*

X

Sombra de una duda, de Alfred Hitchcock, subtitulada y completa

Por: pijamasurf - 01/01/2013

Shadow of a Doubt, Sombra de una duda, es una de las películas que mejor demuestran la pericia cinematográfica de Hitchcock, esa habilidad suya para contar una historia terrible como si, aparentemente, poco o nada sucediera, ese mecanismo que de algún modo recuerda la teoría de Hemingway según la cual lo verdaderamente ominoso de una historia, lo verdaderamente importante, debería permanecer oculto, debajo del agua como sucede con los icebergs.

Filmada en 1943, Shadow of a Doubt tiene también esa cualidad que llamó la atención de los directores de la nouvelle vague, especiamente de François Truffaut, o, más recientemente, de pensadores como Slavoj Zizek: la banalidad con que Hitchcock maneja símbolos profundos, la naturalidad con que monta complejas estructuras de significantes que, a la manera de un demiurgo, dan sentido a un mundo autónomo y existente únicamente en ese reducido y al mismo tiempo amplísimo punto del universo que es un plató.

Para los interesados, en el libro Todo lo que usted siempre quiso saber sobre Lacan y nunca se atrevió a preguntarle a Hitchcock hay algunos buenos fragmentos dedicados a esta película.

Te podría interesar:

Pájaros reales en Twitter

Por: pijamasurf - 01/01/2013

Un encantador proyecto artístico hizo que unos pájaros mantuvieran una cuenta de tuiter --sin un escritor fantasma, ellos tuiteando.

El artista conceptual letón Voldemars Dudums creó hace unos meses un astuto mecanismo para que algunos pájaros pudieran tuitear. Colocando cubos de grasa de tocino sobre un teclado, Dudums logró que algunos pájaros apretaran las teclas, y usando una interfaz de programación de aplicaciones, los tecleos eran enviados a la cuenta de Twitter de @hungry_birds.

Los pájaros tuiteaban unas 100 veces al día, mayormente mensajes sinsentido, aunque algunos han encontrado gemas literarias o códigos secreto en estas ornitografías.

La belleza del proyecto  de Dudums es la literalidad y la autorreferencia: los mensajes cortos de las aves que inspiraron la red social regresan a ella.  Y valdría preguntarse, ¿cuánto tiempo tardarían estos pájaros tuiteando en una vieja computadora buscando alimento en componer los tuits de algún famosos tuitero, como aquellos hipotéticos monos que ahora teclean en la eternidad las obras de Shakespaere?

[This is Colossal]