*

X

Se observan misteriosas luces en el cielo durante el temblor del 16 de junio en la Ciudad de México (VIDEOS)

Por: pijamasurf - 06/17/2013

La media noche del pasado 16 de junio de 2013 la ciudad de México se vio sacudida por un fuerte temblor durante el cual, además, se observaron numerosas luces en el cielo.

 

La media noche del pasado 16 de junio la ciudad de México se vio sacudida por un sismo de 5.8 grados Richter, una magnitud considerable cuyo efecto trepidatorio incrementó la alarma entre los habitantes. Y si bien los daños fueron más bien menores, el incidente sigue sorprendiendo por los numerosos reportes de personas que aseguran haber observado “luces en el cielo” durante la ocurrencia del temblor.

Las redes sociales y otros lugares de Internet han servido para la difusión de testimonios en torno al misterioso suceso, algunos situando los avistamientos poco antes del temblor y algunos después.

Una de las hipótesis que se manejan para explicar el fenómeno es la de Carlos Valdés, director del Sismológico Nacional, quien asegura que los resplandores pueden ser cables de luz que chocaron durante el seísmo, generando los cortocircuitos que a su vez se manifiestan por medio de la luz emitida. 

Sin embargo, parece ser que geológica y físicamente también existe un par de explicaciones. Una, defendida por Friedemann Freund, físico mineralogista del instituto SETI, sostiene que las rocas al aire libre son buenos conductores de electricidad y que la energía de un terremoto puede ser liberada a través de éstas, manifestándose en forma de destellos y luces en el cielo, fenómeno similar al de los relámpagos, solo que desde la tierra.

Asimismo existe la hipótesis de la triboluminiscencia, un fenómeno óptico causado por la emisión de luz subsecuente a la deformación o fractura de determinados materiales, por acción de la trituración, tensión, agitación, estrés térmico u otro tipo de ruptura de los enlaces químicos, así como por la separación y reunificación de cargas eléctricas, mismos que pueden verse con mayor intensidad durante la noche.

En cualquier caso, estas explicaciones no consideran una luz como la que cruza el horizonte en este video.

 

Con información de Cambio

Te podría interesar:

¿Por qué mentimos? Algunas hipótesis (e ideas) para entender las medias verdades

Por: pijamasurf - 06/17/2013

La mentira tiene razones que la verdad no conoce --pero algunas pruebas con sujetos de estudio han mostrado que mentir no sólo es esencial para nuestra sobrevivencia social, sino también es muestra de un desarrollo mental correcto.

pinocho

Suele ocurrir que si una mentira perdura una hora, ya ha logrado su propósito, aunque no perviva.

Jonathan Swift

Tal vez la pregunta "¿por qué mentimos?" nunca pueda ser contestada sino con medias verdades. Algunos mienten por conveniencia, diplomacia, para dar una primera buena impresión o para evitar explicaciones innecesarias y engorrosas, además de por el obvio motivo de ocultar del otro algo que no queremos que sepa.

De manera inconsciente podemos afirmar cosas que sabemos falsas o hacer historias en la mente del otro sólo para probar nuestra destreza; pero los investigadores de la conducta afirman que nuestras mínimas mentiras requieren un grado de reflexión que incluso es muestra de salud cognitiva en niños pequeños, a pesar de que la práctica nos lo haga siempre más fácil.

Un estudio dirigido por Robert Feldman de la facultad de psicología de la Universidad de Massachusetts logró captar con qué facilidad nuestras conversaciones más casuales están plagadas de verdades incompletas. Se les pidió a dos completos extraños que sostuvieran una conversación informal durante 10 minutos, luego de lo cuál se les pidió que escucharan la grabación.

pinocho

Antes de verla, los sujetos les dijeron a los investigadores que habían sido completamente honestos en la conversación, pero quedaron asombrados al ver cuánto podían mentir en apenas 10 minutos: 60% de los sujetos mintió en al menos una ocasión, un promedio de 2.92 declaraciones intencionalmente falsas.

Algunas de las razones más comunes (e incluso razonables) para mentir pueden ser:

  • Para ganar respeto en un nuevo grupo.
  • Para ser tratado de manera diferente.
  • Para afectar la percepción sobre nosotros de alguien cuya atención deseamos o queremos evadir.
  • Porque no conocemos una respuesta y sentimos vergüenza en reconocerlo.
  • Para ahorrar/ganar tiempo.
  • Para ahorrar/ganar dinero.
  • Para no lastimar los sentimientos de otros.
  • Para sentirnos mejor sobre nosotros mismos.
  • Porque una situación diplomática lo amerita.
  • Para dar una buena impresión en una cita romántica.
  • Para hacer que un currículo de trabajo luzca mejor.
  • Porque la gente no sabe reconocer ciertos tipos de verdades (como las científicas o las paradojas matemáticas)
  • Porque la verdad también se transforma.
  • Porque nuestras neuronas se vuelven más especializadas en la mentira con la práctica y la repetición.
  • Porque queremos salir rápidamente de un problema.
  • Porque nos dedicamos a la política 
  • Porque sabemos que no seremos descubiertos.
  • Porque creemos sinceramente estar diciendo la verdad aunque lo que decimos es falso, aún sin nuestro conocimiento.
  • Etc.

También mentimos, curiosamente, porque tenemos un desarrollo cognitivo sano: los niños comienzan a mentir entre los dos y tres años, incluso alentados por sus padres que alientan comportamientos corteses (como agradecer un regalo no deseado en Navidad) como parte de la adaptación al entorno social. Los niños (y los adultos) pueden mentir también para evitar ser castigados por sus acciones, aunque también para impresionar a otros sobre acciones que no han realizado. Otros estudios han demostrado que los niños de 4 años mienten al menos una vez cada dos horas, y los de 6 años mienten aproximadamente cada 90 minutos.

Sin embargo, según Jack Nicholson en A Few Good Men, la gente suele mentir porque simplemente no sabe qué hacer con la verdad.

[Discovery]