*

X

¿Cuántos desplazados hay por la 'guerra contra las drogas' en México? Nadie lo sabe..

Por: Ana Paula de la Torre - 08/05/2013

Desde el inicio de la guerra contra el narcotráfico los desplazados por la violencia en México aumentan, aunque hay expertos que hablan de más de un millón y medio de personas afectadas, el gobierno mexicano no ha realizado aún estadísticas.

abandonados

La estadística es un recurso esencial para dimensionar la realidad –aunque sea únicamente un acercamiento, pues aporta “fotografías” útiles para la planeación y resolución de problemas. Parte de la función de los gobiernos es generar este tipo de información para conocer el estado de las cosas, y posteriormente procurar su mejora.

En México, el incremento de la violencia derivada de la guerra contra el narcotráfico, declarada por el gobierno federal en el año 2006 –y aparentemente orquestada desde Estados Unidos, recordemos la Iniciativa Mérida, un tratado negociado por el entonces presidente George Bush en apoyo a esta lucha–, ha producido daños sociales cuyos alcances aún no podemos terminar de dimensionar. Además de los miles de muertos (más de 80 mil hasta finales de 2012 según cifras oficiales), padecemos una creciente cultura de la violencia, existen miles de desaparecidos, y un sinnumero de desplazados –aquellos que se “ven forzados” a cambiar de residencia, es otro de los fenómenos que ha crecido desde el inicio de esta “guerra”.

La organización Amnistía Internacional advirtió a finales de 2012 que el gobierno del ex presidente Felipe Calderón había desplazado a por lo menos 150 mil personas a raíz de la violencia de la “lucha contra las drogas”. Por su parte la organización suiza Internal Displacement Monitoring Center (IDMC), dio a conocer recientemente un reporte denominado "México: desplazamiento forzado a consecuencia de la violencia de los carteles de la droga", en el cual se revelan la existencia de al menos 230 mil desplazados.

Entre otros casos, el anterior informe detalla el de Ciudad Mier –un pequeño municipio fronterizo con Estados Unidos, en donde en el 2010, los Zetas, uno de los cárteles de drogas más sanguinarios, amenazaron con asesinar a todos los habitantes, orillando a la mayoría de su población al exilio.

El reporte de (IDMC), fue avalado por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), a la cual el gobierno mexicano no ha pedido apoyo para resolver una investigación sobre el problema de los desplazados. Además, según Fidel López García, investigador del Instituto Dr. José María Luis Mora y también consultor de la ONU, las cifras podrían ser más alarmantes. En una conferencia de prensa llamada “Desplazamiento forzado en México: ¿Una tragedia menor?”, declaró que la cifra podría llegar a más de 1 millón 600 mil personas (de acuerdo a una encuesta de Parametría). Otro investigación reciente publicó que en México hay por lo menos 5.5 millones de casas abandonadas.

Lo cierto es que ninguna instancia de gobierno en ningún nivel ha realizado un estudio “serio” y continuo sobre el fenómeno de los desplazados. El hecho de que este asunto carezca- al menos de una “medición”, revela un desconcertante desinterés del gobierno, y tal vez también de parte nuestra, como ciudadanía, para exigir su atención.

@anapauladelatd

Te podría interesar:

Avances sobre la guerra mundial contra las drogas

Por: pijamasurf - 08/05/2013

En la guerra global contra las drogas ha habido algunos avances y algunos retrocesos también; aquí presentamos un panorama de la situación.

Aunque parece una contradicción, hoy existe tal conciencia sobre el problema que representa la prohibición de las drogas que hay una "batalla para terminar la guerra contra las drogas". Sí: una batalla para terminar la guerra, que en nuestro país ha dejado decenas de miles de muertos y parece que no tiene fin. La inseguridad y la violencia escalan a niveles nunca antes vistos, a un grado tal que gente de todo el mundo, pero sobre todo de Estados Unidos, se ha involucrado con la causa: acabar con esa guerra. Es una batalla larga y difícil, pero quizá no sea imposible.

El dueño de Virgin, el británico Richard Branson, es uno de los que se aúnan a la causa. Una entrada en su blog habla de tres documentales que juntos podrían influir en la opinión pública, en su mayoría mal informada. El primero es Breaking the Taboo, producido por su hijo Sam Branson. Aunque Richard no tiene crédito en la película, ha hecho todo por promocionarlo. The House I Live In y How To Make Money Selling Drugs son similares. No son documentales que le hacen apología al uso de drogas, sino que ponen el tema en perspectiva para pensar en formas de lidiar con ello que no tengan que ver con más violencia que no provoquen más muertes. How To Make Money Selling Drugs tiene su propia aplicación para iPhone o iPad.

2013_06_MarijuanaSeizures_0-18828

Otro personaje importante en la batalla es Ethan Nadelmann, director ejecutivo de la Drug Policy Alliance, una organización no gubernamental cuyo lema es: "Queremos ver políticas nuevas sobre el tema de las drogas basadas en la ciencia, la compasión, la salud y los derechos humanos".

El primer paso en la batalla es la legalización de la marihuana, y según esta gráfica del Huffington Post, los esfuerzos por erradicarla en Estados Unidos no solo no han tenido impacto en el consumo, sino que ha aumentado. Hay una especie de esquizofrenia: el estado de Washington y Colorado son dos zonas en donde la quema de plantíos de cannabis aumentó más del cien por ciento de 2005 a 2010, y son los dos únicos estados en los que es legal. En California y Nevada sucede algo parecido: la lucha se ha incrementado, pero en ambos lugares la marihuana es legal para uso médico y está despenalizada, lo cual es el paso anterior a la legalización. Esto quiere decir que hay un desfase entre el gobierno federal y las leyes estatales. Mientras uno combate desde arriba, los ciudadanos de esos estados están cada vez más a favor de su uso cotidiano.

No es un problema fácil, sobre todo porque el hecho de que esté prohibido ha sido el mejor negocio del siglo XX y de principios del XXI. Hay demasiados intereses involucrados y prejuicios difíciles de combatir, sin embargo la situación está llegando al límite. Cada vez son más quienes abogan por una tregua con las drogas, o al menos, para empezar, con la marihuana. 

 

 [Virgin]