*

X

Los círculos de la influencia: ingeniosa ilustración establece las relaciones entre grandes de la creatividad

Arte

Por: pijamasurf - 07/07/2013

Maria Popova, la admirable editora del sitio Brain Pickings, ha elaborado en colaboración con Michelle Legro y la dibujante Wendy MacNaughton esta ilustración en la que se establecen las rutas que unen a grandes de la creatividad como Joyce, McLuhan o Jane Austen.

circlesofinfluence1

 

Si todavía es posible hablar de “naturaleza humana”, si no se trata de un concepto anacrónico que levante suspicacias, puede decirse también que uno de sus rasgos fundamentales es su dialéctica entre lo individual y lo colectivo: somos seres encerrados en la prisión de nuestra propia conciencia pero, al mismo tiempo, arrojados a un mundo de semejantes. Como consecuencia, nuestra percepción, nuestras ideas, los caminos que seguimos para aprehender la realidad y las formas que hacemos nuestras para ser y estar en el mundo, se nutren de ambas circunstancias: son innegablemente nuestras y también ineludiblemente de los otros.

Y si bien esto se puede ejemplificar en prácticamente cualquier gesto de nuestra existencia, quizá los quehaceres creativos es donde resulta mucho más fácil de volverlo evidente. Una pintura, una pieza musical, un poema, un edificio o un movimiento de una bailarina, son, en el mejor de los casos, entidades autónomas en sí, que se justifican por sí mismas, pero a su vez son herencia de otras manifestaciones culturales que existieron antes, que las influyeron y de algún modo condicionaron su surgimiento súbito en el mundo. Joyce, por ejemplo, ¿pudo ser sin Shakespeare?

La ilustración que ahora compartimos intenta mostrar esos “círculos de la influencia” que pueden rastrearse entre algunos de los grandes de la creatividad, así, en sentido amplio, pues lo mismo pueden encontrarse artistas que deportistas y científicos. Esta fue elaborada en parte Maria Popova (la admirable editora del sitio Brain Pickings) en colaboración con Michelle Legro y la dibujante Wendy MacNaughton.

Por último cabe hacer mención de un elemento insoslayable en este juego de reflejos y corrientes: el azar. Si bien puede pensarse que estamos determinados por las condiciones en que nacemos ―el lugar, la época, la situación social, etc.―, existe simultáneamente una tabula rasa, una zona de incertidumbre que acaso por momentos se confunde con la libertad en la que todo está todavía por suceder, ahí donde es imposible decir si a una persona la marcarán los escritos de Thoreau o los de Virginia Woolf, y cuáles serán las consecuencias de estos encuentros.

Imagen vía Brain Pickings

Te podría interesar:

Increíbles barcos camuflados: lo surreal de la historia marítima (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 07/07/2013

Los increíblemente extraños dazzle ships, como se les llamó en Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial, han existido desde el siglo XVI. Eran barcos camuflados de distintas maneras para lograr, no esconderse del enemigo, pero sí confundirlo.

Muchas técnicas de camuflaje se pusieron a prueba durante las grandes guerras. Algunos barcos se disfrazaban de cebras –este fue uno de los más populares- para marear al enemigo, y que éste no pudiera ubicar los puertos de cañón o el tamaño exacto del barco. Con el tiempo la cebra fue evolucionando hasta convertirse en una suerte de abstracción vorticista, en la cual el volumen y tamaño de las cosas eran muy distintos de lo que parecían (véase el “Gloire”). Así, inmensos canvas transatlánticos con proas holográficas falsas atravesaron el océano de ida y vuelta llevando, en su mayoría, tropas aliadas dentro.

Uno de los pintores más representativos de esta tendencia fue el británico Edward Wadsworth, quien se dedicó a pintar camuflaje obnubilante durante gran parte de la Primera Guerra Mundial.  Pintó algunas de las más surreales y eficientes embarcaciones y pasó a la historia como una figura tanto controvertida como  heroica.

[io9]