*

X

Las primeras experiencias fumando DMT de una especie marina

Por: pijamasurf - 04/02/2013

DMT proveniente de espongas marinas como la Smenospongia aurea parece generar un efecto psicodélico.

dmt-sponge

La familia de las triptaminas es sin duda la más abundante en la naturaleza en lo que se refiere a drogas psicodélicas. Se sabe que el DMT  es secretado en el cerebro humano, posiblemente en la glándula pineal, y en miles de plantas y en numerosos animales --incluyendo el poderoso sapo Bufo alvarius. El uso de esta molécula de manera recreacional parece estar cada vez más difundido, especialmente a través del reciente boom medicinal y terapéutico que goza el brebaje amazónico de la ayahuasca, cuyo principio psicoactivo es el DMT. Pero hasta la fecha no se tenían reportes del uso de DMT originado en una especie marina.

Hamilton Morris, el popular catador y experto en sustancias psicodélicas de la revista Vice, recientemente publicó un fascinante artículo en el que describe la historia del alcaloide 5-Br-DMT, que se encuentra en las especies de esponja marina Smenospongia aurea y S. echina. Morris recibió un documento que describe las que parecen ser las primeras experiencias ingiriendo DMT marino, realizadas por un químico que se hace llamar Dr. Osculum. Según Osculum, aunque la potencia de la molécula, sintetizada químicamente, no es tanta, si produce un efecto distintivamente psicodélico: "cielos y rompecabezas fractales de carámbanos".

El eminente farmacólogo Alexander Shulgin había detectado la existencia de estas triptaminas desde 1997 e investigadores de la Universidad de Mississippi probaron este alcaloide en ratas de laboratorio, las cuales reflejaron una reducción de su actividad motriz, sugiriendo que podía tener acción sedante --algo que ha sido observado en el 5-MeO-DMT, una de las moléculas más potentes (apodada "la molécula de Dios"). A diferencia del 5-Br-DMT, el alcaloide 5,6-Di-Br-DMT sí exhibió propiedades antidepresivas (el DMT es una molécula similar a la serotonina).

La esponga S. aurea se extiende desde el Golfo de México hasta las Bahamas y el Caribe y exhibe rutilantes transformaciones de color, como si fueran precursores de los colores fractales psicodélicos que suelen suscitar los viajes de DMT. Sin embargo, es posible que en realidad no sea esta esponja marina la responsable de producir el DMT, sino que es a a través de una biosíntesis con una bacteria que se generaría el 5-Br-DMT. Esto se sustenta en que la misma molécula está presente en la alga Bryopsis. Teóricamente se podrían obtener grandes cantidades de DMT en el caso de que este simbionte fuera cultivable.

 

Te podría interesar:

Los adolescentes de hoy tienen menos sexo que antes

Por: pijamasurf - 04/02/2013

La percepción de la sexualidad adolescente parece estar siendo exagerada: nuevos estudios afirman que las nuevas generaciones no sólo tienen menos sexo, sino que comienzan más tarde.

primeravez

Los adolescentes de esta generación estarían comenzando su vida sexual a una edad mucho mayor que en el pasado. Un estudio publicado en la revista Pediatrics afirma que a pesar de que la sociedad de consumo venda el sexo como algo deseable y que se debe conseguir a toda costa, los nuevos adultos son mucho más cautos de lo que otros fueron en el pasado, al menos en relación al inicio de su actividad sexual.

Lawrence Finer describe la situación: "Los encargados de hacer leyes además de los medios de comunicación con frecuencia sensacionalizan el comportamiento sexual adolescente, sugiriendo que adolescentes tan jóvenes como de 10 u 11 años son sexualmente activos con mayor frecuencia. Pero los datos no apoyan esa preocupación."

En lugar de ver una hipersexualidad adolescente como resultado de un condicionamiento de masas (promovido a través de los reality shows, la música, los videojuegos y toda esa pléyade de enemigos públicos de los orientadores vocacionales), los adolescentes actuales parecen ser más bien conservadores: "Los adolescentes están esperando más tiempo para tener sexo", afirma Finer, "usan anticonceptivos con mayor frecuencia cuando comienzan a tener sexo y tienen menores probabilidades de embarazarse que sus pares de las décadas pasadas."

El estudio está localizado en la población adolescente de los Estados Unidos, pero sería interesante contrastar estos datos con la realidad que vemos en otros países. En las comunidades rurales de México, por ejemplo, es común que una niña de 9 años quede embarazada por prácticas sexuales no consensuales, o que en la India una niña se case con un hombre que podría ser su abuelo.

El estudio de Pediatrics no parece considerar variables como la percepción del tabú de la virginidad y otras coyunturas culturales, pero no soslaya el hecho de que el inicio de la actividad sexual en la adolescencia no es necesariamente voluntaria: aunque el porcentaje de personas que tuvieron relaciones a los 10 años fue sólo de 0.6%, el 63% de las mujeres de dicho porcentaje afirma que fueron forzadas en su primera vez.

Las edades más frecuentes para comenzar la vida sexual son a los 16 años (33%), 17 años (48%) y 18 años (61%), según un reporte del Instituto Guttmacher. Su conclusión es muy parecida al de Pediatrics: "la probabilidad de actividad sexual en cualquier edad [en nuestros días] es menor a la de cualquier momento de los últimos 25 años." Esto quiere decir que no sólo la gente comienza su vida sexual a mayor edad, sino que están haciéndolo con menor frecuencia.

Más allá de pensar si está bien o mal que los jóvenes tengan sexo antes de la mayoría legal de edad o antes de cumplir con ritos culturales (como el matrimonio), sería mejor educarlos para que ejerzan sus deseos de manera responsable, pero sobre todo voluntariamente, sin contravenir los deseos de los otros.

[Alternet]