva que el alcohol, en especial el hecho de que el cuerpo resiente mucho más el síndrome de abstinencia en alcohólicos, mientras que no fumar marihuana no produce tales síntomas. Los alcohólicos desarrollan una dependencia y tolerancia físicas al alcohol que los fumadores de marihuana no desarrollan.

7. El uso del alcohol incrementa el riesgo de daños al consumidor...

...y la marihuana no. Un estudio del 2011 de la revista especializada Alcoholism: Clinial & Experimental Research encontró que el 36% de los casos de hospitalización por violencia y el 21% de heridas habían sido provocadas por la ingesta alcohólica del usuario o por alguien bajo los efectos del alcohol. Por otro lado, según la American Journal of Emergency Medicine, durante su vida un usuario de cannabis rara vez visitará la sala de emergencias a causa de ella. Esto podría explicarse, según el Consejo Británico de Atención al Abuso de Drogas, porque la cannabis "no parece incrementar el comportamiento de toma de riesgos. Esto significa que la cannabis rara vez contribuye a la violencia tanto a otros como hacia uno mismo, mientras que el alcohol es una causa mayor de daño deliberado a uno mismo, accidentes domésticos y violencia."

[Alternet]