*

X

Fractales Fabergé: el ornamento de un sistema caótico que desparece con la más mínima perturbación

Arte

Por: pijamasurf - 06/04/2013

Los “Huevos Fabergé” se consideran objetos valiosos, cima de cierta época de la orfebrería y joyería y también de cierto espíritu del mundo, una época de lujo y ornamento, símbolo de esa ostentación que caracteriza ciertas sociedades decadentes. Recordemos que los Fabergé fueron creados por la casa del mismo nombre entre 1885 y 1917, año este último en que inició la revolución de los bolcheviques comandada por Lenin contra el emperador Nicolás II.

En un ejercicio de recreación de estas emblemáticas artesanías, el físico y artista escocés Tom Beddard, alias subBlue, ideó una fórmula para generar estos objetos que denomina “Fractales Fabergé”, figuras geométricas y con volumen en las que se combina la riqueza del decorado con la iteración matemática, esa complejidad de patrones que surge solo cuando la disciplina del pensamiento se enfoca en una misma tarea ornamental.

En palabras de Beddard, “el aspecto fascinante se encuentra en la combinación de patrones que crean ‘resonancias’ estructurales de extraordinario detalle y belleza ―a veces naturalmente orgánicas y otras veces perfectamente geométricas. Pero entonces, como en un sistema caótico, todo puede desaparecer con la más mínima perturbación”.

[My Modern Met]

Te podría interesar:

Vivos sin respirar: impactantes creaciones hiperrealistas de "animales" nadando en tazones (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 06/04/2013

El hiperrealismo es una tendencia del arte contemporáneo que, en boga desde hace algunos años, lleva al límite la vieja consigna de que el arte debe imitar a la vida, un límite que bordea el asombro, sí, pero también la insignificancia, el absurdo. Algo tiene cierto hiperrealismo que de pronto surge la impresión de banalidad y de sinsentido al respecto del arte mismo. La mímesis y la imitatio llevadas al reverso de su propósito: la vitalidad inerte de una representación ficticia.

Y, con todo, como en cualquier trompe-l'œil, el hiperrealismo sorprende. Por ejemplo, como con estos animales marinos que cualquier pensaría que se trata de pequeños especímenes nadando en tazones y otros objetos cotidianos. Solo que no es así. En realidad son recreaciones hechas de resina y pintura, detalladas a un grado tal que parecen, por un lado, pescados y pulpos y tortugas reales y, por otro, fotografías de estos animales.

Las piezas son obra de Keng Lye, artista residente en Singapur que tituló la serie, con cierta ironía, Alive Without Breath, Vivos sin respirar.

También en Pijama Surf: Dibujos hiperrealistas que difícilmente creerás que no son fotografías: la obra de Paul Cadden

[This Is Colossal]