*

X

Kathy Don't Go 666 --Video vintage de pop cristiano advierte sobre implantes satánicos en el supermercado

Por: pijamasurf - 05/31/2013

Una joya de pop cristiano de los 80 que actualmente parece una especie de parodia zombie de las creencias y miedos que anidan en el corazón del milenarismo religioso. Esto es, una lectura del libro de las Revelaciones en las que se interpreta que "la marca de la bestia" será implantada en el ser humano a través algún tipo de extensión tecnológica --código de barras o chip d localización.

En la tonada llena de emociones adolescentes --por momentos adorable-- transluce la idea de la programación mental del consumismo: que con ofertas increíbles seduce a las huestes inocentes a los supermercados donde se les implantará el chip con la marca de la bestia en un código de barras.

Cathy don’t go to the supermarket today! There’s a very strange man at the checkout stand and there’s a laser scanner where you place your hand... 

“La marca de la bestia”  es el conocido símbolo que se menciona en el Apocalipsis de Juan:

Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes, y que ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre

Te podría interesar:

Impresora 3D traduce ondas cerebrales a objetos tangibles utilizando pensamientos de niños

Por: pijamasurf - 05/31/2013

Una interfaz para crear diseños tridimensionales a partir de ondas cerebrales ya es una realidad. Sus creadores --mezcla de artistas y científicos-- tratan de emular además el comportamiento evolutivo del ADN en la creación de pequeños monstruos de plástico.

thinkerthing

Utilizando una diadema o casco especial, los científicos-artistas de Thinker Thing crearon un método para hacer objetos en impresoras 3D a partir de ondas cerebrales. Utilizando financiamiento del gobierno chileno y la ayuda de niños del país andino, la idea es hacer que la creatividad y las posibilidades de esta nueva tecnología pueda ser accesible desde el pensamiento.

El aparato que sirve de interfaz entre las ondas cerebrales y la impresora 3D se llama Emotiv Epoc, y consiste en un sistema de detección en 14 zonas del cerebro que se activan según diferentes estados emocionales y diferentes frecuencias electrónicas. Luego, el programa asocia las respuestas a "bloques de construcción" virtuales a partir de un proceso interpretativo que sus creadores describen como similar al ADN.

La compañía busca hacer una suerte de monstruos, y actualmente las piezas producidas son una suerte de ensayos o variaciones (como los hombres de madera descritos por los antiguos quiché en el Popol Wuj que precedieron a los hombres de carne y hueso), por lo que el "ADN" de los objetos va mutando a través de cada nueva generación. Según sus creadores, "cómo se comporten las nuevas mutaciones, ya sea que vivan o mueran, es determinado por la mente."

[Wired]