*

X

Soñar con animales podría ser una señal de neurodegeneración

Por: pijamasurf - 05/28/2013

¿Es posible diagnosticar enfermedades neurodegenerativas debido al contenido onírico de los pacientes? Antes de responder esta pregunta la ciencia considera varios factores.

parkinson

La enfermedad de Parkinson es un laberinto que tiene a la comunidad científica en busca de una cura desde hace décadas, y aunque un tratamiento preventivo y 100% efectivo no ha sido desarrollado aún, la investigación en torno a ella ha abierto fascinantes vias de investigación. Por ejemplo, en cuanto a la relación entre la calidad del sueño que tenemos y el desarrollo de la enfermedad, además de ciertos contenidos oníricos que parecen presentarse especialmente en algunos pacientes.

En un estudio dirigido por Paulo Bugalho y sus colegas del departamento de neurología del Hospital de Egas Moni, Portugal, se analizan los desordenes de sueño y contenido onírico de 19 pacientes de la enfermedad de Parkinson, los cuales se comparan con 21 sujetos de un grupo de control.

Los sueños de ambos grupos fueron clasificados según el sistema de Hall y Van de Castle, un sistema que sirve para catalogar los sueños de una manera sistemática. Su estudio mostró, entre otros aspectos, un patrón en los pacientes de Parkinson: sus sueños incluyen la aparición de animales y frecuentemente la agresividad física.

La investigación sobre la enfermedad de Parkinson ha propuesto que los sueños sumamente vívidos, las alucinaciones y la degeneración de las funciones cognitivas son etapas sucesivas de la enfermedad; sin embargo, tal vez por la dificultad intrinseca de organizar los sueños de las personas, poco se ha hablado sobre si el contenido de los sueños puede revelar el estado de los pacientes.

El estudio de Bugalho pretende caracterizar los sueños de pacientes en etapas tempranas de Parkinson y relacionarlos con otros síntomas de la enfermedad, como la coordinación cognitiva y motora, la depresión, el tratamiento dopaminérgico y la presencia de otros desórdenes de sueño. Estos desórdenes han sido abordados también en otras investigaciones sobre trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer para tratar de encontrar una relación entre los contenidos oníricos y la aparición de estas temidas enfermedades.

Para Bugalho, la presencia de escenas de agresividad además de los animales en el contenido onírico de los pacientes de Parkinson "están relacionadas con disfunciones severas en [el cortex] frontal", una zona del cerebro ampliamente asociada al avance de la enfermedad. La corteza frontal, para Bugalho, podría ser el origen de los dramáticos cambios cognitivos y de coordinación motriz que sufren los pacientes de Parkinson. Las investigaciones no han sido concluyentes a este respecto, pero el contenido onírico podría ser un aliado invaluable para seguir analizando las causas del mal de Parkinson, que afecta al menos a 10 millones de personas en el mundo.

[NCBI]

Te podría interesar:

Lyndon Johnson y Richard Nixon estarían detrás del asesinato de JFK, según nueva teoría

Por: pijamasurf - 05/28/2013

Dos asesinos, dos expresidentes planeando un golpe y un presidente más muerto: las teorías en torno a la muerte de John F. Kennedy siguen desarrollándose a 40 años del evento.

jfk

La madre de todas las teorías de conspiración, el asesinato del presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, sigue dando de qué hablar luego de 40 años.

El antiguo operador del partido Republicano, Roger Stone, está próximo a publicar un libro donde afirma que el ex-presidente Lyndon Johnson arregló el asesinato de JFK, y que tanto Johnson como Richard Nixon tienen una relación documentada con el hombre que asesinaría a Lee Harvey Oswald en 1963, Jack Ruby.

Stone trabajó en el comité para reelegir a Richard Nixon en 1972 y luego trabajó con Nixon en su siguiente administración; fue así como se enteró que Jack Ruby estaba en la nómina de la Cámara de Representantes desde 1947.

Stone liberó estos datos hace unos días a través de su página de Facebook, donde también afirma que Johnson "micro-manejó" el trayecto del vehículo de JFK en Dallas, demandando que este pasara por la Dealy Plaza, el lugar donde finalmente quedaría en la mira de Lee Harvey Oswald.

La teoría cobra sentido si se piensa que en realidad Oswald fue sólo el peón más bajo y sacrificable dentro de una jugada política maestra, y que existen pruebas, según Stone, de que Ruby (cuyo verdadero nombre fue Jacob Leon Rubenstein) se mudó de Chicago a Dallas en 1947, el mismo año en que Nixon comenzó a pagarle. Por desgracia, Ruby murió en 1967, tres años después de matar a Oswald, por lo que su testimonio deja un importante vacío que tal vez el libro de Stone se encargue de llenar.

[Daily Caller]