*

X

Bang With Friends: la app que te permite detectar amigos de Facebok que quieren tener sexo contigo

Por: pijamasurf - 02/05/2013

Bang With Friends, una sencilla y controversial app en la cual enlistas anónimamente los amigos de Facebook con los que quisieras tener sexo y se les avisa solamente si ellos también quieren tener sexo contigo.

Los desarrolladores de Bang With Friends, un app que en tan sólo dos semanas ha llegado a  30 mil usuarios, consideran que el sexo debe de ser algo que expresemos de manera libre, por lo cual han creado una forma de burlar la característica inhibición social. Si Facebook es un nueva plaza pública donde se mueven millones de personas atractivas, Bang with Friends es una especie de código de seducción en medio de la multitud para personas desenfadadas (o demasiado temerosas de tomar el primer paso).

Son muchas las aplicaciones que han intentado capitalizar el potencial sexual que tiene una red social como Facebook, donde prácticamente todos están, pero más allá de su propio chat, pocas apps en este sentido han tenido éxito. Bang With Friends parece ser la más promisoria hasta la fecha. Funciona de manera sencilla: instalas la app, marcas en una lista los amigos con los cuales tendrías sexo --aparentemente la app tiene el sesgo de sólo ser para personas heterosexuales--  y sólo si hay coincidencia --si la persona que marcaste también te marco-- se envía una notificación. Y entonces se ha superado el gran escollo que tiene la sexualidad moderna, el miedo al rechazo --aunque siempre puedes ser objeto de una broma (especialmente en ese submundo de Facebook de perfiles falsos).

Los desarrolladores, por el momento anónimos, dijeron a The Daily Beast que su trabajo simplemente es "dar acceso a saber la verdad", de quién queire copular contigo.  

La app ha sido acusada de objetificar el sexo y de tener una perspectiva masculina de las cosas en su diseño gráfico y en su línea de comunicación --recordemos que Facebook existen 9% más mujeres que hombres por lo cual, jugando con la versión testoterónica, las posibilidades son enormes, y quién quita el tino te acompaña.

Otra de las críticas viene en el sentido del mensaje de los desarrolladores que predican la libertad de expresión sexual --pero, ¿si alguien quiere tener sexo con otra persona acaso no es más frontal una llamada telefónica o el mismo chat de Facebook para iniciar un cortejo? Sin embargo, es innegable que un mundo lleno de hábitos, traumas y miedos, para muchas personas un app com esta puede ser un juego liberador.

Te podría interesar:

¿La probabilidad surge de la física cuántica? (o cómo las decisiones crean otros universos)

Por: Alejandro Martinez Gallardo - 02/05/2013

Físico sugiere que la probabilidad es un fenómeno emergente de las fluctuaciones cuánticas; esto deriva en que en cada momento estamos desdoblándonos en otros universos, tejiendo un vertiginoso multiverso donde todo ocurre.

Generalmente consideramos a la probabilidad como un axioma matemático que estima la tendencia que tiene algo a ocurrir en el universo físico. Pero un nuevo trabajo científico realizado por Andreas Albrecht de la Universidad de California, en Davis, sugiere que la probabilidad es algo que existe en la naturaleza, embebida en las fluctuaciones cuánticas. Esto, en otras palabras, significa  que al tirar una moneda al aire, o al realizar cualquier acción, detonamos un proceso cuántico a nivel molecular que es el que determina de que lado cae. Lo interesante aquí es que se plantea que el mundo cuántico, con todas sus extrañas propiedades, define cualquier situación de la realidad  macroscópica.

La teoría cuántica señala que las propiedades precisas de una partícula --su velocidad y ubicación-- no están determinadas hasta que las observamos --esta observación produce un "colapso de la función de onda". Un famoso ejemplo de esto es de el llamado "gato de Schrodinger": un gato atrapado en una caja en el que se libera un veneno cuando un átomo radioactivo azarosamente decae. No existe forma de saber si este gato está muerto o está vivo hasta que se abre la caja --desde la perspectiva de la mecánica cuántica en realidad el  gato no está ni muerto ni vivo hasta que es observado: existe en un estado indeterminado de superposición, paradójicamente es y no es. Andreas Albrecht sugiere que cada acto, cada fenómeno en el universo, está sujeto a esta probabilidad cuántica.

Lo más interesante del caso es que resultado de cualquier observación --colapso de función de onda-- divide la realidad en un diferente universo: uno en el que el gato vive y uno en el que el gato muere. La realidad que experimentamos es el colapso de todos los universos posibles en uno, aquel que percibimos, según la observación que hayamos realizado. Los universos en los que se tiene un diferente resultado podrían estar coexistiendo en una entramada conocida como el multiverso (tal vez conectados por alguna misteriosa unidad). 

El problema de esto es que genera una cantidad exoribitante de universos, lo cual hace el trabajo de la física muy difícil. Resolver las grandes perguntas cosmológicas es practicamente imposible sino sabemos en que universo residimos. 

La probabilidad clásica, según Albrecht, es simplemente "una cuantificación de la ignorancia de todos los factores que determinan en dónde caerá una bola en una ruleta o cuando tu mano atrapará una moneda. No te dice por qué existe esa ignorancia".

Intentemos entender y maravillarnos de lo que puede significar esto a la escala del mundo que experimentamos, donde decidimos si tomar café, si llevar un suéter o llamar por teléfono a una mujer. Uno de los factores en juego es que en cada momento existen todos los desenlaces posibles a una situación, pero quizás por una decoherencia cuántica algunos tienen mayor probabilidad de ocurrir que otros (la decoherencia cuántica podría ser producida por el acto de observar o ser un efecto que se produce desde el futuro, una especie de destino inscrito  en el corazón de la materia). En realidad, no es que una cosa tenga una mayor probabilidad de ser, es que una cosa es probabilidad. ¿Somos nosotros (a la vez compuestos de partículas de probabilidad), o el mundo como construcción colectiva de un aparato de observación,  los que dictaminan el estado que emerge de entre ese estado pleno de lo posible? "Los átomos no son cosas, son solo tendencias, así que en vez de pensar en cosas, debes de pensar en posibilidades", dijo Werner Heisenberg. El mundo en el que vivimos es esencialmente una fluctuación, y se encuentra en un estado indeterminado: el observarlo es lo que lo fija y le da una especie de pegamento. El mundo es fundamentalmente potencialidad/vacío.

Hay un cierto vértigo ontológico en pensar que al decidir tomar cierto camino, como en una encrucijada pero también al elegir si desayunaremos Corn Flakes o un licuado de espirulina,  nos estamos yendo por otro universo. Y aunque quizás exista un confort metafísico en pensar que de cualquier forma viviremos todas las variables posibles, en universos paralelos, a través de copias idénticas... que se bifurcan... también deviene una angustia, puesto que sólo tenemos conciencia de este universo, donde nuestras decisiones son fatales --pese a que son parte de un racimo infinito. 

[Physorg]

Twitter del autor: @alepholo